Paul Ryding for HuffPost
INTERNACIONAL
12/10/2019 19:11 CEST | Actualizado 12/10/2019 20:01 CEST

Tras el asesinato de Khashoggi, el mundo debería haber dado la espalda a Arabia Saudí. Estos 7 hombres lo evitaron

Desde el periodista que se pasó al 'lobby' hasta el escritor evangélico: conoce a los que quieren preservar la imagen del reino tras el cruel asesinato.

Hace poco más de un año, agentes del Gobierno de Arabia Saudí asesinaron al periodista de The Washington Post Jamal Khashoggi, lo trocearon con una sierra de huesos y dejaron sus restos en paradero aún desconocido. Su líder, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, acogerá pronto a algunas de las personas más ricas y poderosas del mundo para hablar de lo genial que es su país en un foro de inversiones saudí conocido como el Davos del Desierto. Todavía tiene el apoyo del presidente estadounidense, Donald Trump, aunque la investigación de la CIA concluyó que probablemente ordenara el asesinato del periodista.

Pese al clamor internacional, la justicia se ha demorado, por decirlo de forma sutil, en el caso de Khashoggi. “Apenas ha habido avances hasta ahora, pero no tiene por qué seguir siendo así”, declaró la entonces prometida de Khashoggi, Hatice Cengiz, en The Washington Post a finales de septiembre. “Todavía tengo la esperanza de que Estados Unidos decida defender lo correcto. Hasta entonces, seguiré buscando justicia para Jamal, y espero que la gente y los gobiernos del resto del mundo me ayuden en esta búsqueda”.

Arabia Saudí y su líder a todos los efectos, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán (o MBS), han utilizado ese tiempo para reforzar su imagen internacional. El apoyo de altas autoridades como Trump ha ayudado.

Sin embargo, han sido otros apoyos menos mediáticos los que más han influido. Apoyos de personas como las que van a aparecer a continuación, “los Siete Sauditas”, a quienes Cengiz y las organizaciones pro derechos humanos tendrán que enfrentarse si quieren mantener las esperanzas de que se haga justicia. El asesinato de Khashoggi “va más allá de la religión, el idioma o la geografía”, escribió Cengiz. “Es una cuestión de humanidad”.

Estas son las personas que han hecho posible que Arabia Saudí siga manteniendo una consideración relativamente positiva entre la comunidad internacional y no haya sufrido su rechazo pese a haber asesinado brutalmente dentro de las fronteras de otro país a un ciudadano que buscaba asilo.

Brad Klapper, cabeza visible del grupo de presión Qorvis

El 18 de abril de 2018, Brad Klapper puso fin a una carrera de más de 10 años en el mundo del periodismo y pasó a trabajar para el Gobierno de Arabia Saudí.

Klapper dejó su trabajo como editor de seguridad nacional en The Associated Press para convertirse en el vicepresidente de relaciones con los medios de comunicación en la empresa de lobby Qorvis, cuyos servicios contrató Arabia Saudí después de que 15 de sus ciudadanos colaboraran en el asesinato de más de 3000 personas el 11 de septiembre de 2001. En cuestión de meses, Klapper ya estaba ayudando a los saudíes a enfrentarse a su mayor crisis de relaciones públicas después del 11-S: el asesinato del periodista Khashoggi.

Qorvis probablemente sea el núcleo más importante de la red de influencias de Arabia Saudí en Estados Unidos. La empresa defendió a Arabia Saudí incluso después de que otras empresas similares declararan, sobre todo tras el asesinato de Khashoggi, que no representarían a ese país, y ha sido recompensada por ello. Qorvis ganó casi 19 millones de dólares (17 millones de euros) del Gobierno saudí durante los seis meses siguientes al asesinato, una cifra que, según el experto en grupos de presión Ben Freeman, del Centro de Política Internacional, es más de la mitad de lo que Arabia Saudí paga normalmente a sus representantes a lo largo del año. Qorvis también consiguió tres contratos vinculados al dinero del Gobierno saudí en la primavera de 2019.

En unos momentos tan complicados para la empresa y sus clientes, Klapper es un activo valioso y excepcional: es una persona con influencia sobre periodistas, legisladores y altos funcionarios a los que ha conocido en su larga trayectoria y que le permite recibir un trato diferente del que recibirían otros portavoces saudíes. Al fin y al cabo, estuvo 13 años trabajando en el medio que desveló que los saudíes (y Qorvis) estaban realizando pagos secretos a veteranos de Estados Unidos para que se opusieran a un proyecto de ley apoyado por las familias de las víctimas del 11-S.

