INTERNACIONAL
24/11/2015 17:55 CET | Actualizado 24/11/2015 21:11 CET

Estado de emergencia en Túnez tras el atentado contra un autobús de la guardia presidencial

BUS

Las autoridades de Túnez han anunciado la declaración del estado de emergencia y de un toque de queda tras el atentado perpetrado este martes en la capital contra un autobús que transportaba a guardias presidenciales y que ha dejado al menos doce muertos.

El Ministerio del Interior ha confirmado que el Gobierno quiere declarar un estado de emergencia para darles más autoridad a las fuerzas de seguridad. El país magrebí levantó el mes pasado esta misma medida excepcional, impuesta tras el ataque contra un zona turística en Susa en junio.

Por su parte, el presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, ha cancelado su inminente viaje a Europa y ha confirmado la imposición de un toque de queda en la capital. Los movimientos estarán limitados hasta las 5.00 (hora local) del miércoles.

El Ministerio del Interior ha confirmado que al menos 12 personas han muerto y 17 han resultado heridas por este ataque, perpetrado en la avenida Mohamed V de la capital tunecina. Una fuente de la Presidencia ha apuntado a la probable explosión de un terrorista suicida a bordo del vehículo.

"Estaba en Mohamed V, a punto de meterme en mi coche, cuando hubo una enorme explosión. Vi al autobús saltar por los aires. Había cuerpos y sangre por todas partes", ha relatado Bassen Trifi, testigo de lo ocurrido.

ALARMA EN EL PAÍS

Túnez ha sido escenario este año de dos atentados yihadistas, uno en marzo y otro en junio, que tenían como objetivo el turismo y que segaron la vida de 60 visitantes extranjeros en la capital y en la ciudad costera de Susa.

En el último mes y medio, las fuerzas de Seguridad tunecinas han anunciado el desmantelamiento de más de una decena de supuestas células yihadistas y detenido a más de medio centenar de sospechosos en todo el país.

Además, en las últimas semanas habían puesto la ciudad en estado de alerta y anunciado que habían impedido ataque y procedido a detenciones en la avenida Habib Bourguiba, otra de las principales arterias de la capital. El salafismo radical ha rebrotado en Túnez desde que en 2011 la llamada "revolución del Jazmín" derrocara la dictadura del huido Ben Ali.

Desde entonces, grupos yihadistas se han asentado en la región de Kasserine, convertida en centro de reunión de radicales de todo el Magreb.

Túnez es, además, el primer país del mundo en número de voluntarios que viajan a luchar junto al yihadista Estado Islámico (EI) en Siria, con más de 5.000 milicianos y colaboradores.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...