INTERNACIONAL
20/08/2014 22:14 CEST | Actualizado 20/08/2014 22:16 CEST

Asesino de James Foley: Reino Unido cree que podría ser británico

REUTERS

Reino Unido cree que es "cada vez más probable" que el asesino de James Foley sea uno de sus ciudadanos, al identificar en el vídeo de la decapitación el marcado acento británico del ejecutor del periodista estadounidense.

Las autoridades británicas han puesto en busca y captura al yihadista del Estado Islámico (EI) que aparece en la grabación, cuya identidad aún se desconoce. Expertos en seguridad citados por Reuters aseguran que la búsqueda puede reducirse significativamente con los datos que se obtienen del vídeo: la voz, la altura y los ojos del hombre.

La unidad antiterrorista de Scotland Yard se encargará de la investigación y rebuscará entre listas de viajeros, comentarios en las redes sociales y toda la información de la Inteligencia británica.

El diario The Guardian, citando a un anónimo exrehén de EI, afirma que el asesino podría ser un londinense llamado John, líder de un grupo de milicianos británicos que custodia prisioneros extranjeros en Siria. El periodico cita a expertos lingüísticos que han asegurado que el ejecutor de Foley tiene "un acento británico del sur" y habla "un inglés londinense multicultural".

MÁS DE 500 BRITÁNICOS SON YIHADISTAS

El primer ministro británico, David Cameron, que ha suspendido sus vacaciones debido al asesinato del periodista de EEUU, ha condenado la "brutal y bárbara" ejecución y ha considerado que es "profundamente preocupante" que el miliciano pueda ser uno de sus ciudadanos.

"Sabemos que muchos ciudadanos británicos han viajado a Irak y Siria para formar parte del extremismo y de la violencia", ha lamentado, asegurando que su país redoblará los esfuerzos para impedir que sigan yendo.

Reino Unido estima que cerca de 500 de sus ciudadanos se han unido al yihadismo. La mitad proceden de Londres. Para Cameron, la sociedad británica se enfrenta a una "lucha generacional" contra un enemigo "venenoso, extremista y violento".

El premier ha aclarado que su país no aumentará su implicación militar en Irak. "He sido claro al afirmar que este país no se va a involucrar en otra guerra de Irak. No vamos a enviar soldados, no habrá botas de combate sobre el terreno", ha reiterado.

ADEMÁS:

NUEVOS TIEMPOS