Lo que pasa en las teles autonómicas (2): Canal Sur o el espejo roto de Andalucía

Repasamos la cadena de la mano de andaluces que nunca se ven en ese espejo, ni roto, ni entero.

El comparsista gaditano Juan Carlos Aragón, alias el Capitán Veneno, era un ídolo de la cultura popular andaluza, un poeta, un profesor de filosofía, que en 1999 compuso el pasodoble Aunque diga Blas Infante. La letra, ácida, afilada, como lo son casi todas las letras de las chirigotas, es una maravilla. Ganó el primer premio ese año en los carnavales con su chirigota Los Yesterday.

Hace falta que la leáis entera para seguirme en este relato:

Aunque diga Blas Infante
«andaluces levantaos»
perdón que no me levante
pero estoy mejor sentao.
Bueno, me voy a poner de pie,
voy a dejarme de tonterías.
Venga una dos y tres,
¡qué bonita Andalucía!
Vamos a ponernos serios
que vamos a cantar el hisno.
Los andaluces queremos
volver a ser lo que fuimos,
lo que fuimos antiguamente,
pobrecitos y vasallos,
siervos de terratenientes
y de chulos a caballo.
Si este pueblo se disparata
con la boda de un matavacas
y la niña de una duquesa,
si este pueblo se le arrodilla
a una espada y a una mantilla
este pueblo me da vergüenza.
Menos rollos de verdes mares,
de campiñas y de olivares
que así luego nos luce el pelo.
Castas, después te ponen la serie de Emilio Aragón,
pin, pon, con sus castas
y aparece en el más ínfimo escalón
de su estrecha jerarquía
el servilismo mamón
de las marmotas de Andalucía.

Vamos a quedarnos con unos cuantos versos:

  • “Y de chulos a caballo” (antes de morirse, Aragón, por desgracia, tuvo que ver el anuncio de Abascal).
  • “Si este pueblo se disparata con la boda de un matavacas y la niña de una duquesa”.

Y ahora vamos a Canal Sur, al 2015, al programa de Juan y Medio Menuda noche y su niño súbdito.

El vídeo (que compraría ese chulo a caballo a la voz de ya) cuenta taaaantas cosas que no tengo más preguntas, señoría. Esta serie de artículos (que inicié con este post sobre À punt, la tele valenciana, que me ha granjeado más de un millón de nuevos amiguitos) pretende poner el foco en las teles autonómicas, en sus vicios, sus necedades, sus disparates, en lo que NO deben ser… El propio comparsista, que murió esta primavera, decía de Canal Sur que era el “espejo roto de Andalucía”. No se me ocurre una definición mejor para arrancar.

Me he recorrido la tele andaluza de la mano de colegas, amigos, periodistas varios que nunca se ven en ese espejo, ni roto, como decía el comparsista, ni entero, como dijo el presidente Manuel Chaves, que debía ser la cadena autonómica: el espejo de Andalucía. Allá vamos, pues. ¿Qué tenemos, por ejemplo?

-Niños corneta, cofrades y legionarios

-Toros para todos

-Abuelos buscando el amor todas las tardes

-Fiestas pa’ reventar

-El Rocío, siempre

-Presentadores festivaleros y súper contentos

-Carrusel Taurino (programa de la radio autonómica. Y no, no va del nuevo pop andaluz)

-Andaluces concursando en talent shows de rumba, copla y flamenco

El niño corneta

El célebre niño corneta, que tanta mofa, tantos memes y tanto jolgorio ha despertado desde que apareciera en el programa de Juan y Medio es ya mayor de edad.

He intentado saber qué ha sido de él, pero no ha habido suerte. Se hizo famoso en ese espacio, hace ya 10 años, interpretando entre otras la canción de Paulina Rubio, Ni una sola palabra.

El niño cofrade

Alfonso Alba es un periodista cordobés harto como tantos de no sentirse representado jamás en lo que sale en la pantalla pública. Le pedí un momento especialmente odioso de su televisión. Eligió este y lo argumentó así: “Del programa infame de Juan y Medio, mi favorito (para mal, claro) es el niño cofrade”.