“Arabia Saudí ha reunido a personas que han pasado por todas las puertas giratorias del poder en Washington. Tener a gente así a sueldo abre muchas puertas que de otro modo estarían cerradas para ellos, y les puede ayudar a superar la reputación tóxica que creo que tienen ahora”, explica Freeman. 

Los cargos electos que deseen ocupar un puesto como el de Klapper deben esperar un año desde el momento en el que dejan el cargo antes de poder formar parte de un grupo de presión hacia sus excompañeros, un periodo durante el cual la relación se ajuste a su nueva normalidad. No existen restricciones similares para la prensa, aunque los dilemas éticos de los periodistas que abandonan el gremio son evidentes, sobre todo cuando pasan a trabajar para un cliente acusado de orquestar el asesinato de otro periodista del Washington Post.

“Si eres periodista y trabajas para un medio con buena reputación, haciendo un trabajo objetivo y de repente pasas a trabajar para una dictadura extranjera haciendo un trabajo nada objetivo, creo que merece la pena un periodo de reflexión para que la gente sepa lo que estás haciendo: estás trabajando para sacar adelante la agenda saudí”, sostiene Freeman.

Klapper y Qorvis no han querido hacer declaraciones al HuffPost.

John Flint, el banquero de HSBC

La historia que el príncipe heredero de Arabia Saudí quiere que el mundo conozca sobre su país no tiene nada que ver con los derechos humanos o los periodistas. Lo que quiere, y probablemente piense que está logrando, es convencer al mundo de que su economía cada vez depende menos del petróleo y que, por tanto, está bien preparada para el futuro. La intención es atraer inversiones de las personas más ricas del mundo y dependen en gran medida de las instituciones en las que confían. El banco británico HSBC es su mayor apoyo financiero, y en el centro de este apoyo ha estado durante el último año John Flint.

“HSBC se ha convertido probablemente en el banco más importante de Arabia Saudí en su intento de pasar página tras el asesinato del señor Khashoggi”, escribió el Wall Street Journal en abril. La noticia destacaba que este banco se ha convertido en el mayor inversor extranjero en servicios financieros y que algunos de sus exempleados ocupan ahora cargos importantes en el Gobierno saudí.

Entiendo la conmoción en torno a esta historia, pero es muy difícil plantearnos poner fin a nuestra relación con Arabia SaudíJohn Flint
 

Flint era el director ejecutivo de HSBC hasta el pasado mes de agosto. Siguió el ejemplo de otros banqueros destacados al ausentarse de una conferencia en Arabia Saudí poco después del asesinato de Khashoggi, pero dejó claro que no quería que terminara su relación. “Entiendo la conmoción en torno a esta historia, pero es muy difícil plantearnos poner fin a nuestra relación con Arabia Saudí, dada su importancia en los mercados energéticos globales”, declaró Flint semanas después del asesinato. Volvió a Arabia Saudí en abril y elogió públicamente la política financiera del país.

Mantener de su parte a HSBC y a otros bancos prestigiosos, como Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Citigroup, ayuda a MBS a defender su postura de que todo está en orden y que ni su país ni su economía van a descarrilar por un incómodo asesinato. Los beneficios de esta relación fluyen en ambas direcciones, ya que esas empresas se garantizan un buen lugar para competir por los potenciales cientos de millones de dólares que habrá en juego cuando el Gobierno saudí privatice una parte de la petrolera pública nacional Aramco.

Así pues, la relación continúa con altos cargos como Flint, un baluarte fundamental contra las campañas para aislar al país a causa de sus atrocidades.

“Nuestra participación plasma 70 años de presencia en Arabia Saudí”, escribe al HuffPost Rob Sherman, portavoz de HSBC, por correo electrónico. “Gracias a nuestras acciones en el Saudi British Bank y la colaboración de HSBC en Arabia Saudí, somos el mayor banco internacional y contamos con más de 4000 empleados para apoyar a nuestros clientes a medida que el país pone en marcha sus reformas económicas y su agenda de desarrollo social”.

Flint tampoco quiso hacer declaraciones para el HuffPost.

