POLÍTICA
02/02/2015 11:54 CET | Actualizado 02/02/2015 12:12 CET

La batalla por Andalucía

EFE

En marzo de 2012 el PP se convertía por primera vez en la fuerza más votada en Andalucía, pero el PSOE e Izquierda Unida consiguieron frenar la ‘marea azul’ que recorría la España poszapaterista sumando sus escaños. Tres años más tarde, la comunidad se enfrenta el 22 de marzo a unas nuevos comicios autonómicos con un escenario totalmente diferente.

Aquel panorama electoral se ha transformado espectacularmente con una autonomía dominada ahora bajo la figura omnipresente de su presidenta, Susana Díaz, que ha tenido una progresión inesperada tras su llegada al poder como sustituta de José Antonio Griñán en mitad de la legislatura.

La presidenta ha dado un golpe de efecto convocando de manera anticipada -las elecciones debían ser el año que viene- para aprovechar el viento a favor de las encuestas, el lento despegue del líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, y la falta de estructura de Podemos en la autonomía.

Este último factor es una de las grandes incógnitas que despejarán las urnas. ¿Qué fuerza tiene Podemos realmente? Será la primera gran cita a la que se enfrentarán los de Pablo Iglesias después de su irrupción meteórica en las pasadas elecciones europeas y, además, será en una comunidad orientada hacia la izquierda.

Pero Andalucía no es cosa de tres únicamente. Izquierda Unida goza de un fuerte arraigo en los pequeños municipios y en las zonas rurales -áreas estratégicas para acceder a la Junta de Andalucía- y tiene una estructura de poder que no tiene comparación en otra autonomía. Los de Antonio Maíllo se enfrentan a un test de fuego contra sus exsocios de Gobierno del PSOE, que les culpan de la ruptura del Ejecutivo al haber propuesto un referéndum interno sobre su continuidad, y la fuerza de Podemos, a la que se han acercado antiguos integrantes de la federación.

La primera contienda electoral de este año 2015 se presenta como una emocionante carrera que va a marcar el panorama político español. Y es también una muestra de esa nueva España, ya que todas las formaciones han renovado a sus ‘números uno’ respecto a los de hace tres años. Una batalla sin precedentes.

Susana Díaz (PSOE) y Diego Valderas (IU)

EL PSOE "PALPA" LA VICTORIA

Los socialistas viven un “nuevo ciclo” en la comunidad como les gusta decir. Esta etapa está capitaneada por Susana Díaz, una mujer de partido de toda la vida, que conoce todos los rincones del PSOE andaluz y que ha decidido jugársela con estas elecciones anticipadas.

Además, Díaz sabe que necesita una victoria en las urnas para refrendarse como gran referente político del socialismo a nivel nacional. En la calle San Vicente en Sevilla -sede regional del PSOE- ven clara la victoria. Las expectativas, según explica a El Huffington Post, el portavoz socialista en el Parlamento autonómico, Mario Jiménez, es que los andaluces van a “responder con una mayoría fuerte” para su partido. “Lo palpamos y tenemos educada la pituitaria para saber qué ambiente hay”, recalca.

“Hemos demostrado con datos que se puede gobernar de una manera diferente en una situación de crisis y cumpliendo en términos de déficit. Hemos cumplido con los ciudadanos y no hemos tocado los derechos fundamentales, existe la percepción de que se ha cumplido lo que prometimos”, defiende.

Además, la llegada de Díaz -que hará campaña embarazada- “ha recargado las baterías del proyecto socialista para mucho tiempo en Andalucía”. Recalca en este sentido la conexión de Díaz con los votantes. “Es una persona fuerte, con claridad de ideas, honesta, que dice lo que piensa y que piensa lo que dice, muy seria, muy rigurosa y que cumple”, subraya.

Los socialistas piensan que Díaz “va a recibir el apoyo del espectro de la izquierda”, pero que también va a conseguir “un voto muy importante de la gente del centro porque su concepto de Andalucía y España da tranquilidad”. El equipo de Díaz está preparando una campaña “como es ella”: “muy potente, clara, cercana, muy de contacto directo”.

LA ESTRATEGIA FRENTE AL PP Y PODEMOS

No obstante, también planean algunas sombras. Las especulaciones de un salto posterior de Díaz a Ferraz han sido aireadas por el Partido Popular, aunque también son constantes en círculos socialistas en toda España. Esta teoría, según Jiménez, responde al “ataque de pánico” que tienen los populares. “El deseo del PP no es que se vaya a Ferraz, sino a Laponia para quitarse de su horizonte político a la presidenta”, ironiza el portavoz socialista.

Los socialistas cuentan también con que recibirán el apoyo de autónomos y empresarios porque Moreno representa un “proyecto fallido” y el PP-A se ha convertido “en una franquicia de Génova, sin identidad propia”. “Le están haciendo el trabajo desde Madrid de manera desvergonzada en el Consejo de Ministros”, apostilla.

El PSOE considera por otro lado que el fenómeno de Podemos en Andalucía tiene una “dimensión diferente”. Cree que en “gran medida” el voto a esta formación es de carácter “defensivo” por parte de la clase trabajadora y media “frente a la gestión de la derecha”, pero que en la comunidad “mucha gente” considera que esta “garantía de la defensa de los derechos” la ha llevado adelante el socialismo “en un escenario de calma, tranquilidad y sin radicalismo”.

Por eso, sostiene que no va a triunfar ese “oportunismo” de Podemos de “intentar pescar en el territorio de la indignación y de la defensa de los derechos sociales y civiles”. “En este de juego de máscaras de Podemos, en Andalucía sí muestra su cara más radical vinculada a la extrema izquierda clásica representada por la CUT, Juan Manuel Sánchez Gordillo y Diego Cañamero. El otro día decía Pablo Iglesias que iba a asaltar el cielo, pero aquí con las compañías que tiene termina asaltando supermercados”, critica.

EL PP SE AFERRA A SUS ENCUESTAS DE EMPATE TÉCNICO

Según las últimas encuestas como el Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) o la de LaSexta, el PP se sitúa como segunda fuerza tras el PSOE. Los populares se encuentran todavía en estado de shock tras aquella fallida victoria de 2012 y el proceso de transición por la marcha de Javier Arenas. Ahora el líder es el exsecretario de Estado Juan Manuel Moreno, que lleva diez meses al frente del partido tras una fase de ‘interinidad’ pilotada por el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Según confiesan a El Huffington Post fuentes del PP andaluz, el escenario electoral está dominado por la “incertidumbre”. Las encuestas internas que manejan los populares reflejan un “empate técnico” entre PP y PSOE, por lo que consideran que todavía “hay partido”.

Los populares tienen en mente que a Díaz le perjudica el importante frente judicial abierto con el caso de los ERE y confían en que los ciudadanos noten la recuperación económica. Entre los puntos débiles de la presidenta está también, comentan desde el PP, el problema “terrible” de la Sanidad en la comunidad y el “malestar” que a su juicio se ha instalado entre los profesores.

El PP se encomienda asimismo en la “hipermovilización” de sus alcaldes -las ocho capitales de la comunidad están gobernadas por ellos- a escasos meses de las elecciones municipales del 24 de mayo.

Mariano Rajoy y Juan Manuel Moreno

UNA TRANSICIÓN "DURA" EN EL PP

Reconocen que han vivido una etapa desde el adiós de Arenas que “no fue la ideal” y que ha supuestos “dos años duros, de impasse”. En el PP son conscientes de la falta de conocimiento de su líder frente a la presidenta andaluza (lo cifran en torno al 60% de los andaluces), pero destacan su “intensa agenda” en este periodo. Ven en la candidata socialista a una rival “formidable, muy potente” que lleva “preparándose mucho tiempo y con un gran equipo”. “A Griñán se lo hubiera comido crudo. Ahora bien, Díaz tiene que jugar todavía el partido”, comentan las fuentes.

Díaz y Moreno no mantienen una relación fluida, prosiguen las fuentes, que precisan que la presidenta ni le llamó para avanzarle el adelanto electoral. El líder popular se va a presentar como un “candidato moderado, cercano, con ilusión y ganas y con talento para la comunicación” durante la contienda. Además, los populares realzan que su candidato “no genera ni miedo ni rechazo” en el electorado andaluz.

Pero sigue teniendo el reto que no logró superar Arenas: entrar en los pequeños municipios y las zonas rurales. Un problema, indican en el PP, que comparten con Podemos. En esto sí que se parecen.

POLÉMICA EN PODEMOS POR LAS EXPECTATIVAS

A Podemos el adelanto electoral le ha pillado en pleno proceso de estructuración de la organización en Andalucía. Los de Pablo Iglesias en la comunidad han tenido que adelantar el proceso de primarias abiertas -el plazo para presentar candidaturas termina el día 4 de febrero- y después de las elecciones elegirán el 1 de abril a su dirección.

La favorita para liderar la lista, a falta de que se celebren las primarias, es la eurodiputada gaditana Teresa Rodríguez, quien en una entrevista esta semana en El Huffington Post mostraba su disposición a luchar contra Díaz porque en Andalucía el cambio “es más urgente que en cualquier otro sitio”.