“Un moco que con cinco años reconocía todos los pasos de la Semana Santa de Sevilla e incluso los imitaba. Es más, conocía las marchas (con el nombre y apellido de las bandas). No sé qué infancia, qué adolescencia o qué juventud habrá tenido el chaval, pero me preocupa”.

Pensad que el vídeo es del 2004. ¿Cómo llegas a alguien y dices, “yo fui el niño cofrade de Juan y Medio”?

El niño legionario

En abril de este año, un niño andaluz de cinco años vestido de legionario entonó este El novio de la muerte en el mismo espacio. El periodista gaditano Pablo Maza, uno de esos andaluces que NUNCA participaría en un talent de Canal Sur, NUNCA cuenta chistes, tiene espíritu crítico y TRABAJA, lo recogió ese día en su Twitter, con enfado.

El vídeo es espeluznante. Desearía hablar con esos padres, primero, y luego con los responsables del programa, que pese a saber perfectamente que este momento del niño quedará en su huella digital para siempre, lo consienten. Centenares de chavales, que ya se han hecho adultos, algunos podrían incluso estar divorciados, demostraron su talento en ese espacio, Menuda Noche, que le ha dado a Andalucía lo que el pueblo andaluz necesitaba.

El programa ha estado en antena más de una década (500 programas) con diferentes gobiernos de la Junta de Andalucía, todos del PSOE. Este es el primer año que Canal Sur no tiene ese formato en su parrilla. Ha tenido que llegar el PP para eliminarlo. ¿Significa eso que ya no habrá hornada de pequeños andaluces cantando por soleares? Por supuesto que no, por el amor de dios.

Aquí dos niños en Tierra de talentos, en antena ahora mismo, tocando el acordeón y cantando flamenco. La nueva dirección de la cadena (que anunció la programación con un maratón de más de tres horas, Una noche juntos, se llamó, que congregó a un 4,8% de la audiencia, 122.000 espectadores y que realizó la productora de Juan y Medio) le ha llamado a su nueva andadura La televisión que te mereces. Dejo a vuestra elección el sentido de la frase. Se ha eliminado el programa de María del Monte (me cuentan que su excesiva vinculación con el PSOE andaluz le ha pasado factura). A ocupar su lugar ha llegado Mariló Montero, con un espacio de debate que se llama 5c (de comprender, confirmar, comunicar, corregir y conocer), que dirige y presenta ella misma. En él habla del Brexit con la misma naturalidad con la que en TVE hablaba de que el alma se podía trasplantar. Versatilidad que tiene.

Maza y Alba me explican con detalle la vergüenza que sienten desde que empezaron a tener uso de razón cada vez que se sentaban a ver la tele.

Magnifica los tópicos, es como ver una tele en blanco y negro, da la imagen de que todos los andaluces somos iguales, de copla, de mantilla, de toros… unos vagos”, dice Pablo. A los andaluces que me han acompañado en este post (cierto, NO he escogido a ningún espectador que sí se siente representado por la cadena pública, porque ellos ya tienen un canal entero) les revienta especialmente lo de los tópicos: “No todos somos graciosos ni sabemos bailar sevillanas. Yo no he bailado en mi vida, tengo 36 años y no me gusta el flamenco ni la copla, soy ateo, no me gusta el fútbol, soy antitaurino… Ninguno de los hijos de ningún amigo ni conocido sabe hacer nada, ni bailar, ni cantar ni contar chistes, y aunque supieran hacerlo, sus padres se negarían en rotundo a dejarlos ir a un programa de talentos”, apunta Roberto, uno de los sevillanos más sobrios que he conocido en mi vida.

