VIRALES
31/08/2018 18:29 CEST | Actualizado 31/08/2018 18:32 CEST

La insólita situación que vivió un cliente tras valorar con un 10 a la dependienta que le atendió

"Hay que joderse".

Un usuario de Twitter ha explicado en su cuenta la absurda e insólita situación que vivió tras adquirir un producto en una tienda y valorar, a través de una encuesta, el servicio recibido.

Según ha explicado @sketchproduce en un hilo que se ha hecho viral, hizo una compra durante la cual la vendedora "fue muy profesional" y les trató "genial". "Un gran conocimiento del producto y demás. Un diez".

Sólo hubo "una pequeña incidencia": "Faltaba un accesorio pero se nos suministró uno usado hasta que viniera el nuestro. La experiencia fue muy buena pero no perfecta. Eso sí, la vendedora, lo mejor".

Pero "lo flipante" llegó cuando le pidieron que rellenara una encuesta valorando el servicio. "Nos llaman diciendo que nos van a enviar una encuesta de satisfacción, y que es muy importante que respondamos a las dos primeras preguntas con un 10. Tardé varios días en contestar. Me pareció raro que me sugirieran lo del 10. Es una encuesta, contestaré lo que vea, pensé".

Valorando la experiencia, decidió contestar con un 8 a las dos primeras preguntas que "iban sobre el negocio", mientras que "en las siguientes preguntas", referidas "al trabajo de la vendedora", contestó "todo 10".

"Incluso escribí un texto sobre su labor y trato tan positivo que habíamos recibido. Uno de los motivos por los que nos decidimos a comprar allí", explica.

Entonces, llegó la sorpresa: "Al día siguiente recibo un whatsapp de la vendedora. "¿Qué ha pasado con la encuesta?" "Creo que me he portado bien con vosotros". "Me han echado un broncazo"", indicaba la vendedora.

Algo que hizo sentirse "muy mal" a nuestro protagonista. "Creía que sería positivo para ella. Y aunque me he dejado un pastón y yo soy el cliente, sentía el peso de la culpabilidad. Fui allí para recoger unos papeles".

"8/10 ¿Suspenso? ¿Pero qué mierda es esta?", se pregunta este usuario, quien termina su hilo con la siguiente reflexión: "Los likes y las caritas han llegado al comercio. No representan la experiencia de usuario, estamos hablando de personas que se juegan el puesto de trabajo porque ese día estás gilipollas. O simplemente para ti un 7 es una notaza y un 10 es la excelencia divina. En serio, nos hemos vuelto idiotas. En El Corte Inglés igual. Delante del que te vende los pantalones, le cascas una cara que no es la máxima nota y ya le has jodido la tarde".

PULEVA PARA EL HUFFPOST