BLOGS
29/07/2020 16:52 CEST | Actualizado 29/07/2020 16:52 CEST

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujer intelectual"

La poeta española habla de sus cuatro libros que coinciden esta temporada: como autora de 'Gavieras', Premio Loewe; editora y traductora de 'Grecorromanas' y 'Safo. Poemas y testimonios', y traductora de 'Si no, el invierno. Fragmentos de Safo', de Anne Carson.

Loewe
Aurora Luque.

Por Winston Manrique Sabogal:

 

Safo, Fabia Aconia Paulina, Erina, Melino, Sulpicia, Praxila, Balbila, Terencia, Cleobulina…

Quisieron las Moiras que cuatro libros de Aurora Luque concebidos en momentos diferentes, pero unidos por el mundo clásico griego y romano, coincidieran la primavera pasada en los albores de la pandemia de la Covid-19, aunque se han abierto paso hasta este verano para arrojar luz sobre zonas en sombra de la poesía escrita por mujeres.

Ella misma, Aurora Luque (Almería, España, 1962), es como una gaviera que otea los cuatro puntos cardinales de la creación poética del mundo grecorromano.

“Gaviotas ahogadas en bodegas   piratas sucios neciamente al timón
en la cubierta   nubes pisoteadas    el fondo con su fango    se sube
a la cabeza   suele    la vida obrar
de modo innoble”

Estos versos premonitorios de este tiempo abren Gavieras (Visor), el poemario ganador del XXXII Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe anunciado en otoño, pero cuya publicación salió justo la semana siguiente a la declaración en España el Estado de alarma, 14 de marzo de 2020. A ese libro siguieron Grecorramanas. Lírica superviviente de la antigüedad clásica (Espasa), de la que es responsable de su edición, introducción y traducción, y Safo. Poemas y testimonios (Acantilado), cuya edición y traducción corre a su cargo. Y resucitó la traducción que hizo de Si no, el invierno. Fragmentos de Safo (Vaso Roto), de Anne Carson ganadora el Premio Princesa de Asturias de las Letras, editado en otoño. Libros esenciales por la poesía en sí misma y por el trabajo de descubrimiento que nos presenta de tantos nombres y obras de mujeres clásicas eclipsadas.

El periplo previsto para hablar de estas obras en librerías, centros culturales, ferias y demás citas literarias se canceló, pero la palabra sigue viva. Desde su casa en Málaga, Aurora Luque habla de sus libros en una videoentrevista una mañana de junio escoltada por una fotografía de un busto de Homero y lee un poema:

Aurora Luque durante la videoentrevista con Winston Manrique, director de WMagazín.

Aurora Luque ha establecido un diálogo o encadenamiento entre su poemario anterior, Personal y político, de 2015, con Gavieras, no solo por un poema presente en aquel sino por el carácter político del último alrededor de la mujer. La mirada oteadora y esférica de la poeta y filóloga clásica para detectar el latir del presente como conjunción móvil de pasado y futuro.

“Personal y político tuvo que ver con la crisis económica, la necesidad que me surgió de repensar el lenguaje desde la televisión, el turismo el low cost… Ahora, evidentemente, sigue siendo una cuestión política el compromiso que me lleva a cantar de esos pasos audaces o momentos decisivos de la vida de algunas mujeres que han sido silenciadas a lo largo de la historia. En ese sentido, el libro es claramente feminista, de la utopía feminista que está en marcha.

En este poemario me detengo en mitos distintos estructuralmente que exploran posibilidades de reconstrucción de nuestra identidad, sobre todo la femenina. Busco imaginar otros modelos distintos a los instaurados por el patriarcado y es ahí donde aparece el modelo de la gaviera”.

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujerLa poeta coloca a sus mujeres en otro orden, hacen cosas que entonces no les estaba permitido, como por ejemplo bajar al infierno y explorar ese mundo. Aurora Luque dijo que en Gavieras se ha atrevido a soñar con estas nuevas mujeres y que aborda con vehemencia la reescritura de los mitos, “pero los mitos son polifónicos y lo permiten y nos invitan a ello”.

Si en Político y personal la radiografía fue muy social y de lo que pasaba reflejado en el lenguaje, en Gavieras y Grecorromanas va al pasado, primero como creación propia con sus versos y segundo para rescatar nombres y en ambas obras iluminar este presente con voces de poetas y mujeres perennes. Entonces, surge una pregunta constante sobre qué es más en la poesía: si evocación o instante.