Hace unos años, mantuve una larga conversación con el gaditano Pablo Carbonell, sobre su libro de memorias, El mundo de la tarántula. Destaco este párrafo del libro, que me sirve de ejemplo, una vez más:

“El triángulo formado por Cádiz, Huelva y Sevilla es la zona de España donde más gente muere por analfabetismo. ¿El analfabetismo es una causa de muerte? Pues claro. Si ves un cartel en el que pone NO TOCAR, PELIGRO DE MUERTE, y tocas lo que no debes, mueres por analfabetismo. Morir en una avalancha de las que se producen cuanto tiran la figura de la Virgen del Rocío por encima de la reja ¿puede considerarse muerte por analfabetismo? Yo creo que también. La presencia en esta zona, donde vive el treinta por ciento de la población nacional, del setenta por cierto de las fábricas contaminantes del país, con su carga fúnebre de cánceres y patologías pulmonares, ¿es causa de muerte por analfabetismo? Sí, Y también el exceso de señoritos y latifundios. Lo digo con una profunda amargura. Soy de allí”.

Bien, pues yo creo que una televisión autonómica debe prestar más atención (aunque sean asuntos más espinosos, más controvertidos) a esas fábricas tercermundistas que a las alabanzas a vírgenes. Como en este especial de una hora, con la presentadora vestida de flamenca, que es una cosa súper profesional:

Y aquí, la entrevista a una madre que ha conseguido que su hija toque a la virgen.

Toros para todos

¿Es una declaración de intenciones?, bueno, quizá. Pero además es el nombre de un programa de Canal Sur. Entramos pues en otros tótems de la cadena autonómica: los TOROS, la caza, los caballos. Un noche, en Córdoba, tomando salmorejo y bebiendo vino, estos colegas andaluces tocapelotas me contaron que en la radio pública se emite un programa que se llama Carrusel taurino.

Yo les reí la gracia creyendo que, efectivamente, era una GRACIA fruto de la facilidad de los andaluces para el humor. Pero NO: es un espacio “dedicado al universo de la tauromaquia. Además de la información diaria y de la transmisión de las corridas de todas las ferias de Andalucía, en temporada los fines de semana ocupa buena parte de la programación de tarde”, dice tal cual su página web. Lo presenta Juan Ramón Romero, al que volveremos un poco más adelante, porque es necesario…

El caso es que todos los domingos, a las 13,00 horas, desde el año 2005, Canal Sur emite el programa Toros para todos, un espacio que “le encanta a mi padre y que hace llorar al Pacma”, en palabras de Alfonso, nuestro periodista cordobés. Enrique Romero (que es uno de los presentadores estrella, sin desmerecer #porelamordedios a Juan y Medio) es el conductor.

Cuando estrenó el programa, Manuel Chaves era presidente de Andalucía. Siguió con Griñán (hoy sentenciado por los ERE) y con Susana Díaz, los tres del PSOE andaluz. Ahora, con el PP al frente de la Junta, Romero tiene además dos nuevos programas. Uno de ellos se llama El Legado y se emite en prime time. La primera entrega versó sobre Concha Piquer, que es una mujer que los millenials no conocéis porque no sabéis nada de cultura popular ni de lo que de verdad importa en la vida. El otro, Una casa en el pueblo, es un espacio en el que tres personas de la ciudad compiten por conseguir su sueño: una casa en el pueblo, tal y como acertadamente indica su título. La frase de “en vez de coches, se van a encontrar vacas” se ilustra con vacas.

He de deciros, yo que me he visto los TRES programas de Romero, que le pone el mismo entusiasmo a los tres. A ver cuándo hacéis vosotros algo similar.

Pero volvamos a Toros para todos.

Este es uno de los vídeos más reproducidos del espacio, con su música épica, su enaltecimiento del toro, su presentador hiperactivo:

Vamos a quedarnos con esta otra parte del programa, porque a mi me parece IMPAGABLE:

Asistimos a la prueba de valor de un grupo de chavales novilleros, alumnos de escuelas taurinas, en un tentadero. La prueba consiste en los muchachos aguantando quietos, sin levantarse, en el centro de la plaza mientras se acerca la vaquilla. Cómo será el asunto que cuando quieres reproducir este momento te sale una advertencia: “Este vídeo puede ser inadecuado para algunos usuarios”.

