ECONOMÍA
19/07/2018 20:52 CEST | Actualizado 20/07/2018 18:50 CEST

Los repartidores de Glovo denuncian a la empresa por su condición de falsos autónomos

La empresa de reparto de comida a domicilio ya ha sido sancionada en Zaragoza.

Un trabajador de Glovo.
Glovo
Un trabajador de Glovo.

Los repartidores de Glovo han denunciado a su propia empresa ante la Inspección de Trabajo de Barcelona porque consideran que son falsos autónomos. La compañía tecnológica de reparto de comida a domicilio obliga a sus trabajadores a darse de alta como autónomos, en vez de contratarlos como trabajadores.

La denuncia la ha presentado el sindicato Intersindical Alternativa de Catalunya y el colectivo Riders x Derechos, asesorados por la cooperativa de abogados Colectivo Ronda. Lo han hecho una cincuentena de riders acompañados de sus famosas bicicletas con el portaequipajes amarillo.

Los repartidores esperan que la Inspección de Trabajo obligue a Glovo a darles de alta como trabajadores por cuenta ajena en el régimen general de la Seguridad Social. Así ha ocurrido recientemente con Deliveroo, una empresa rival, a la que la Inspección ha reclamado además el pago de 1,3 millones de euros en concepto de cuotas impagadas a la Seguridad Social.

La propia Glovo ya ha probado esta medicina en sus carnes. La Inspección de Trabajo en Zaragoza ha obligado a la empresa a pagar cerca de 380.000 euros al determinar que los 326 repartidores de Glovo en la capital aragonesa son falsos autónomos, según publicó El Periódico De Aragón.

"La pretensión de los repartidores de Glovo es que Inspección de Trabajo aprecie el carácter laboral y no mercantil que mantienen con la empresa", ha señalado la cooperativa de abogados en en un comunicado.

La denuncia se ha conocido apenas horas después de que Glovo anunciase el cierre de una operación de financiación. La empresa ha logrado 115 millones de euros y la entrada de socios importantes en su accionariado como la tecnológica Rakuten y el grupo de restauración AmRest Holdings, que gestiona en España marcas como KFC, La Tagliatella y Blue Frog.

Glovo confía en que la Inspección valide su modelo de negocio

La empresa ha reafirmado en un comunicado difundido a medios "su convencimiento de que la relación que que une a los repartidores se ajusta a la legalidad". La plataforma ha reiterado que su contrato otorga libertad a los colaboradores. "La voluntad de las partes reflejada en un contrato cuya característica más importante es la total flexibilidad del repartidor", ha señalado.

Glovo, en el comunicado, ha confiado en que la Inspección de Trabajo valide su modelo de negocio y se ha desvinculado de las demandas. "Creemos que los riders que se manifiestan no representan a la mayoría de las personas que colaboran con la plataforma, ya que actualmente en Barcelona hay aproximadamente 1.000 repartidores activos que colaboran con Glovo", ha señalado.

NOTICIA PATROCINADA