“El presente es difícil de apresar. Cuando lo capturas lo estás evocando. Cuando lo consigues encerrar en palabras ya lo evocas. Soy más de celebrar el presente y de esa poesía que de la elegiaca. Por ejemplo, la infancia sigue siendo una caja de herramientas para buscar estímulos, pero la elegía por sí misma un poco llorona no me va”.

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujer

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujerSi la infancia es una caja de estímulos para la mayoría de autores, en Aurora Luque lo es Safo, la gran poeta griega. Siempre renovada en cada nueva lectura. “Lo más valioso de la palabra Safo es su capacidad de Extraño todavía”, dice en el libro de la editorial Acantilado.

“Su capacidad de extrañamiento es inagotable. Sorprende justo eso. Yo debería estar cansada de indagar sobre los 200 fragmentos que hay de Safo, pero siempre encuentro sugerencias nuevas. A través de Anne Carson, y la traducción que hice de su trabajo sobre Safo, se ve cómo se filtra su elección, es una traducción muy carsoniana y se puede disfrutar como poesía de Safo y como de Carson. En ese sentido es una aventura traducir la Safo de Carson porque he visto la capacidad de extrañamiento y de tesoro inagotable como en toda la buena poesía. Pero hay una ética en Safo, una capacidad de proponer una vida que no deja a un lado la voluptuosidad o la memoria y el dolor de recordar que se limita a objetos bellos, relaciones bellas, cercanas, lentas… Algo muy aprovechable en nuestros días, ahora más con esta experiencia traumática de la pandemia”.

Tanto en Gavieras como en Grecorromanas, Aurora Luque expresa su idea no solo de rescatar las voces de mujeres sino de ganar y normalizar su espacio, tanto de las mujeres del pasado como de las del presente.

...Corina, Mirtis, Aristodama, Telesila, Femónoe, Muia, Caríxena, Mirtis, Moiró, Hédile, Ánite, Filina, Nosis, Pártenis…

“Ya no es la habitación propia de la que habla Virginia Woolf, sino de la ciudad. No es el flaneur, ahora el flaneur es la que se adueña de la ciudad. Es el horizonte, la gaviera amplía la ciudad… La mujer necesita más que la habitación, es la casa, la ciudad el horizonte.

Es la utopía. Seguimos hablando de libertad e igualdad y deberíamos estar ya en otras luchas, pero curiosamente este retroceso en nuestras vidas cotidianas tenemos que seguir hablando de la libertad como un sueño y aspiración. Amar la libertad no es solo para la sociedad, también la necesita la poesía y la vida literaria, todo está encadenado. Necesitamos hablar de ella”.

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujer

Aurora Luque: "La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujerEs parte de la fuerza e importancia de Grecorromanas donde Luque rescata las voces de muchas autoras silenciadas, ocultas, desterradas u olvidadas. Mujeres que han quedado entre tinieblas. Un corpus de textos y testimonios de poetas de la Antigüedad clásica, del VII a. C. al IV d.C.. Es un proyecto de más de media vida.

“Este libro empezó con mi memoria de licenciatura en el año 87 en clásicas de la Universidad de Granada. Elegí yo el tema de tesis: la poesía compuesta por mujeres de la época clásica y helenística dejando a un lado a Safo porque eran palabras mayores.

A lo largo de los siglos, las mujeres lo han tenido muy difícil para dedicarse a la literatura y llevar una vida como Cervantes o Lope. Eso les costaba la vida porque era ir contra la sociedad y las autoridades con una misoginia estructural, y así sigue siendo en muchos países. La cultura patriarcal ha evitado un modelo de mujer intelectual. Pocas mujeres se han podido expresar con libertad. La poesía de mujeres no tiene una figura notable por eso mismo, y la poca que hay se discute que sea de mujeres. Se les niega la existencia. La calidad absoluta de ellas es como la de otros varones fragmentarios. Esas historias no se conocen y me interesaba recogerlas, aunque fuera en una antología.

