TENDENCIAS
26/11/2018 11:58 CET | Actualizado 26/11/2018 12:00 CET

La historia de terror de esta estudiante en un piso compartido

"Descubrí que una de mis compañeras de piso tenía escondida a una persona viviendo en su habitación".

Los pisos compartidos son una fuente inagotable de historias extrañas y esperpénticas, más aún si en ellos residen jóvenes universitarios.

María Castillo es una estudiante de Ingeniería Aeroespacial que acaba de contar su experiencia en un hilo de Twitter que se ha vuelto viral con más de 4.700 me gusta.

Según cuenta, la estudiante descubrió que una de sus compañeras de piso —en total vivían tres chicas—tuvo "escondida a una persona viviendo a su habitación durante más de seis meses" sin que las otras se diesen cuenta.

Aunque la historia parece sacada de una novela de terror, ella afirma que es real y por los comentarios que han dejado otros usuarios en la publicación, ha habido más gente que ha convivido con la compañera en cuestión.

"El año pasado fue mi primer año en la Universidad, y por un montón de malas decisiones y casualidades, acabé estudiando Ingeniería Aeroespacial en Sevilla. Tuve que buscar piso deprisa y corriendo, y acabé viviendo con una francesa de 30 años y una jerezana de mi edad. Con la de Jerez todo muy bien, pero la francesa, llamémosla Diana, era un poco rara", así comienza su relato.

Aquí puedes leer un fragmento de su historia, si quieres la versión completa, la encontrarás en este enlace. puedes hacerlo en este enlace.

La estudiante cuenta que al volver a casa después de la excursión a Granada de la que habla, se encontró con la puerta de su casa cerrada con un cerrojo de cadena, de esos con los que solo puedes abrir un poco la puerta: "Empecé a tocar el timbre y a llamar a Diana (la otra se había ido a Jerez). Llevaba ya cinco minuticos en la puerta y me estaba impacientando".

Entonces, alguien la empujó desde dentro hasta que se cerró del todo y no la volvió a abrir.

Tuvo que amenazar a su compañera con llamar a la Policía si no le abría la puerta y entonces,

Después de amenazar a su compañera con llamar a la Policía si no le abría la puerta, "tardó 10 segundos en abrir y volver a la habitación corriendo. No me dio tiempo ni a verla". María estaba convencida de que quien había abierto no era su compañera.

La estudiante llamó a sus amigos porque le dio miedo pensar que estaba sola en casa con una persona desconocida ("había alguien en mi piso y no sabía quién coño era"). Un amigo acudió en su ayuda para desenmascarar al okupa.

Cuando llegó y María le enseñó las fotos de su compañera de piso, su amigo se dio cuenta de que había visto a esa chica en la calle momentos antes. Al poco tiempo, entró en casa desde la calle: "Me quedé en shock".

Aquella noche, la estudiante se fue a dormir a casa del amigo. Llamó a la casera y prometió que al día siguiente iría al piso para solucionarlo. Fue entonces cuando la compañera confesó que la persona que había en la habitación era su hermana, pero aseguró que solo había ido a verla ese fin de semana y que como no conocía a la otra chica, se asustó y por eso no abrió la puerta.

A los pocos días decidió irse del piso.

La historia de María ha generado muchísima curiosidad en la gente y ella ha dado muchos más detalles de "la investigación". Tanto que otra usuaria ha identificado a la compañera y asegura que también compartió piso con ella.

ESPACIO ECO