TENDENCIAS
18/08/2015 07:57 CEST | Actualizado 09/02/2016 13:32 CET

Roma en Lisboa: los restos de romanos que esconde la capital lusa (FOTOS)

VISIT LISBOA

La ciudad que hoy llamamos Lisboa era conocida como Olisipo, primero, y Felicitas Iulia, después, en tiempos romanos. Y aunque hoy no es famosa por su historia romana todavía se pueden encontrar algunos restos notables de esta civilización en la capital lusa.

Los expertos en arqueología portuguesa Barqueno.pt y la web de turismo Lisboando proponen cinco enclaves para disfrutar de la Lisboa más romana.

1. Lápidas das Pedras Negras

Clasificadas como Monumento Nacional desde 1910, estas inscripciones romanas pueden ser apreciadas en la fachada lateral de un edificio situado en la esquina de la Travessa do Almada con o Largo da Madalena, cerca de la Catedral. Las inscripciones, que hacen referencia al dios Mercurio y a la diosa Cibeles, fueron encontradas durante la construcción de la casa del siglo XVIII donde actualmente se encuentran integradas.

2. Galerias romanas en la Rua da Prata

Datadas de la época del emperador Augusto fueron descubiertas durante la reconstrucción de Lisboa después del terremoto de 1755. Se trata de una sucesión de galerías sostenidas por arcos que conforman un criptopórtico, una estructura que sirve de cimentación para construcciones monumentales. Se encuentran inundadas la mayor parte del año y sólo se pueden visitar tres días en septiembre, durante el transcurso de las Jornadas Europeas del Patrimonio.

3. Teatro romano de Lisboa

En el Patio do Aljube, en la pendiente sur del Castelo de São Jorge, se encuentran los restos del Teatro Romano de Lisboa. Datado en el siglo I d.C., se conservan parte de las gradas y de la orquestra y cuenta con un espacio en un edificio anexo donde se exponen algunos de los restos encontrados en las excavaciones.

4. Núcleo Arqueológico da Rua dos Correeiros

Integrado en el edificio de la Fundação Millennium BCP cuenta con los restos de un pequeño complejo industrial de época romana formado por una treintena de cetarias: pequeños tanques dedicados a salar y tratar el pescado para facilitar su conservación. En este núcleo arqueológico también se pueden visitar restos que van del siglo VII a.C. hasta el periodo pombalino.

5. El Núcleo Arqueológico da Casa dos Bicos

En la planta baja de la sede de la Fundação José Saramago se ha habilitado un pequeño espacio museológico donde se pueden visitar los restos de una cetaria de grandes dimensiones, una muralla tardorromana y restos de otros periodos cronológicos.