Joel Rosenberg, el escritor evangélico

El 10 de septiembre, MBS se reunió con una delegación cristiana evangélica de 9 personas entre las que estaban Johnnie Moore, consejero asesor evangélico de Trump y miembro de la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional; el ejecutivo de medios Wayne Pederson, cristiano, y John Kenneth Blackwell, un antiguo candidato republicano a gobernante. Anteriormente ya se había reunido con un grupo similar. Gran parte del crédito se lo llevó Joel Rosenberg, un prolífico escritor cuya audiencia principal son cristianos y que dirige una organización sin ánimo de lucro en Israel llamada Joshua Fund.

En un comunicado de prensa, Rosenberg señaló que el grupo se quedó “estupefacto” al oír que solo dos representantes estadounidenses habían visitado el país en el último año y defendió a MBS: “Aunque la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudí afronta algunas dificultades, insistimos en la necesidad de que acudan más congresistas aquí para que vean todas las reformas radicales y positivas que está llevando a cabo la Corona y le pregunten directamente a él en vez de criticarle desde Washington”, señaló.

Ni una sola palabra de Khashoggi. Tampoco sobre la brutal campaña militar en Yemen.

A. LARRY ROSS
El escritor cristiano evangélico Joel Rosenberg (izquierda) y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, el 10 de septiembre de 2019.

Aliados a priori poco probables como Rosenberg se han convertido en clave para que MBS defienda su imagen como gran reformista de Arabia Saudí. El príncipe ha establecido como prioridad suavizar la interpretación rígida del islam que ha realizado su país durante décadas y que observadores internacionales han vinculado al terrorismo, y ha sugerido que es tolerante con todas las religiones. Se trata de cambios que se alinean con un interés geoestratégico en fortalecer sus lazos con Estados Unidos y en cortejar a Israel en su disputa con Irán.

“Arabia Saudí tiene nuestro teléfono, así como [el Gobierno de] Estados Unidos, y saben que la comunidad evangélica tiene una gran importancia política, es coherente y muy importante para la Administración actual y para el Partido Republicano desde los años 80”, comentó Annelle Sheline, miembro del Baker Institute de la Universidad Rice (Texas, Estados Unidos) que analiza el tratamiento que dan las monarquías árabes a la religión.

Para MBS, que quiere limpiar la imagen de Arabia Saudí en el mundo por motivos que incluyen superar la dependencia del petróleo, testimonios como el de Rosenberg y los de su red son parte de una larga apuesta. Sabe que no va a conseguir una oleada de entusiasmo por parte de los evangélicos, sobre todo teniendo en cuenta que el modo en que MBS habla de la necesidad de suavizar la práctica del islam se puede interpretar como una justificación de las sospechas estadounidenses de que muchos musulmanes están a un paso de la radicalización. No obstante, sí que está logrando erigir un nuevo escudo contra las críticas internacionales.

“Hasta que MBS tomó el cargo, entre los políticos saudíes pensaban que su público principal eran los musulmanes del resto del mundo, de ahí la importancia de mantener la imagen de Arabia Saudí como la sociedad islámica perfecta, pero a MBS eso le preocupa mucho menos”, apunta Sheline. Y, en esa línea de argumentación, comenta: “Bin Salmán es consciente de las limitaciones económicas que afronta el reino. Aunque Arabia Saudí ha buscado tener cierto poder religioso sobre otros musulmanes, MBS sabe que eso no va a pagar las facturas”.

Al tiempo que defiende la libertad religiosa, el Gobierno de Ben Salmán sigue maltratando a sus ciudadanos chiítas
 

Las pruebas de ese cambio no solo son las fotos de sus nuevas reuniones; también se manifiestan en decisiones políticas como haber arrestado a decenas de clérigos y dejado claro que el sufrimiento de Palestina está muy al final de la lista de prioridades de MBS.

Su hipocresía tampoco es difícil de encontrar: al mismo tiempo que defiende la libertad religiosa, su Gobierno sigue maltratando a la importante minoría de sus ciudadanos que siguen la rama chiíta del islam (sobre todo porque los consideran agentes iraníes, donde los chiítas son mayoría), colaborando con  fundamentalistas que afirman librar la guerra en nombre de Alá en Yemen y criminalizando cualquier práctica pública de otra religión que no sea el islam.

Pero la gente lo compra.

