POLÍTICA
05/12/2014 08:29 CET | Actualizado 05/12/2014 08:29 CET

Revista de prensa: Cuestión de prioridades

SERGEI ILNITSKY/EFE

En la prensa de esta mañana los ciudadanos establecen sus prioridades...

La corrupción se sitúa como la segunda preocupación de los españoles por detrás del paro. En sólo un mes ha subido 20 puntos porcentuales y deja atrás la preocupación por la mala situación económica, según la última encuesta de CIS que El País destaca en primera página. El Rey lo ha entendido perfectamente al prohibir a la familia real favores y regalos. Una decisión que los medios resumen: nada de Ferraris, yates y billetes de avión gratis. Un buen mensaje con un sólo matiz: los regalos a título personal quedan fuera. Menos claridad se refleja en torno a Bankia, que "engañó a cientos de miles de inversores en su salida a Bolsa" titula El País que se apoya en los informes de los peritos del Banco de España que también denuncian "voluntad de ocultación de las tarjetas B". El Mundo se proyecta hacia el futuro: "Rato puede ir seis años a prisión por mentir al accionista de Bankia". Para ambos diarios, en sus editoriales, está claro que la responsabilidad de esta "cadena de fraudes" la tienen los exgestores de la entidad y en especial Rodrigo Rato; pero sus analistas amplían la sombra de la duda. Iñigo Barrón, en el diario global, cree que también salen tocados el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores y Carlos Segovia añade a Elena Salgado, vicepresidenta económica con Zapatero e, incluso, al actual presidente de Bankia por "hinchar los deterioros".

Entre tanto, la clase política sigue enredada en cómo salir de la situación actual...

La imagen de Pedro Sánchez en medio de las personas que ayer visitaron el hemiciclo de la Carrera de San Jerónimo refleja una proximidad con la ciudadanía que contrasta con la distancia de Rajoy a tenor del titular de El Mundo: "Rajoy tumba por teléfono la reforma de la Constitución de Sánchez". Y tumbado aparece el Presidente en la viñeta de Peridis. Con los pies al aire descarta yacente laventando la mano la apertura del melón constitucional que le tiende un impoluto secretario general el PSOE. En una entrevista a Público.es, Sánchez se pronuncia contra la posibilidad de una "gran coalición" con el PP porque "sería nociva para la democracia". Curiosamente, tampoco son muy partidarios dos comentaristas habituales de ABC: David Gistau considera que a Sánchez se le está pidiendo una declaración de intenciones que supondría su autodescalificación para gobernar mientras que Ignacio Camacho considera un ejercicio estéril de ingeniería política diseñar coaliciones antes de que hablen las urnas.

Quién sí ha hablado es Vladimir Putin y no han gustado mucho sus palabras...

"La carga de Putin contra Occidente" titula solemne en primera el conservador Le Figaro, mientras que su equivalente alemán, el Frankfurtehr Allghemeine, habla de "la explanada de las mezquitas de Putin" por su defensa de la anexión de Crimea. No extraña, por tanto, que el embajador de Ucrania en España escriba una tribuna en El Mundo en el que denuncia que "la paz europea está siendo violada por Rusia". Son gesticulaciones propias de “la política de los hombres fuertes” que caracteriza en estos momentos la escena internacional, a juicio de Philip Stephens, que en Financial Times mete en el mismo saco a Putin y al líder chino, porque para ganarse el apoyo interno "anteponen los intereses nacionales sobre los valores universales". Para Ignacio Torreblanca en El País, Putin es "el yudoca acorralado" cuya política exterior es una prolongación de su carácter acomplejado por su estatura y por su deseo de ser aceptado por los demás.

Las dificultades también se incrementan para Mario Draghi...

El presidente del BCE "ha perdido la mayoría del Consejo Ejecutivo", cree saber Die Welt. "En la votación sobre política monetaria, tres de los seis directores rechazaron sus medidas y se mostraron escépticos con la compra de bonos, entre ellos el representante francés". Cinco Días, sin embargo, ve en la decisión de retrasar la compra de deuda una manera de preparar el terreno por parte de Draghi, que impondría así sus tiempos al tiempo que advirtió a Alemania que no necesita la unanimidad para hacerlo. En cualquier caso, sostiene La Vanguardia, se trata de una "estrategia peligrosa" porque "la economía está débil" como demuestra que la propia entidad haya revisado a la baja las previsiones para 2015.

El tuit de esta mañana, Patiño, es redundante porque habla de "tuitear o morir"...

En Bruselas, si no tuiteas no eres nadie, nos dice Le Monde, pero en la jungla de tuiteros hay algunos francotiradores como @Berlaymonster y la falsa Angela Merkel, alias @Queen_Europe, obsesionada con Cameron y Sarkozy...