POLÍTICA
30/10/2015 10:55 CET | Actualizado 30/10/2015 13:03 CET

Misterio resuelto: esto es lo que había detrás del 'Club Premium del Medicamento'

Fue el tema más comentado este jueves en los redes sociales. El ‘Club Premium del Medicamento’, una supuesta organización que prometía acceso prioritario a medicinas a quienes pudieran pagárselas, indignó en internet. El lanzamiento del club estaba apoyado por un vídeo en el que aparecía la presentadora Arantxa de Benito en el que acababa diciendo: “Disfruta de una salud al alcance de unos pocos”.

Todo era tan surrealista que no podía ser verdad y rápidamente se especuló con la posibilidad de que fuera una campaña de marketing, como así ha sido. Este viernes se ha desvelado el secreto. El ‘Club Premium del Medicamento’ es, en realidad, una campaña llamada ‘No es sano’ lanzada por las organizaciones Médicos del Mundo, Salud por Derecho, OCU, OMC, SESPAS, CECU y No gracias y apoyada, entre otras, por Oxfam Intermón.

Todos ellos subrayan que el acceso universal a los medicamentos “no puede ser un lujo al alcance de unos pocos”. “Tenemos la oportunidad de construir un sistema de investigación médica eficiente, sostenible y que garantice el derecho universal a la salud y el acceso a los medicamentos que la población necesita a un precio asequible”, afirman.

En un manifiesto, las organizaciones aseguran que se unen “para defender y promover el acceso universal a los medicamentos como parte indispensable del derecho a la salud”. “Nuestro objetivo es, en el marco de las próximas elecciones generales, promover un debate público y político informado e impulsar el compromiso del gobierno, partidos políticos y otras instituciones por un cambio en el modelo de Innovación médica”, afirman.

Lee aquí el manifiesto completo

"EL PRECIO DE LOS FÁRMACOS CRECE CADA AÑO"

En su opinión, el modelo global de innovación y acceso a medicamentos está roto. “En Europa, como en el resto del mundo, el precio de los nuevos fármacos crece cada año, amenazando la sostenibilidad de los sistemas de salud y obstaculizando el acceso de las poblaciones más vulnerables a tratamientos para enfermedades como el cáncer y la hepatitis C”, advierten, a la vez que alertan de que "un sistema disfuncional de incentivos" hace que no dispongamos de tecnologías sanitarias adecuadas y eficaces para enfermedades como el chagas o la malaria o para amenazas globales crecientes como la multi-resistencia bacteriana.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

“Todo ello es resultado de un sistema de investigación y desarrollo ineficaz y costoso que en ocasiones está más interesado en proteger los derechos de propiedad intelectual que en garantizar la innovación de interés público y el acceso a los medicamentos”. Por todo ello, concluyen que la situación es “insostenible”. “Se necesita con urgencia una reforma del sistema que garantice el derecho a la salud y el acceso de la ciudadanía a los medicamentos que necesita a un precio asequible, al tiempo que reconoce el legítimo derecho de las compañías farmacéuticas a un beneficio razonable por su actividad”, insisten.

La campaña tuvo una enorme repercusión en las redes sociales e incluso dio lugar a un hashtag llamado #EnfermedadesPijas. Algunas de las organizaciones participantes ya habían dado alguna pista de que podían estar. Es el caso de la OCU, que contestó así a un usuario que les decía que todo podría tratarse de una campaña.

ESPECIAL PUBLICIDAD