Larry Ross, que acompañó a Rosenberg en ese viaje, contó al Huffpost que todos los del grupo eran “embajadores de la reconciliación en nombre de Jesús” y que le hicieron a MBS “preguntas duras y directas”, empezando con el asunto de Khashoggi, y el príncipe les puso al día con el estado de la investigación saudí.

“Como consecuencia de lo que escuchamos y observamos, nuestra delegación se marchó comprendiendo mejor cómo rezar por el príncipe heredero, su majestad, el rey y su nación en estos momentos críticos”, escribió Ross en un correo posterior. “Eso incluye tener la sabiduría y el coraje para tomar las decisiones complicadas que hacen falta para proteger la seguridad de los ciudadanos saudíes y del resto de habitantes del reino, sobre todo a raíz de los terribles ataques con drones que sufrieron varias instalaciones petroleras dos días después de que nuestra delegación llegara a Yida para volver a casa”.

El gobierno saudí no les pagó el viaje, según dijo.

Mohamed Khalid Alyahya, editor jefe de ‘Al Arabiya English’, el manipulador

La cobertura que hacen los medios sobre Arabia Saudí es una obsesión desde hace mucho tiempo para MBS. Es algo que intentó controlar en su infame depuración de las élites saudíes en el hotel Ritz Carlton de Riad. También fue el problema que su antigua mano derecha, Saud al-Qahtani, acusado por los propios fiscales del reino de orquestar el asesinato de Khashoggi, pasó gran parte de su vida tratando de controlar. Así pues, el líder saudí ha buscado acabar con las críticas internacionales intentando que el mundo solo vea su versión de los hechos y sus argumentos para olvidar a Khashoggi y evitar el castigo.

Aunque los grupos de presión y los socios comerciales son fundamentales para la estrategia global de los saudíes, quizás sea aún más importante transmitir los mensajes adecuados dentro de sus fronteras y a los vecinos más inmediatos, donde el asesinato de uno de los periodistas árabes más famosos causó un gran revuelo. El agente principal es el canal público nacional Al Arabiya, según explica al HuffPost Adam Coogle, del Observatorio de Derechos Humanos, en un correo. Esa misión se hizo con un rostro poderoso meses antes del asesinato de Khashoggi: Mohamed Khalid Alyahya, una autoridad saudí que trabajó en laboratorios de ideas de Washington y que se ha convertido hace poco en el editor jefe de Al Arabiya English.

Bajo el mando de Alyahya y sus colegas, Al Arabiya está siguiendo el ejemplo de MBS de redefinir y reafirmar la identidad saudí movilizando a sus ciudadanos y simpatizantes para que piensen que el incidente de Khashoggi no es una ocasión para desafiar a la tiranía, sino el momento de defender el régimen. Eso incluye promocionar la investigación saudí del asesinato ―que un experto de Naciones Unidas ha calificado de insuficiente― y darle publicidad a material como las declaraciones que hizo recientemente el hijo de Khashoggi expresando su lealtad a MBS. También incluye enfrentamientos públicos a periodistas que manifiestan su escepticismo por la versión saudí, como cuando Alyahya sugirió que el periodista del New York Times Farnaz Fassihi le dedicaba un trato demasiado indulgente a su rival en la región, Irán.

“La estrategia de propaganda regional posterior al asesinato de Khashoggi, en mi opinión, no ha consistido en lavar la imagen de Arabia Saudí, sino en retratar todas las críticas negativas de la prensa como una conspiración contra Arabia Saudí y en victimizar a los saudíes como objetivo injusto de los ataques de Occidente”, escribió Coogle. “Todo ello forma parte de su querencia por el nacionalismo”.

Alyahya no ha querido hacer declaraciones al HuffPost. 

Horacio Rozanski, presidente y director ejecutivo de Booz Allen Hamilton, el asesor

El discurso de MBS sobre redefinir la economía saudí es un canto de sirena para la bandada de grandes empresas que aseguran ser expertas en esa clase de transformaciones ambiciosas. Las asesorías se han hecho con un poder sin precedentes en Arabia Saudí desde que el príncipe heredero asumió el mando. La más ignorada de todas esas asesorías es la más importante de Washington: Booz Allen Hamilton, una multinacional que es uno de los mayores contratistas del Gobierno estadounidense y parte esencial de su seguridad nacional.

