NOTICIAS
24/08/2015 07:47 CEST | Actualizado 24/08/2015 18:08 CEST

El móvil para los locos por la música

MARSHALL

La leyenda empezó en 1962 y el primer capítulo lo escribió Pete Townshend, de The Who. En una de sus frecuentes visitas a la tienda de baterías que Jim Marshall tenía en Londres, se quejó de lo mal y de lo poco que sonaban los amplificadores de guitarras que había disponibles en el mercado. Jim tomó nota y empezó a trabajar en lo que le convertiría a él en mítico y a sus productos en icónicos: uno de los mejores y más reconocibles —tienen hasta un sonido particular que se denomina crunch— amplificadores de guitarras. Y esto es así: a todo aquel al que le gusta la música —ya sea escucharla, crearla o interpretarla— sabe que los Marshall son una garantía.

En esta liga juega el Android (Lollipop), ideado por la firma de amplia y que llevará el nombre de Marshall London. Este smartphone no tiene nada que hacer temer a sistemas operativos avanzados porque juega en otra liga. Lo suyo no es apuntar al gran mercado, sino a los más clientes más melómanos.

Este producto se posiciona en un nicho muy interesante del mercado de los smartphones. Como dice Konrad Bergstrom, de Zound Industries y propietario de Marshall, "siempre pensamos a lo grande. No había un smartphone en el mercado que hiciera sonar la música como debe, así que lo hemos inventado. Y Marshall London no se parece a nada de lo que has podido llevar en tu bolsillo".

¿Qué tiene este smartphone de especial? Dos conectores en la parte superior para que dos personas puedan escuchar música a la vez y a diferente volumen. Sí, ese gesto tan universal de compartir auriculares puede estar a punto de desaparecer. También tiene un ecualizador global que permite al usuario personalizar cómo quiere que suenen las canciones que escucha sin tener que ajustar cada app individual; y un botón con el que hacer magia: se pulsa y el Marshall London se convierte en un potente altavoz.

La estética también es su fuerte porque el London tiene la apariencia de un amplificador Marshall en miniatura y es de un atractivo color negro mate. ¿Te has quedado alguna vez embobado en un concierto observando esa tipografía tan elegante y tan bonita que llevan en relieve? El London la luce en su parte trasera. Un detalle más: hay una rueda analógica (que refuerza el look clásico y auténtico de este smartphone) para subir o bajar el volumen de una manera absolutamente precisa.

En cuanto a las especificaciones más técnicas, Marshall ha creado el hardware de su smartphone en colaboración con los estudios fineses Creoir (que han trabajado con Nokia, entre otros) y que son los responsables de las tripas del London: tienen una pantalla de 4,7 pulgadas con una resolución de 720p; la cámara es de 8 megapíxeles y la memoria de 16 GB del London se puede ampliar mediante una tarjeta SD. Su sistema operativo es el 5.0.2 de Android.

Definitivamente, todo está listo para rockear.

Marshall London está disponible desde el 21 de agosto en 22 países y cuesta 455 euros, aproximadamente.

#CuandoElDescansoEsUnSueño