...Mosquina, Glauce, Teano, Aristodama, Alcínoe, Memia Timotoe, Cornificia, Hostia, Perila, Herennia Prócula…

El modelo que existe en Occidente es el de la Virgen María. El monoteísmo ha sido nefasto en todos los países. En los países islámicos la posibilidad de llevar una vida literaria libre es mucho menor. Los monoteísmos siempre tienen un predominio masculino y las mujeres están subordinadas, eso ha definido la vida de miles de mujeres.

No puedes decir que la Virgen María sea un modelo nocivo porque se dice que es una falta de respeto a alguien. Eva tuvo curiosidad y fue aniliquilada y encima culpable y por ella cayó una mancha sobre toda la humanidad. Es un relato siniestro. A la Virgen María ni le preguntaron ni nada, fue una violación simbólica; la única palabra que se le conoce es: ‘He aquí la esclava del señor, hágase en mí según su palabra’. Es un soy sumisa, hagan conmigo lo que quieran. ¡Qué modelo es ese!

A las mujeres se les ha silenciado o negado su existencia por razones históricas. Esto no es una moda, es una conquista lenta. De ahí mi compromiso. Cuando me preguntan si la literatura o la poesía tienen que tener un compromiso digo que hablo de lo que pueda para dar luz sobre las mujeres. Dentro de cincuenta años seguiremos, aunque algunos caballeros crean que esto es una moda que va a pasar”.

…Claudia Trofime, Julia Balbila, Cecilia Trebula, Damó, Terencia, Teosebia, Fabia Aconia Paulina…

Dos palabras y conceptos clave en la obra de Aurora Luque son Libertad y Contemplación.

“Hace unos años no les hubiera dado tanta importancia, pero va con una necesidad de recuperar una lentitud que hace falta a nuestras vidas y hemos entrevisto en esta pandemia; y con efectos beneficiosos de dejar este ritmo enloquecido de compromisos, de salidas y entradas desquiciantes. Esa necesidad de lentitud tiene que ver con la contemplación y la poesía ayuda a contemplar y para contemplar es necesario ese tiempo lento, ese detener ese tiempo de calidad. Es una invitación a recoger la cosecha del día y saborearla porque merece la pena”.

Deseo y Pasión son otros dos conceptos…

“No recuerdo quién decía que los griegos sienten pasión por la pasión. Entender la pasión y el deseo como el combustible de la vida es lo que mueve el mundo. Y el deseo es inquietud, y a veces nos atormenta, pero es la mayor fuente de belleza y de vida”.

Aurora Luque habla, escribe y transmite en sus versos todo eso, sobre todo ahora en las voces recuperadas de tantas mujeres cuyos nombres arman un coro griego en el siglo XXI:

…Safo, Fabia Aconia Paulina, Erina, Melino, Sulpicia, Praxila, Balbila, Terencia, Cleobulina, Corina, Mirtis, Aristodama, Telesila, Femónoe, Muia, Caríxena, Mirtis, Moiró, Hédile, Ánite, Filina, Nosis, Pártenis, Mosquina, Glauce, Teano, Aristodama, Alcínoe, Memia Timotoe, Cornificia, Hostia, Perila, Herennia Prócula, Claudia Trofime, Julia Balbila, Cecilia Trebula, Damó, Terencia, Teosebia…

Y tras su mención Aurora Luque las presenta con un gran destello desde el índice de Grecorromanas:

Safo y la posteridad,

Las palabras perdidas: Femónoe, Damófile, Muia, Caríxena,

Una mujer entre los Siete Sabios: Cleobulina,

Erífanis: una voz en el bosque,

Mirtis versus Píndaro,

Corina y las mujeres de Tanagra,

Beo: palabras para Delfos,

El yelmo de Telesila,

Praxila en el banquete,

La miel lesbia de Erina,

La polifacética Moiró,

Hédile y los nuevos géneros,

Ánite, precursora del bucolismo,

Nosis y su mundo feminizado,

El ensalmo de Filina,

Las palabras perdidas de Pártenis, Mosquina, Glauce, Teano, Aristodama, Alcínoe,

El himno político de Melino,

Más palabras perdidas de Memia Timotoe, Cornificia, Hostia, Perila,

Sulpicia la elegíaca,

Herennia Prócula: breve canto a Eros,

Claudia Trofime, sacerdotisa de Hestia,

Sulpicia la satírica,

Huellas de viajeras: Julia Balbila, Cecilia Trebula, Damó, Terencia,

El último epigrama: Teosebia,

Fabia Aconia Paulina, la última pagana