POLÍTICA
09/02/2016 11:48 CET | Actualizado 09/02/2016 11:59 CET

El arrepentido del 'caso Nóos' señala a Urdangarin y Matas

EFE

El ex director general de Deportes José Luis 'Pepote' Ballester, el primer arrepentido del 'caso Nóos', ha admitido que la Fundación Illesport, que contrató al Instituto Nóos, falseó numerosas actas de su junta de patronos para "vestir" órdenes directas del entonces presidente autonómico Jaume Matas.

Ballester ha declarado en el juicio del caso Nóos, que se celebra en la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma, que la junta de patronos de Illesport, que conformaban responsables de varias consejerías autonómicas, solo se convocó una vez, aunque se redactaron actas de varias reuniones para avalar decisiones personales de Matas en el ámbito deportivo.

"El objetivo era contratar a Urdangarin y todo lo que viniera de él sin discutir el precio. No tengo duda de que la orden venía de Matas", ha afirmado antes de asegurar: "No se discutían las cosas que decía Matas, ni se movía un duro si no lo ordenaba; no hay más cera que la que arde".

"El objetivo era contratar a Urdangarin y todo lo que viniera de él sin discutir el precio. No tengo duda de que la orden venía de Matas"

A propuesta de Urdangarin, y por decisión directa de Matas, el Govern encargó a Matas la organización de dos foros sobre deporte y turismo en 2005 y 2006 por unos 2,2 millones de euros y en 2004 le asignó por 300.000 euros la gestión de la oficina de seguimiento del patrocinio del equipo ciclista Banesto, que adoptó también el nombre de Illes Balears.

"TODOS SABÍAN DE PARTE DE QUIÉN VENÍA"

"Nunca se dudó de que había que contratarla con Iñaki Urdangarin" ni que había que abonarle los 300.000 euros que solicitaba, ha declarado el acusado, que presentó el proyecto del equipo ciclista a buena parte del gabinete de Matas y "todos sabían de parte de quién venía esa propuesta".

El presidente autonómico aprobó el patrocinio, que ascendía a 18 millones de euros, y ordenó que el Instituto Balear de Turismo y la fundación pública deportiva Illesport se dividieran el coste de la oficina de seguimiento que gestionaba Nóos.

Ambas entidades asumieron la orden y la ejecutaron, porque sus dirigentes eran conscientes de que había que contratar sin cuestionarlo "a Iñaki Urdangarin y todo aquello que viniera de él", ha incidido.

A preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, el acusado ha constatado la falsedad de varios documentos y ha asegurado que el también encausado Gonzalo Bernal, entonces director de Illesport, confeccionaba las actas para "vestir el Santo" a instancias del jefe del Ejecutivo.

LAS DIRECTRICES DEL PRESIDENTE DEL GOVERN

"Se llevaban a cabo las directrices que marcaba el presidente del Govern y presidente de la fundación", que le transmitía las órdenes directamente o a través de su jefa de gabinete, Dulce Linares, ha manifestado.

El medallista olímpico de vela en Atlanta 1996, que fue director general de Deportes entre julio de 2003 y mayo de 2007, ha sido el primer acusado en declarar ante el tribunal que juzga el caso Nóos, donde están también acusados la infanta Cristina, su marido Iñaki Urdangarin y otras 15 personas.

El excampeón olímpico ha relatado al tribunal que ha colaborado para esclarecer los hechos investigados en el caso Nóos y en otras piezas desde que fue detenido en agosto de 2009 y decidió que "lo más lógico y conveniente era colaborar con la Justicia".

"No se discutían las cosas que decía Matas, ni se movía un duro si no lo ordenaba; no hay más cera que la que arde"

"Contribuir a que la verdad o lo que para mí era lo que había sucedido, fuera cada vez más claro y poder esclarecer esos hechos", ha dicho.

En su escrito de acusación, el fiscal ya tuvo en cuenta la colaboración con la Justicia por parte de Ballester, como atenuante muy cualificada de confesión, y pide para él una condena de 2 años de prisión.

LA REUNIÓN EN MARIVENT

Ballester ha contado también que se reunió con el expresidente del Govern Jaume Matas y con Iñaki Urdangarin en el palacio de Marivent para que este le explicara el proyecto de patrocinio de un equipo ciclista.

El encuentro en la residencia de la Familia Real en Palma fue en el verano de 2003, comenzó con un partido de pádel y continuó con una reunión entre Urdangarin, Matas y Ballester para abordar la posibilidad de que el Govern balear asumiera el patrocinio principal del entonces equipo ciclista Banesto.

Además Urdangarin planteó la necesidad de crear una oficina de seguimiento del proyecto que asumiría él mismo para analizar la repercusión del patrocinio. La reunión fue para que "don Iñaki trasladase la posibilidad de entablar conversaciones con el equipo y que él iba a estar al frente de la oficina de seguimiento y dar continuidad del mejor equipo ciclista del momento", ha detallado.

URDANGARIN HABLABA DE "ÉL DE FORMA PERSONAL"

"Se habló del inicio de conversaciones, la inversión prevista o que el equipo iba a solicitar y de que iba a tener un coste la oficina de seguimiento para poder darle esta forma", ha explicado Ballester sobre el contenido de la conversación mantenida en Marivent, donde Urdangarin hablaba "él de forma personal" y no en representación de ninguna empresa.

Sobre la propuesta de Urdangarin de llevar él la oficina de seguimiento de ese patrocinio, Ballester ha asegurado que "nunca se dudó de que había que contratarla" y nadie puso en duda que la llevara el entonces duque de Palma. "Todos sabían de quién venía esa propuesta", ha añadido.

Ese fue el primer contacto de Urdangarin con representantes del Govern balear para hacer una propuesta formal, un vínculo que continuó posteriormente.

Urdangarin se lo propuso primero a Ballester, a quien conocía desde 1988, cuando ambos coincidieron en la residencia para deportistas Blume, tras los Juegos Olímpicos de Seúl.

TE PUEDE INTERESAR

#YONOMEOLVIDO