Atención a la explicación del propio programa (las mayúsculas son mías) en su web:

“La prueba de valor se complica gradualmente ante el menor número de aspirantes y el mayor tamaño de las vaquillas; las becerras son cada vez vacas más fuertes. El último que se levanta, el novillero más VALIENTE, es el que toreará finalmente a la vaca. Son dos los novilleros finalistas. La fiesta del herradero y tentadero del Maestro Ruiz Miguel concluye con NIÑOS TOREANDO una vaquilla. Una experiencia inolvidable en recuerdo del maestro de Algeciras Miguel Mateo “Miguelín”.

Las tardes de toda la vida de Juan y Medio

Mirad este vídeo:

Y ahora, la pregunta que yo hacía a los ejecutivos de las cadenas, en los tiempos en los que trabajaba en televisión, y que nunca me canso de hacer: si Eloísa fuera vuestra madre, ¿os haría gracia este momento?

Instantes similares, en el que los mayores se someten a la condescendencia, el jolgorio, las bromas de contenido erótico de Juan y Medio y Eva Ruiz, que copresenta el programa con él, son los que pueblan La tarde aquí y ahora, uno de los espacios más vistos de Canal Sur. Coincide en horario con Sálvame y muchas veces lo supera en share. Y tal y como me cuenta Alfonso Alba,“es normal en verano, que están las ventanas abiertas, pasar por cualquier calle de cualquier pueblo de Andalucía y que de fondo se escuche a Juan y Medio”.

-El público saluda con olé, olé, olé…

-Juan y Medio y Eva Ruiz bailan durante cinco minutos jaleados por el público para celebrar que el programa anterior ha sido líder de audiencia.

-Le regalan al público una lata de hojalata mientras suena la canción de Luis Aguilé, Es una lata el trabajar…

-Conexión en directo con el Museo de relojes de Jerez.

-Entrevista a dos chavales, campeón y subcampeón de pádel.

-Actuación de Farrucos y Fernández, donde canta y baila una niña de ocho años que se llama Soleá. Presentan su espectáculo navideño.

-Personas mayores buscan pareja. Un abuelo muestra una naranja para escenificar que va buscando su “media naranja”. Una mujer de 58 años, (de la que la presentadora se pregunta que cómo está soltera, con el físico envidiable que tiene) dice que está cansada de estar sola. En pantalla aparecen los atributos que ha de tener el hombre que busca. A saber:

  1. De su edad
  2. De cerca
  3. Activo
  4. Que NO BEBA (las mayúsculas, como siempre, son mías)

Otro anciano dice que su mujer, antes de morir, le pidió que fuera a “Juan y Medio a buscar una mujer”. Otro comenta que ahora quiere una pareja, “sobre todo ahora que las sábanas están frías”. El chascarrillo es celebrado por el público y por el presentador, que comenta con ironía “mira cómo hacen así las descarriadas”.

La tarde se remata con Andalucía Directo, un programa también muy visto que todos los días manda a reporteros dicharacheros (mis favoritos) a hacer cosas absurdas, de los que se alimentan los programas de zapping. Aquí el de un periodista que se cayó al río.

Aunque todos los colegas que me han ayudado para este artículo están seguros de que se tiró. Nada con el micrófono en la mano, sale del agua y una señora le besa con ternura.

Andaluces que hacen cosas, cazan y viven la fiesta como si el mundo se fuera a acabar mañana

Gente con arte, que presenta la citada Eva Ruiz (no confundir con Gente maravillosa, que es el de Toñi Moreno, aunque en los dos salen andaluces que dentro de muchos años podrán ir al programa de Juan y Medio). Gente con arte es un talent show, “para todos aquellos que aman los géneros musicales más arraigados en el sur. Una competición en tres emocionantes fases donde se buscan los mejores intérpretes de tres categorías: copla, rumba y flamenco”.

Mis cicerones me dicen que no puedo dejar de citar Andalucía de fiesta: cuatro mujeres súper andaluzas “que representan cuatro formas de ser y de sentir la fiesta” (aunque yo las veo a todas iguales) recorren toda la geografía andaluza para “contar las fiestas más populares, con historias emocionantes, personajes simpáticos, juegos, retos y sorpresa”.

El programa es pa’ verlo, ya os lo digo.

Cada vez que voy a Andalucía y llego al hotel pongo Canal Sur. Hace poco estuve en Córdoba dos días. Juro que lo primero que me salió al poner la tele fue un programa de Exhibición de enganches de ronda. En otro momento de ese par de días me salió un espacio que se llama Lances, que es de caza y pesca y que hablaba sobre el galgo. Decía así:

El mundo del galgo siempre ha estado cuestionado por quienes, desde el más absoluto desconocimiento, lo atacan acusando a los galgueros de maltratar a sus animales (…) contamos la esencia de este mundo tan peculiar y desconocido y el apoyo institucional a la caza con galgos como una forma de vida que conjuga deporte y naturaleza”. Decía más cosas: que la caza “parece estar tomando la importancia que merece como lo demuestra el que un diario deportivo de tirada nacional se haya hecho echo del campeonato de España de galgos en campo”. Y que, “siguiendo con el mundo del galgo, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil desmonta los datos falsos del abandono de ejemplares de esta raza. Informa el SEPRONA que el año pasado, el número de abandonos fue de 61, muy alejado de los 50.000 que distintas asociaciones contrarias a las carreras vienen manejando de manera interesada”.

¿Qué? ¿#vamosacazartodos, no?

Me puse a buscar más programas de Lances y me encontré con un par que se llamaban Caza de gamos con rececho y Caza de conejos con perros de muestra. Salen andaluces a caballo y andaluces con escopeta. No salen mujeres. Ellas están en Andalucía de fiesta, en los especiales de El Rocío o en los especiales de Semana Santa, que también los hay. Hay otro programa que se llama TodoCaballo y lo dirige y lo presenta el citado Juan Ramón Romero (el del Carrusel Taurino), “un médico naturista malagueño, jinete, e incluso matador de todos durante varias temporadas”, que es lo que pone en la web del programa, con un par. En julio de este año, Romero pronunció el pregón taurino del Colegio de Médicos de Málaga.

Les pregunté a mis colegas por todos estos espacios, por esta locura. Básicamente me dijeron que me callara, ya que ellos intentan olvidar todo eso todos los días para no darse a la bebida.

¿Y el cine andaluz?

“Despojado de los barnices eternos del folclorismo bobo”, tal y como dijo en esta columna David Trueba, el cine andaluz lleva años dando muestras de una vida plena. Está plagado de actores y directores, de películas y series de televisión, que cuentan, que quieren contar OTRAS historias: Entre dos aguas, del año pasado, dirigida por el catalán Isaki Lacuesta, o La trinchera infinita, rodada por tres realizadores vascos, serían dos ejemplos de cine que quieren contar la Andalucía que NO se ve.

Pues bien, la gala de premios Asecan (la asociación de escritores de cine de Andalucía, con 30 años de vida), se ha retransmitido, en diferido, una sola vez en los últimos diez años. Eso sí, con producción de la propia Asecan, y por la segunda cadena ATV, me cuenta uno de sus miembros. “Canal Sur invierte en cine, claro, da ayudas al cine andaluz, (hay una obligación por ley, dicho sea de paso), pero como no tiene programas de cine, (hasta junio hubo un espacio en el segundo canal, Andalucía TV, que se llamaba Una de cine, pero ya no está en emisión) los realizadores o protagonistas de esas películas nuestras que luego además ganan premios, nunca salen en la tele andaluza”.

Y para acabar, una frase de Toñi Moreno, en referencia a Canal Sur, donde tiene programa: “Yo sé que ahí soy libre de equivocarme, porque me van a perdonar”.