TENDENCIAS
06/03/2019 08:09 CET | Actualizado 06/03/2019 08:18 CET

La palabra que jamás deberías usar en los chats del trabajo

No es que sea descortés, pero la longitud de la respuesta tiene su importancia.

Adan Perez / EyeEm via Getty Images

Ok es una palabra muy básica para indicar que estás de acuerdo con algo, pero cuando se utiliza en los chats de trabajo, como Slack, Google Chat o correo electrónico, quizás estés transmitiendo una sensación de negatividad o incluso agresiva.

En la mente de un empleado con ansiedad, un ok por escrito puede significar hostilidad o una mala crítica. Cuando un superior te contesta con solo un ok a una petición, puede resultar una palabra arisca y preocupar al receptor, hacerle pensar que el emisor está enfadado. ¿Por qué no suena bien utilizar solamente ok o cualquiera de sus variantes en internet?

La experta Gretchen McCulloch tiene una posible solución.

Más palabras suelen ser sinónimo de más amabilidad

McCulloch, lingüista de internet y autora del libro Because Internet, explica que la palabra ok no es descortés, pero que la longitud de la respuesta tiene su importancia.

"Las respuestas cortas tienden a sonar más mordaces y las largas, más educadas", explica McCulloch. Es decir, un ok puede sonar como una respuesta rápida para despachar al receptor.

Quizás sea el motivo subconsciente por el que muchas personas acompañan sus ok con otras expresiones positivas, como "Ok, genial" u "Ok, me parece bien" para dejar claro que van en son de paz. Esas palabras extra marcan la diferencia.

"Al tener más palabras parece que le has dedicado un esfuerzo extra y es ese esfuerzo extra el que hace que suene más educado", sostiene McCulloch. "Estos detalles sutiles son a menudo el material del que están hechas las impresiones sociales".

Utiliza 'ok ok' o una exclamación para suavizar las respuestas

McCulloch recuerda que hay varias formas sutiles de dar pistas sobre tus buenas intenciones e imprimir un tono alegre a las conversaciones.

"Ok ok" es un ejemplo. Al poner dos ok, estamos sacando partido de una reduplicación, que consiste en repetir una palabra para conferirle un valor añadido.

"Lo suaviza", opina McCulloch.

En la comunicación cara a cara, se usan gestos y expresiones faciales para transmitir la buena intención del ok. En internet, podemos recurrir al ok ok o al ¡ok! para añadirle algo de entusiasmo al ok a secas.

"Las exclamaciones expresan ese tono alegre o de sonrisa amable", compara McCulloch.

Piensas menos en estas cosas si eres jefe o una persona mayor

Esta es una dura realidad para los empleados que se esfuerzan por encontrar la mejor forma de redactar un mensaje para un superior: los jefes no tienen que preocuparse tanto por esto. "En general, las personas son más amables con quienes tienen más poder, algo que también se cumple en internet. Tu jefe no pasa tanto tiempo psicoanalizándote porque no tiene por qué hacerlo", sostiene.

Aun así, importa quién te mande el ok. "Ese mismo mensaje procedente de un superior en vez de venir de un compañero de trabajo puede sonar más brusco simplemente porque sabes que hay un desequilibrio de poder", argumenta McCulloch.

La impresión que te dé un ok también depende de la época en que te criaste.

"Creo que hay una brecha generacional en cuanto al tono de la comunicación por internet. Desde las exclamaciones hasta el uso de mayúsculas pasando por la elección de palabras... todas estas pistas sutiles pueden marcar el tono en una conversación escrita", reflexiona McCulloch.

La experta señala que las personas mayores tienden a inferir menos el tono del mensaje de un chat que las personas jóvenes. Por ejemplo, así como un joven puede considerar inquietante leer puntos al final de las frases de un chat, a una persona mayor le sorprende más que alguien trate de encontrarle significado a sus puntos.

Todo el mundo puede mejorar en el uso de los 'ok'

McCulloch sugiere que empieces a utilizar los ok en función de tus experiencias: "Por lo general, en mis chats trato de imitar el estilo de la otra persona. Si veo que la otra persona dice cosas como 'ok, guay', veo que puedo escribir cosas de ese estilo".

Antes de marearte pensando en si un ok será percibido como un mensaje pasivo-agresivo, ponte a pensar en tus conversaciones con esa persona. ¿Utiliza esa clase de mensajes?

"Si alguien tiene por costumbre hacerlo así, probablemente sea porque lo ve normal", indica McCulloch.

Para estresarte menos al comunicarte por chat con tus compañeros de trabajo, también tienes que ser consciente de lo que puedes controlar. Consuélate pensando que no tienes por qué leer la mente a tus compañeros. En vez de pensar lo peor cuando alguien te responde ok, toma un poco de distancia y concédele el beneficio de la duda sobre el motivo por el que te ha respondido eso. Así también te ahorras tiempo: durante esos minutos que pasas redactando párrafos llenos de atenuantes y calificativos positivos podrías estar haciendo tu trabajo.

"Si no te están mandando a paseo ni te están diciendo que eres una terrible persona y tu duda es saber qué significa ese punto, tal vez puedas preguntar si hay algún problema o prolongar un poco más el beneficio de la duda", recomienda McCulloch.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido y adaptado del inglés por Daniel Templeman Sauco.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'