Teresa Rodríguez

Aunque son cautos con las encuestas y piensan que están cocinadas, el secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, explica a El Huffington Post que piensan que “van a irrumpir con mucha fuerza porque son una oleada de ilusión”. Este ha sido uno de los motivos, en su opinión, para que la presidenta haya adelantado los comicios.

Uno de sus principales problemas puede ser la penetración en la parte más profunda de Andalucía. Pascual comenta que “el ámbito rural se suma a las oleadas de cambio después de las grandes urbes, pero las grandes ciudades ya se han sumado desde hace meses, por lo que quizás el PSOE se lleve un susto”.

El partido se ha enfrentado en las últimas semanas a algunas polémicas en la comunidad como las declaraciones sobre la Semana Santa de su líder en Sevilla y la acusación de Pablo Iglesias de estar vetado en Canal Sur. “La gente no se traga este tipo de cuestiones, la gente ve en sus vecinos a militantes del partido que son gente normal, que va con sus hijos a ver la Semana Santa, y a compañeros como yo que he sido costalero. Plantear que queremos quitarla es un absurdo que nos imputan e intentan llevarnos a un marco de radicalismo”, dice Pascual.

Frente a la imagen de fortaleza electoral de Díaz, el secretario de Organización recuerda que la presidenta “no ha ido nunca a las urnas y fue nombrada a dedo por su antecesor porque se iba a enfrentar a los tribunales por un caso de corrupción política”. “Las encuestas hoy día no son fiables, quien se se las crea puede patinar”, vaticina.

Este lunes, Luis Alegre, secretario de Participación Interna de Podemos, enfriaba las expectativas del partido en la comunidad, reconociendo que Andalucía tiene pocas de probabilidades de gobernar en este feudo en una entrevista en la Cadena Ser.

"Andalucía está a la vuelta de la esquina y el programa para Andalucía habrá que desarrollarlo, en todo Andalucía no es una comunidad autónoma en la que tengamos expectativas de acceder al Gobierno en estas elecciones", ha señalado, preguntado por cuándo estará listo el programa del partido para esta comunidad. "No es probable que seamos primera fuerza política", ha admitido también, complicándole así el trabajo a su compañera Teresa Rodríguez, del grupo crítico a Iglesias en la formación, que declaró tener la intención de "luchar" para ganar Andalucía.

La eurodiputada no está en absoluto de acuerdo con su compañero de partido, y se lo ha hecho saber a través de Twitter:

Más tarde, y ante el revuelo formado, Alegre matizaba en una entrevista en Telecinco. "Salimos a ganar primero en Andalucía y en mayo en el resto de las comunidades autónomas", ha asegurado.

IU, CONTRA PODEMOS Y EL “RUIDO” DE DÍAZ

Izquierda Unida llega a las elecciones enfrentado al PSOE por la ruptura del Gobierno y con la sombra de Podemos superándole en las encuestas. No obstante, según indica el secretario de Organización de la federación andaluza, Antonio Valero, las afrontan con “buenas expectativas e ilusión”. Tiene claro que tras su experiencia en la Junta las encaran por primera vez situados como una “fuerza solvente” en la gestión frente a las críticas que han soportado en otros comicios.

Antonio Maíllo será el candidato de la federación. Desde IU, ponen en valor que “tiene el perfil de lo que demanda hoy la sociedad andaluza”. “Es un profesor de instituto que lleva toda su vida comprometido con la izquierda, que ha vivido de su trabajo, asume el compromiso hace dos años y medio elegido en un proceso en el que se ha contado con todos los simpatizantes y tiene una catadura moral intachable”, resume Valero.

Antonio Maíllo

Maíllo y Díaz se miran con recelo y no han conseguido tejer durante este tiempo la supuesta buena relación que tiene que haber entre los líderes de los dos partidos que gobiernan. ¿Qué opinan sobre la presidenta andaluza? “Mucho ruido y pocas nueces, es una persona que ha frenado las iniciativas de izquierdas pactadas, sus guiños y afectos han ido a sus amigos del Ibex 35, puede ser un bluff, puede ser como la espuma de la cerveza”, critica Valero.

Sobre Podemos, Valero dice que la referencia cuando se pregunta en las encuestas sobre ellos es “Madrid, veremos qué pasa en Andalucía”. “A nosotros nos tranquiliza que IU sigue siendo la única fuerza de izquierdas y que el electorado de la comunidad está apostando por la izquierda, por lo que somos los que mejor estamos posicionados para tener un gran peso electoral”, enfatiza.

Ahora solo toca que hablen los andaluces. ¿A quién le darán la razón?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ESPACIO ECO