NOTICIAS
16/09/2015 22:56 CEST | Actualizado 17/09/2015 08:51 CEST

El Barça saca un doloroso empate de Roma y el Valencia cae en casa

EFE

Si la del martes fue una jornada de pleno para los equipos españoles en la Champions, ayer miércoles pincharon tanto el Barça, que se dejó dos puntos en Roma (1-1), como el Valencia, que cayó en casa ante el Zenit (2-3).

El Barcelona sacó un raquítico empate contra la Roma en su debut en la Champions, en el que los de Luis Enrique se mostraron muy blandos ante un rival al que marearon en exceso pero que no supieron rematarlo, y en cambio el cuadro de Rudi García igualó el encuentro con un golazo del lateral Florenzi.

La Roma, que venía de exhibir un fútbol atrevido y ofensivo, corrigió a la baja sus pretensiones contra el Barcelona y en un mezcla de prudencia y respeto a los azulgrana echó las líneas atrás, adelantó un poco la defensa y pobló el centro del campo para impedir que el balón circulase con mucha soltura para los de Luis Enrique.

Así, mientras el Barcelona dispuso con cierta comodidad del balón, aunque con poca producción ofensiva, la Roma tuvo claro que tendría pocas oportunidades y que ellas quizá saldrían de errores del rival o en contragolpes.

Después de que Szczesny se echase al suelo para atajar un balón largo de Messi a Neymar, y que el argentino se sacase un duro disparo, pero alto, el cuadro local tuvo en Salah a su hombre más productivo, ya que merced a su velocidad por la banda derecha a punto estuvo de sacar petróleo en dos cabalgadas en solitario hacia la meta de Ter Stegen.

Antes del minuto diez, en otro contragolpe Dzeko estuvo algo lento a la hora de pasar en diagonal el balón, que fue interceptado por Mathieu.

A partir de entonces, la pelota cayó en los dominios del Barça y el partido pasó a jugarse casi en exclusiva en el campo de la Roma, donde los hombres de Rudi García tenía claro que la falta de atención y dar un espacio más grande del permitido podría resultar letal.

En el 21, Rakitic entró por la banda derecha y viendo a Suárez en el segundo palo le envió un balón por alto al que el uruguayo sólo tuvo que empujar al fondo de las mallas (0-1). Tres minutos después, otra vez el suramericano se fue a por un balón largo y, ante la salida de Szszesny, cayó al suelo, en una acción que no pareció penalti.

El Barcelona, con el máximo de acierto ante la meta rival, tenía el partido donde quería, pero a la media hora, otro intento de contragolpe del Roma por la banda derecha, esta vez en los pies del lateral Florenzi, acabó con un balón largo del carrilero que, a punto de salir fuera y sobre la línea, se sacó un derechazo desde unos 50 metros y el esférico acabó en el fondo de la portería, después de golpear en el palo derecho de la meta de Ter Stegen, que no daba crédito a recibir un nuevo gol de vaselina, tras el encajado en la ida de la Supercopa de España en San Mamés.

En el segundo tiempo, el Barcelona volvió a adueñarse del partido (acabó con el 69% de la posesión), aunque el Roma se estiró algo más y tuvo más presencia en el campo azulgrana.

Los mejores momentos del Barça llegaron en el último tercio de la segunda parte, cuando en el 77 Neymar tras sacarse de encima un rival disparó con intención pero Manolas se interpuso en la trayectoria. Un minuto después fue Messi, que en un intento de vaselina, pretendió sorprender a De Sanctis, sin acierto.

En el 80, una acción de Iniesta por la izquierda, con pared en Neymar, dejó al manchego frente al meta de la Roma, pero su flojo disparo se estrelló contra el cancerbero.

En los instantes finales, el Barcelona embotelló a la Roma en su área y, ya en el añadido, Alba la tuvo, pero Manolas sacó el balón casi en la línea, y un disparo lejano de Sergio Roberto lo atajó De Sanctis.

MAL DEBUT DEL VALENCIA

El Valencia regresó con derrota a la Liga de Campeones tras caer en Mestalla (2-3) ante el Zenit de San Petersburgo en un partido perteneciente a la jornada 1 de la fase de grupos, que se decidió por el sensacional acierto de los rusos gracias a un doblete de Hulk, una losa prácticamente insalvable para los pupilos de Nuno.

El conjunto 'che' no tuvo una noche soñada, todo lo contrario. Un mal comienzo entregó mucho terreno a su rival, que fue ganando en comodidad con el paso de los minutos. Sobre todo cuando Hulk, el gran protagonista del partido, logró el 0-1 de fuerte disparo. Apenas habían pasado nueve minutos y esa fue la carta de presentación del Zenit.

Ya no afloran los petrodólares, ni los fichajes de relumbrón en Rusia, pero el conjunto de André Vilas Boas es un excelente ejemplo de orden y seriedad, sobre todo, en los metros finales, donde introduce una marcha más para descolocar a sus rivales. Este miércoles, el Valencia poco pudo hacer en manos de los rusos, al menos en la primera media hora de partido.

Y eso que Cancelo estrelló el cuero en el poste a los dos minutos. El fútbol ficción volverá a apoderarse del seguidor valencianista, pero a partir de esos minutos sólo un cabezazo de Piatti inquietó la meta defendida por Lodygin, que no dio mucha confianza durante todo el encuentro.

Pasaron los minutos hasta que Hulk, sin que nadie lo esperase, sacó un latigazo desde fuera del área que se tragó Jaume, el joven sustituto del australiano Ryan. El 0-2 pareció tumbar al Valencia, pero la reacción de los 'ches' fue encomiable tras el descanso.

El centrocampista del Valencia, tras varias acciones sin suerte, fue el encargado de liderar la reacción de su equipo. Asociaciones constantes y mucha solidez en el centro del campo sirvieron para que los de Nuno fuesen a más. Sin embargo, fue Cancelo el primero en recortar distancias con un 'centro-chut' que sorprendió al meta de los rusos.

El gol avivó a los locales y les dio licencia para crecerse con el 2-2, obra de André Gomes en una jugada personal. El tanto le enseñó el camino al Valencia, que --por contra-- se llevó un duro mazazo por la respuesta del Zenit. Witsel, nuevamente desde fuera del área, volvió a perforar las redes del conjunto de la capital del Turia.

El Valencia lo siguió intentando, pero no encontró la forma de sumar un punto. La derrota obliga al Valencia a no fallar en sus próximos compromisos ante el Gent y el Olympique de Lyon, que firmaron tablas (1-1) este miércoles.

ESPACIO ECO