Aunque la consultoría McKinsey & Company ha sufrido numerosas críticas por asesorar y ayudar a poner en marcha las políticas económicas del príncipe heredero, Booz Allen, bajo el mando de su director, Horacio Rozanski, ha proporcionado información clave para algunas de las medidas más agresivas de la agenda de MBS sin hacer mucho ruido. Eso incluye mantener correspondencia con decenas de veteranos de guerra estadounidenses asentados en la región, según The New York Times, adiestrar en conocimientos cibernéticos a saudíes para lo que algunos expertos creen que podrían ser ataques cibernéticos y asesorar a Arabia Saudí sobre qué ayudas humanitarias ofrecer a Yemen, algo que los grupos de asistencia consideran que está pensado para justificar su continuo bombardeo del país.

Esta relación continuó tras el asesinato de Khashoggi, lo que no hizo sino fortalecer la versión de normalidad que le interesa a MBS.

“Debido a las acciones recientes de Arabia Saudí, las continuas relaciones comerciales de sus empresas con este Gobierno parecen ser incompatibles no solo con los valores estadounidenses, sino también con los principios de sus propias empresas”, escribió la senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, a los dirigentes de Booz Allen, McKinsey y Boston Consulting Group el mes siguiente al asesinato. También solicitó que desvelaran más información sobre qué tipo de trabajo estaban desempeñando en Arabia Saudí.

Las asesorías y las organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan con los saudíes se han vuelto expertas en compartimentalizar su trabajo y en evitar remordimientos al hacer énfasis en que no son ellas quienes toman la decisión final, según afirma por correo Calvert Jones, catedrática de la Universidad de Maryland que ha analizado el negocio de las asesorías en dicha región.

A menudo consideran que los perjuicios de esas relaciones no son tan grandes como los beneficios, incluso después de incidentes como el asesinato de Khashoggi.

“No veo que los costes éticos y de relaciones públicas les parezcan tan importantes en comparación con la relación estratégica” que se ha mantendido entre Arabia Saudí y Occidente, añade.

“Hemos trabajado con Arabia Saudí y el resto de la región durante décadas conforme a la política exterior de Estados Unidos”, señaló un portavoz de Booz Allen en un correo al HuffPost. “Gran parte de ese trabajo lo hemos realizado bajo contrato con el Gobierno de Estados Unidos, defendiendo los intereses de nuestro país. Al igual que muchas otras empresas estadounidenses, también hemos trabajado directamente con Arabia Saudí en diversos proyectos de transformación y modernización para alcanzar una mayor estabilidad en la región y promover el crecimiento de una sociedad más brillante, formada y empoderada. En nuestro último informe financiero trimestral informamos de que nuestros negocios internacionales suponen aproximadamente el 3% de nuestros ingresos, y solo una pequeña parte de eso procede de Oriente Medio. Rechazaremos todo trabajo y a todo cliente cuyos valores sean incompatibles con los nuestros”, expuso.

Este portavoz no respondió a nuestra pregunta de si la empresa había contestado a la carta de la senadora Warren.

Xi Jinping, presidente de China, el aliado

Menos de seis meses después del asesinato de Khashoggi, MBS desempeñó el papel de estadista internacional viajando a Pakistán, India y, por último, China. Era una señal de que todavía tiene aliados, pero ninguno tan importante como el presidente Xi Jinping. Al brindarle una cálida y muy pública bienvenida en China, el príncipe heredero desató la preocupación entre los altos funcionarios estadounidenses, que temen que aliados como Arabia Saudí unan fuerzas con históricos rivales como China y Rusia. Al mismo tiempo, les aseguró a sus socios del mundo empresarial que soportaría la presión de Occidente si se producía y les recordó que es China (y no Estados Unidos) la mayor fuente de ingresos de Arabia Saudí.

REUTERS
El príncipe heredero de Arabia Saudi Mohamed bin Salmán (a la derecha del todo) se reúne con el presidente chino Xi Jinping (izquierda del todo) en el Gran Salón del Pueblo el 22 de febrero de 2019 en Pekín.

“El viaje a Asia le dio a MBS una nueva imagen que demuestra que hay grandes potencias dispuestas a hacer negocios con él en vez de considerarlo un paria”, declaró a The Diplomat James Dorsey, profesor emérito de la Universidad Tecnológica de Nanyang (Singapur).

Tal vez por la importancia de ese mensaje entre tantas críticas internacionales que piden castigarlo como violador en serie de los derechos humanos, el príncipe le devolvió el favor haciéndole un gran regalo: su absoluta aprobación por la tiranía de China.

“China tiene derecho a luchar contra el terrorismo y el extremismo por su propia seguridad nacional”, afirmó MBS, en la televisión china. Con eso se refiere a los casi 2 millones de ciudadanos chinos que mantiene el Gobierno en campos de concentración por haber cometido el crimen de nacer en familias musulmanas. Eso supone un gran regalo por parte del hombre que va a heredar uno de los trabajos más importantes del mundo musulmán: el puesto de Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas.

China es el modelo que sigue Arabia Saudí para su crecimiento económico: liberalización económica y represión domésticaProfesor James Dorsey
 

Esa molesta alianza tiene una misma base ideológica simple: ni MBS ni Xi Jinping tienen mucho interés en percibir a los seres humanos corrientes, ya sean sus ciudadanos o los de otros países, como merecedores de los derechos humanos más básicos. Ambos coinciden en reforzar su convicción mutua de que los gobiernos están en su derecho de hacer lo que quieran y cuando lo deseen con sus súbditos, ya sean miembros de la familia real o minorías étnicas y religiosas. Y mucho mejor si saben envolverlo en un lenguaje aceptado de forma internacional para legitimizar toda clase de violencia e injusticia que hayan cometido en las últimas dos décadas. 

“China es el modelo que sigue Arabia Saud´ para su crecimiento económico: liberalización económica y represión doméstica”, sostiene Dorsey.

La embajada de China en Washington no quiso hacer declaraciones para el HuffPost.

Mitch McConnell, senador por Kentucky

La guerra de Yemen ya había suscitado quejas en el Congreso estadounidense antes del asesinato de Khashoggi. Las críticas firmes de numerosos demócratas y algunos republicanos contra los reiterados crímenes de guerra que comete Arabia Saudí con el apoyo de Estados Unidos demostraron que se necesitaba un replanteamiento. A finales del año pasado, surgió un doble contratiempo para los defensores de los saudíes en el Capitolio: el impactante y cruel trato a Khashoggi, y el giro en el control de la Cámara. De repente, los demócratas, que se habían opuesto unánimemente a la continua asistencia de EEUU en Yemen y habían empezado a interesarse en otros castigos para Riad, pudieron sacar adelante sus planes.  

El obstáculo era, y sigue siendo, el Senado, controlado por los republicanos. Allí, el líder de la mayoría en la Cámara alta, Mitch McConnell, siempre ha tenido vínculos de amistad con el reino y ha seguido una línea dura con su némesis, Irán. Además, tiene la consideración añadida de Trump, que ha expresado claramente que no está interesado en rebajar las relaciones de EEUU con Mohamed bin Salmán ni en revisar una legislación que puede (como ha sido el caso cuatro veces) obligarle a emitir vergonzantes vetos en nombre de un impopular país extranjero.

McConnell ha cedido a las presiones sobre algunas leyes relacionadas con el tema saudí (justo cuando el Gobierno de Trump cedió, hasta cierto punto, ante las preocupaciones sobre Khashoggi imponiendo sanciones de derechos humanos a un pequeño grupo de saudís). Pero actualmente él y sus lugartenientes de relaciones exteriores en el Senado y el Comité del Senado sobre las Fuerzas Armadas, Jim Risch y Jim Inhofe, obstaculizan los planes de presionar a MBS reduciendo el respaldo militar y obligando a una mayor transparencia en las penas por el asesinato del escritor.

“En el Senado estadounidense hay un trío de tiranos en lo que se refiere a la responsabilidad por el asesinato de Jamal Khashoggi y a la desastrosa guerra en Yemen”, explica al HuffPost Kate Kizer, directora de política en el grupo de paz Win Without War. “Los senadores McConnell, Inhofe y Risch han hecho todo lo posible por defender el patrón saudí de Trump… Teniendo en cuenta que la rebeldía de Trump es más descarada cada día, estos tres senadores deberían verle las orejas al lobo”. 

Como los políticos tratan de concluir cuanto antes una defensa que concilie las ideas de la Cámara y el Senado, pronto se sabrá si McConnell y sus aliados piensan que ha llegado la hora de cambiar de actitud.

La edición estadounidense del HuffPost trató de ponerse en contacto con los portavoces de McConnell, Risch e Inhofe, que declinaron dar una respuesta.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Photo gallery Asesinato de Jamal Khashoggi See Gallery