TENDENCIAS
16/12/2015 08:54 CET | Actualizado 22/06/2016 13:15 CEST

15 consejos para dejar de desperdiciar comida en Navidad

iStock

Vas al supermercado unos días antes de Nochebuena. Tienes que hacer la compra de Navidad para varios invitados. Un kilo de gambas, dos roscones de reyes, el jamón, cajas de mazapán, turrón, peladillas, polvorones, además de los platos principales. "¡Que no falte de nada! ¡Es Navidad!", te regodeas haciendo del dicho "mejor que sobre a que falte" toda una declaración de intenciones. Por supuesto, no escatimas en gastos. Quieres tener a tu suegra, hermanos (¡e incluso a tu cuñado!) contentos. Un día es un día.

Ahora imagina el día después del gran banquete. Las bolsas de basura llenas de alimentos porque más de uno ha comido con los ojos. Las bandejas de turrón y mazapán casi enteras porque entre eso y el postre nadie podía con tanto dulce. Y un montón de sobras en la nevera, aunque sabes que la mitad acabarán en el contenedor porque no dais a basto para comeros todo antes de que se estropee. Te suena, ¿verdad?

Una cuarta parte de lo que cocinamos en Navidad acaba en la basura. Las cifras del despilfarro de comida en países del primer mundo son alarmantes, pero es durante las navidades cuando compramos más productos "por si acaso", "para toda la familia" o "para que no falte de nada". Después comentamos, con la barriga llena, el hambre que hay en el mundo. Un estudio del año 2012 del Parlamento Europeo, indica que en la Unión Europea se tiran 179 kg de comida al año.

Create pie charts

Es un problema de conciencia que no solo afecta a la población. Grandes empresas como Ikea están haciendo de la lucha contra el desperdicio su bandera. No sólo se trata de reflexionar sobre ello. Con una serie de sencillos pasos puedes convertirte en un activista antidespilfarro.

1. RECICLA LA COMIDA, NO LA TIRES

Si te sobra comida de los días importantes, aprovéchala y úsala para cocinar los días siguiente. Una cena ligera aprovechando el jamón o las gambas que han sobrado o un desayuno con el roscón que no os habéis comido en reyes también sienta muy bien.


2. ALMACENA LAS CONSERVAS

La mejor forma de aprovechar nuestro recursos son las conservas. Guárdalas en recipientes herméticos y etiquétalos para saber cuál es cuál. Puede quedar hasta bonito en tu cocina.

3. COMPRA MEJOR

Ve al mercado con una lista de la compra de lo que realmente necesitas para esa semana. Así tendrás los ingredientes adecuados y evitarás que se estropee tanta comida. También te evitarás dar mil vueltas por el supermercado. No seas vago, es sólo ir escribiendo lo que necesitas en un papel.


4. PELADOR EN VEZ DE CUCHILLO

Si usas pelador en vez de cuchillo, desperdiciarás menos cantidad de fruta y verdura.


5. COCINA

No dejes que los alimentos frescos que ya estén un poco feos se estropeen. Cocínalos en olla a presión para aprovechar sus beneficios.


6. SIN LAVAR

Puedes comprar la verdura sin lavar, con restos de tierra. No suena muy bien, pero es que esto hace que sea más duradera, protege el sabor y conserva mejor sus propiedades. Eso sí, debes almacenarla en un lugar separado de los alimentos.


7. NO DESPERDICIES EL PAN SECO

¡Puedes hacer maravillas con las las migas y el pan que te sobra! Pueden ser picatostes, migas o café con sopas. También puedes mojarlas en chocolate.


8. ORDENA

Si eres de los que olvidan la comida en el fondo de la nevera, pon delante los alimentos que lleven más tiempo en la nevera.

9. ORGANIZA LA COMIDA EN TARTERAS

Si te ha sobrado comida del día anterior, ¡no la tires! Puedes almacenarla en tarteras o tuppers para que duren más tiempo. Pero tampoco te pases...


10. REPITE

Usando platos y boles más pequeños evitas que los comensales se sirvan más cantidad de la que pueden comer. Si quieren más, que repitan.

11. BUSCA LAS MEDIDAS NECESARIAS

¿Tienes que cocinar para varias personas y no sabes qué cantidades utilizar de cada cosa? Fácil. Para no pasarte busca en internet las medidas necesarias para el número de personas que vaya a comer a tu casa. Así no cocinarás de más.


12. CULTIVA

¡Saca el agricultor que llevas dentro! Si montas un pequeño huerto en tu cocina con plantas aromáticas y verduras podrás tener a mano estos condimentos y utilizar solo la cantidad que necesitas.


13. FÍJATE EN LA FECHA DE CADUCIDAD

Si prestas atención a la etiqueta de los productos, así no comprarás algo que se vaya a estropear en dos días y, si lo compras, sabrás en qué momento comértelo.

14. REGULA LA TEMPERATURA DEL FRIGORÍFICO

Además de no sobrecargarlo, hay que controlar que la temperatura del frigorífico se mantenga entre 1 y 5º C.

15. CONGELA LO QUE SEA POSIBLE

Si no te apetece hacer croquetas con lo que ha quedado del cocido, siempre tienes la posibilidad de guardar las sobras.

TE PUEDE INTERESAR...

EL HUFFPOST PARA ARIEL