TENDENCIAS
11/09/2018 18:07 CEST | Actualizado 11/09/2018 18:07 CEST

Esta madre explica por qué tendrías que tener cuidado al besar a los recién nacidos

Un gesto muy inocente que puede jugarle una mala pasada.

Getty Images

El inocente gesto de darle un beso a un bebé puede jugarle una mala pasada. O al menos, en algunos casos. Lucy Kendall, una madre británica con un bebé de un mes, ha querido concienciar del cuidado que hay que tener al besar a un recién nacido.

Tal y como cuenta en su perfil de Facebook, su hijo Oliver estuvo ingresado 21 días con oxígeno y conectado a una sonda para alimentarse porque la persona que le besó tenía un herpes labial.

"Oliver Jaz Miller nació el 3 de agosto y cuando tenía 11 días dejó de beber leche durante la noche y empezó a tener fiebre. Al día siguiente mi pareja y yo le llevamos al hospital y allí le ingresaron con oxígeno, una sonda para que se alimentase y numerosas vías", comienza contando en su publicación en la que añade fotografías de cómo estaba el pequeño en el hospital.

"Después de ocho días luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos, el doctor dijo que Oliver tenía un herpes neonatal. Como os podéis imaginar mi pareja y yo nos quedamos en shock y no comprendíamos lo que quería decir. Él nos explicó que el virus del herpes simple puede contagiarse en un recién nacido si una persona con un herpes labial le da un beso o toca al pequeño después de tener contacto con la infección", detalla.

Kendall escribe en su post que, según le contó el doctor, los herpes labiales son más contagiosos cuando emergen en la piel, pero siguen siéndolo hasta que se curan del todo.

La historia de Oliver acabó bien y el pequeño se fue a casa después de 21 días en el hospital, aunque tendrá que volver para revisiones periódicas y tomar un tratamiento de antibióticos durante seis meses. "Somos unos afortunados. Solo una horas después podríamos leer esto de una forma totalmente diferente. Mantén a tus recién nacidos a salvo", concluye la británica.

Sus palabras harán que tengas más cuidado al besar a un recién nacido, pero tampoco hay que ser alarmistas. Eso sí, si tienes un herpes piénsatelo dos veces.

ESPACIO ECO