TENDENCIAS
03/03/2016 17:05 CET | Actualizado 03/03/2016 17:06 CET

Jenny Beavan, la premiada a la que no aplaudieron en los Oscar: "No me importa lo más mínimo"

GTRESONLINE

Fue uno de los momentos más polémicos de la 88ª edición de los premios Oscar. La diseñadora de vestuario Jenny Beavan recorría el pasillo hacia el escenario para recoger el Oscar por su trabajo en Mad Max: furia en la carretera ataviada con una cazadora motera, un fular, pantalones y botas cuando ocurrió lo siguiente:

Sí, muchas de las personas de alrededor no aplaudieron e incluso algunas le lanzaron miradas un tanto inapropiadas.

Beaver, quien ha sido nominada diez veces a los Oscar y ha conseguido dos estatuillas (la del pasado domingo y otra por Una habitación con vistas), se ha referido a ese momento en The Hollywood Reporter.

"Soy una persona de vaqueros. Tengo ropa para ir arreglada, pero fue algo muy consciente no ir con un simple traje negro. Soy británica con un carácter levemente rebelde, siempre lo he tenido. En realidad, lo cierto es que me habéis visto. Soy baja, soy gorda. Estaría ridícula en un vestido de fiesta", reflexiona la diseñadora.

Lo que llevé en los Oscar fue una especie de homenaje a Mad Max [...] ¿Por qué no intentar hacer algo un poco divertido?

"Lo que llevé en los Oscar fue una especie de homenaje a Mad Max, una especie de outfit motero. Pensé 'si no puedo vencerlos o si no puedo unirme a ellos, ¿por qué no intentar hacer algo un poco divertido?", explica.

Detalle de la cazadora motera de Beavan en los Oscar

Beavan también señala que la Academia de Hollywood no dejó claro ningún código de vestimenta para la ceremonia: "Pienso que deberían decir si hay que ir de etiqueta, porque no tienes ni idea de si tienes que llevar tacones o no. No como en Cannes, donde al parecer todas las mujeres que pisan la alfombra roja deben llevarlos".

Cuando estuvo nominada al Oscar por El discurso del rey, se puso un kimono negro con unos pantalones a juego que le hizo Jane Low, la encargada del vestuario de Cenicienta. "Jane me hizo ese atuendo y estaba bien, pero este año intentaba hacer algo más divertido. Todo lo que oí fueron comentarios amables según pasaba y, obviamente, a algunas personas sí les gustó".

Honestamente, yo no aplaudí todo el tiempo [...] No me importa lo más mínimo

Sobre la decisión de algunos invitados a la gala de no aplaudirla, es clara: "Honestamente, yo no aplaudí todo el tiempo. Las manos se cansan y y habíamos aplaudido un montón por entonces [aunque su premio fue el cuarto de la noche]. ¡No tenían por qué hacerlo! No me importa lo más mínimo. Me sentí muy bien, me sentí acogida, muy orgullosa de haber hecho la película para George y, la verdad, no me importó lo que nadie más pensara".

Con tono de humor, Beavan asegura que de algún modo su conjunto motero tuvo éxito porque "a la mayor parte de la audiencia pareció gustarle" y que si alguna vez vuelve a estar nominada, probablemente llevará "algo en línea con la película", pero "siempre algo con pantalones, porque de ninguna manera quiero asustar a los habitantes de Los Angeles con mis piernas".

"No tienes que parecer una supermodelo para tener éxito", recalca la diseñadora: "Es realmente bueno tener sentimientos positivos sobre uno mismo, porque entonces eres capaz de cualquier cosa. La gente no tiene por que aplaudirte, no tiene por qué gustarle tu trabajo".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR