POLÍTICA
16/05/2018 14:24 CEST | Actualizado 16/05/2018 14:26 CEST

Los Iglesias Montero se mudan al lado de Bescansa

Sus hijos irán al mismo colegio en La Navata.

Sergio Perez / Reuters

El pueblo de Galapagar, en la ladera de la sierra de Guadarrama, puede acabar convertido en un Aquí no hay quien viva o en un lugar de reconciliación si los niños de los Iglesias Montero y los de Bescansa logran que sus padres acaben yendo juntos a las fiestas de cumpleaños.

Sus hijos irán al mismo colegio en La Navata, que pertenece a Galapagar, un centro de enseñanza alternativa a través de proyectos. En la zona sólo hay un supermercado, una única farmacia y una única pizzería.

Tiene gracia que la pareja líder de Podemos haya elegido el mismo enclave para vivir que Carolina Bescansa, fundadora del partido, a la que han acusado de traidora por tener aspiraciones legítimas de optar a la secretaría general en un futuro.

Bescansa vive, con su hija y su hijo, en un piso de alquiler en una urbanización a tan solo 800 metros del chalet que se han comprado con una hipoteca Irene y Pablo. Precisamente, el niño ya ha estado en brazos de Iglesias. Quedará para la historia la foto en la que le sostenía en brazos y le hacía carantoñas en el escaño el primer día que pisaron el Congreso.

Otro motivo de reconciliación entre los viejos amigos y fundadores de Podemos será unir fuerzas contra el alcalde del PP de ese ayuntamiento, Daniel Pérez Muñoz, que tiene el mismo master de Cifuentes. Además de lograr mejorar la convivencia entre la población, entre la que se encuentran inmigrantes, hippies y votantes de derechas.

Juan Medina / Reuters