ECONOMÍA
08/06/2020 17:19 CEST | Actualizado 08/06/2020 17:21 CEST

Canada Goose, la marca de los plumas de lujo, se reinventa tras la pandemia

El cierre de las tiendas en la temporada de invierno ha sumido en una crisis a la marca.

Toronto Star via Getty Images
Abrigos Canada Goose

En el mundo del “invierno de lujo” hay dos marcas moda y complementos que sobrevuelan al resto: Moncler y Canada Goose. Ambas nacen para transformar la moda en las estaciones de esquí más lujosas aplicando técnicas de investigación y desarrollo de materiales que, luego, se han generalizado en la ropa para deportes extremos de invierno y para miles de personas que viven en lugares realmente fríos. Desde pistas de esquí hasta misiones científicas en la Antártica o en el Polo Norte utilizan la ropa de invierno de Canada Goose.

Los abrigos de la firma canadiense aguantan sin daños temperaturas de hasta 40 grados bajo cero. Con un diseño más clásico que Moncler, han conseguido ser referente de la moda de invierno lujosa, austera y duradera que muchos buscan. No hay lugar del norte de Estados Unidos, desde Nueva York a Indianápolis, en los que miles de mujeres y hombres no luzcan un CG en invierno. Y las previsiones de ventas para el primer trimestre del 2020 eran estupendas. 

Se había reactivado la economía en Europa, en Estados Unidos las ventas minoristas estaban disparadas y todo hacía indicar que iban a vender como churros sus abrigos a partir de 800 euros.

 

Pero llegó el coronavirus...

Y se cerraron las tiendas en todos el mundo y con ello las ventas. Ayer, Canada Goose anunció que sus ingresos son “cercanos a insignificantes”. Traducción: los ingresos netos se desploman hasta los 2.500 millones de dólares, frente a los 9.000 millones de dólares en el mismo trimestre del año anterior. Una debacle en toda regla para una compañía especializada en ropa de invierno, cuyas ventas, fundamentalmente, tiene lugar en los meses de más frío. 

Y a grandes males, grandes remedios: la multinacional anuncia que servirá menos producto a grandes almacenes y tiendas multimarcas, para centrar las ventas en las tiendas propias y en su canal online, y de esta forma ahorrar costes y, sobre todo, intentar mantener márgenes.

Las acciones de la compañía han caído más del 40% este año y pensar en una recuperación vía ventas en grandes almacenes “ es complicado en el corto plazo”. En el último mes, grandes cadenas de almacenes de lujo como Neiman Marcus han entrado en suspensión de pagos. A ello hay que unir el miedo de la gente, de los consumidores a acudir a grandes almacenes para comprar en la normalidad post covid-19 y la enorme cantidad de inventario que tienen estas tiendas por no haber podido vender la colección de este año a causa de la pandemia.

En su tienda online, Canada Goose dará salida a productos de otras temporadas a precios más atractivos y llevará a cabo una campaña de reposicionamiento en marketing online para conseguir incrementar las ventas de forma más estratificada. 

 

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST