TENDENCIAS
25/12/2016 16:30 CET | Actualizado 25/12/2016 16:30 CET

Agustín Durán, el profesor de piano que hace partirse de risa a Facebook

El cómico Agustín Durán es una buena prueba de que, cuando una puerta se cierra, una ventana se abre. En julio de 2015 se presentó a una oposición de magisterio y suspendió. Pero sólo unas horas antes había grabado un vídeo en el que, con mucho humor, se quejaba del mal estado en el que se encontraba el hotel de Madrid en el que se estaba alojando antes de la prueba. Lo subió a YouTube y sus chistes triunfaron. Aquello fue sólo el inicio. En las últimas semanas su popularidad se ha disparado gracias a los monólogos breves que publica cada pocos días en Facebook. Algunos acumulan más de dos millones de reproducciones y 15.000 compartidos. Todo un fenómeno de las redes sociales.

Ahora celebra aquel suspenso, aquel examen en el que le pusieron "un cero como un pan" a pesar de que asegura que no le salió tan mal. "Si después del primer vídeo del hotel hubiese aprobado y hubiese tenido que estudiar más o meterme en un cole por la mañana... seguramente le hubieran dado por el culo a los vídeos", dice espontáneo, como si estuviera hablando en uno de sus monólogos.

Matiza, no obstante, que últimamente se ha autoimpuesto un filtro para no decir tantos tacos. "Cuando empecé, como no pensaba a quién iba dirigido, soltaba barbaridades y decía muchísimas palabrotas", admite. Ahora, cuando sus monólogos llegan a más gente y los ven los niños, dice que se intenta cortar. Por eso y porque su padre se horrorizaba al verlo decir tantísimos tacos: "Hay algún vídeo del principio en los que en un minuto puedo decir 87 millones de veces 'puto'. Era para hacérselo mirar".

UNA FAMILIA DE CACHONDOS

Pero tan mal no lo debía de hacer porque sus seguidores en Facebook han ido subiendo, subiendo, subiendo… hasta superar los 110.000 y acumular más de 20.000 en el último mes. Dice que el secreto del éxito es subir los vídeos a Facebook porque esa red social es como una calle en la que ves las tiendas que te gustan pero también las que te gustan menos. Que, quieras o no, te vas encontrando todo y es más fácil llegar a la gente. Y que es más directo que YouTube porque no hay que pinchar en ningún sitio y da más confianza.

Aunque, en realidad, la clave de todo es el humor. Y eso a Agustín Durán le corre por las venas. En Picón, su pueblo de Ciudad Real, a los de su familia les llaman los cachondos y a él lo conocen como ‘el nieto del cachondo’ porque su abuelo, que también se llamaba Agustín, era conocido por sus bromas. “Él y sus hermanos estaban todo el día liándola. El otro día me contaban que una vez se encontraron un bolso, le metieron mierda y lo dejaron en la plaza. Luego se fueron detrás de una ventana a ver cómo la gente cogía el bolso", relata divertido.

Me quedo embobado escuchando hablar a los abuelos. Sueltan cada perla...

Y es justo ahí, en la plaza del pueblo, donde Agustín Durán dice que encuentra la inspiración para sus vídeos. "Si tú te vas a cualquier pueblo de La Mancha, te sientas en un banco y pones la oreja tiesa, vas a escuchar a la gente decir cosas fantásticas. Y lo más divertido es que la gente hace reír sin querer, sólo con sus experiencias, con su forma de ser, de afrontar las cosas", asegura mientras explica que él es fan de escuchar hablar a los abuelos: "Me quedo embobado, tieso, porque sueltan cada perla con la que, sin ser conscientes, están haciendo reír".

"EN EL PUEBLO VEN LAS COSAS DE UNA FORMA DIFERENTE"

Quizá por eso los vídeos de Agustín Durán son también una reivindicación de la ruralidad, de lo sencillo. Y muchos de ellos están grabados en los olivares de su padre. "Si vas a un pueblo la gente ve las cosas desde un prisma diferente. Cuando alguien del pueblo, como mi abuela, ve esto del Mannequin Challenge, se queda mirando y dice: 'Pero bueno, si eso parece una oveja disecada", asegura. De hecho, sus mayores éxitos los ha conseguido riéndose de retos virales como el de las botellas, criticando la moda de los payasos asesinos y parodiando la cocina moderna.

Explica que justo esa es la esencia del llamado humor manchego, tan de moda con exponentes como José Mota, Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla o Goyo Jiménez. Agustín Durán reconoce que mucha gente le tilda de imitador de todos ellos y que eso le alegra porque para él son un referente y porque la gente sabe así de dónde es: "Lo raro sería que me dijeran que hablo como Los Morancos o como Eugenio". En cualquier caso, él se queda con lo que denomina "cómicos españoles antiguos" como Alfredo Landa, José Luis López Vázquez, Andrés Pajares o Fernando Esteso.

Mi intención ahora es seguir agarrado a las clases de piano como una garrapata a la oreja de un perro

Precisamente este año grabó la película Re-emigrantes junto a este último gracias a sus vídeos. Explica que uno de sus monólogos de Facebook llegó al director Óscar Parra de Carrizosa y lo llamó. Pero Agustín Durán no lanza las campanas al vuelo. Sabe que ese mundillo es como una montaña rusa, así que, de momento, no vive únicamente del humor. Los fines de semana hace actuaciones, también aparece en la radio y la tele de Castilla-La Mancha… pero sigue dando clases de piano todas las tardes.

Quizá las cosas cambien pronto porque, a raíz del éxito de sus vídeos, una productora le ha contratado y va a comenzar un gira. Será el momento de decidir. "Pero mi intención ahora es seguir agarrado a las clases de piano como una garrapata a la oreja de un perro porque los monólogos pueden ir muy bien y luego muy mal", subraya. El humor no siempre es suficiente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El otro debate a cuatro de José Mota se hace viral

- Polémica en Francia con este vídeo del humorista Rémi Gaillard

- Los chistes del humorista Conan O'Brien sobre 'The Huffington Post'

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

SOMOS LO QUE HACEMOS