TENDENCIAS
08/07/2015 14:01 CEST | Actualizado 08/07/2015 14:01 CEST

Nueve trucos fáciles y útiles que puedes hacer con perchas baratas

Las perchas de la ropa estarán seguramente en tu lista de Cosas en la que gastar cuanto menos dinero mejor. Esos chismes de plástico que llevas viendo en casa desde el principio de los tiempos no son nada caros, pero suelen romperse o dejar feas marcas en tu ropa con cierta facilidad. Y cuanto más baratas, peor.

Antes de que te pongas a tirar todas las perchas medio rotas que tengas, echa un vistazo a los trucos del YouTuber CrazyRussianHacker. Como podrás ver, las aparentemente poco útiles perchas pueden transformarse en uno de los tesoros secretos de tu hogar. CrazyRussianHacker demuestra en el vídeo de arriba (resumido abajo en GIFs) cómo unos cuantos trucos chulos pueden convertir una triste perchita en algo milagroso: se multiplica como gancho inteligente, dispensador de papel y mucho, mucho más. ¿Quieres ponerte a trastear? Comprueba abajo todas las posibilidades.

Colgar un montón de camisetas juntas en un minuto.

Solo tienes que ponerlas todas en tu brazo, pasando la mano a través del hueco del cuello, y luego meterlas una a una rápidamente en las perchas. Y todas perfectas.

Convertir una percha barata en una en la que nada se caiga.

No hace falta comprar perchas más caras, de las que tienen pequeños salientes que hacen que tu ropa no se resbale. Solo tienes que usar una pistola de silicona para poner unos cuantos salientes en cada lado de la percha. Ojo, asegúrate de que el pegamento se enfríe antes de volver a colocar las prendas o la situación se pondrá calentita...

Transformar una percha para colgar en una útil pinza.

Antes de que tires tu percha rota al cubo de la basura, reserva sus pequeñas pinzas laterales para la cocina. Funcionan genial para cerrar bolsas y paquetes, y será una cosa menos que tendrás que comprar. ¡Viva!

Crear un robusto dispensador de papel.

Será muy útil para hacer una barbacoa al aire libre. Corta la barra inferior de la percha en el centro y mete por ahí el rollo de papel de cocina (o de lo que necesites...). Cuelga y disfruta.

Expandir tu armario añadiendo chapas de latas.

Esos pequeños trocitos de metal con dos agujeros te ayudarán a hacer capas de perchas: podrás ver mejor la ropa y tendrás más hueco en tu armario.

Elaborar un soporte para notas.

Teclea y lee a la vez sin problema.

Asegurarte de que tus mejores galas no tienen marcas.

Con uno de esos churros de goma que se usan para la piscina, algo de cinta adhesiva y un poco de mañana, puedes lograr que una percha cuide tu mejor ropa con todo el cariño. Puedes hacer lo mismo forrando la parte de abajo para colgar pantalones.

Colgar tu libro de recetas.

Las páginas no se moverán ¡ni se mancharán!

Asegurar tus pantalones para que nunca se pierdan en los abismos de tu armario.

APRENDE A USAR TU DINERO