INTERNACIONAL
30/12/2016 11:40 CET | Actualizado 02/01/2017 13:29 CET

Putin elude responder con sanciones a EEUU y en su lugar hace ESTO

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha corregido a su ministro de Exteriores y ha anunciado que, en contra de lo que se dijo en un principio, no expulsará a ningún diplomático estadounidense, pese a las medidas sancionadoras impuestas ayer por EEUU por la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales.

"No le vamos a crear problemas a los diplomáticos estadounidenses. No expulsaremos a nadie. No prohibiremos ni a sus familias, ni a sus hijos disfrutar de sus lugares habituales de descanso en las fiestas navideñas", aseguró Putin en una declaración difundida por el Kremlin.

En vez de recoger el guante y aceptar el duelo que le propuso anoche Obama, al expulsar a 35 funcionarios rusos, Putin puso la otra mejilla y optó por invitar a los hijos de los diplomáticos norteamericanos a la tradicional fiesta de Año Nuevo en el Kremlin.

"Reservándonos el derecho a medidas de respuesta, no nos rebajaremos al nivel de una diplomacia irresponsable y de 'andar por casa'", dijo el presidente ruso, cuando todos esperaban una andanada de contramedidas "recíprocas", como adelantó anoche el propio Kremlin.

Rusia había anunciado a primera hora de la mañana del viernes que respondería a EEUU con la misma vara de medir y que, si la administración Obama había decidido expulsar a 35 diplomáticos rusos del país, el gobierno de Putin haría lo propio con idéntica medida: echar a 35 diplomáticos estadounidenses.

Así lo anunció el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, en un comunicado. "La reciprocidad es ley diplomática en las relaciones internacionales", dijo el ministro, quien añadió que se declaraba "personas non gratas" a 31 funcionarios de la embajada estadounidense en Moscú y a otros cuatro del Consulado de EEUU en San Petersburgo.

CONFLICTO POR EL SUPUESTO ESPIONAJE

La decisión del Kremlin llega después de que el gobierno de Obama ordenara expulsar a 35 diplomáticos rusos por los ciberataques que los servicios secretos estadounidenses atribuyen a Rusia durante la campaña electoral en la que ganó Donald Trump.

El Departamento de Estado ha declarado personae non grata a esos 35 funcionarios de la Embajada rusa en Washington y el Consulado de ese país en San Francisco, a los que ha dado "72 horas para abandonar Estados Unidos".

Los diplomáticos "estaban actuando de una manera que no es coherente con su estatus diplomático o consular", ha explicado el Departamento de Estado en un comunicado. Barack Obama, que ha firmado una orden ejecutiva con las sanciones, ha señalado además que la expulsión de los diplomáticos rusos es sólo la primera de una batería de medidas a adoptar, algunas de las cuales son secretas.

Washington, además, ha sancionado a varias personas y organismos. En primer lugar al Departamento Central de Inteligencia ruso (servicio militar de inteligencia, GRU por su acrónimo en ruso) y al Servicio Federal de Seguridad (servicio de seguridad nacional, FSB, el heredero del antiguo KGB).

TE PUEDE INTERESAR

- Obama ordena la expulsión de 35 diplomáticos rusos por los ciberataques durante la campaña

- Estados Unidos acusa oficialmente a Rusia de ataques informáticos

#CuandoElDescansoEsUnSueño