POLÍTICA
21/01/2020 21:51 CET

Dos sexólogas de La Rioja denuncian a la ultraderecha por su "campaña de acoso y odio"

Su trabajo "tiene por objeto difundir el respeto a la diversidad, trabajar por la igualdad, prevenir el acoso, los abusos sexuales y la violencia de género".

Las dos sexólogas de la empresa SERISE amenazadas en La Rioja por ofrecer talleres de educación sexo-afectiva en colegios de la comunidad han informado este martes de que han emprendido acciones legales ante “la campaña de acoso y odio” a la que se están viendo sometidas “por grupos de extrema derecha” desde hace un año y que se han recrudecido este pasado fin de semana. La difamación viene desde hace un año y el pasado fin de semana se agravó con un mensaje de ‘odio’ desde la cuenta nacional de Twitter de Vox. 

Como han explicado en rueda de prensa Ruth Arriero y Bárbara Sáenz, han puesto el caso en manos de sus abogados, para iniciar acciones legales contra la asociación “Los niños son intocables”; su presidente Salvador Martí; el sacerdote y miembro de esta asociación Pedro Trevijano; la asociación ‘Hazte Oír’; y la abogada Polonia Castellanos, de Abogados Cristianos.

 

Siete años dando charlas

Han relatado que ambas son profesionales diplomadas, Arriero en Enfermería y Sáenz en Psicología, con titulación de posgrado en Sexología, y que llevan ya desde hace siete años realizando las charlas “normalmente contratadas por las AMPAS” en una treintena colegios de La Rioja, tanto para alumnos como para familias, padres y profesorado.

Una actividad obligatoria “con contenidos recogidos en los currículos académicos y amparados por la ley”, en la que “nunca hemos tenido ningún problema”. Algo que cambió hace un año, cuando se distribuyó en las redes sociales un vídeo “totalmente manipulado, falso, tergiversado y sacado de contexto, era una sesión con familias”.

La situación, sin embargo, ha ido a más este fin de semana, con la publicación, en una cuenta nacional de VOX, de un tuit con “audios falsos y editados”, y en el que, además, se proporcionaba sus nombres y apellidos y sus fotografías. “Hemos tenido -ha afirmado Bárbara Sáenz- insultos e incluso amenazas de muerte, hemos temido por nuestra integridad física”.

Su objetivo es difundir respeto a la diversidad 

Ha recalcado que “no quieren que se eduque en respeto ni en diversidad, y, por eso, están haciendo un boicot a unas trabajadoras que lo único que queremos es ejercer nuestra profesión”. Una profesión, que, en palabras de Arriero, “tiene por objeto difundir el respeto a la diversidad, trabajar por la igualdad, prevenir el acoso, los abusos sexuales y la violencia de género y fomentar los buenos tratos”.

“Ha sido un fin de semana muy duro”, ha subrayado Sáenz, quien ha incidido en “lo virulento del acoso, los insultos y las amenazas”, y ha señalado que, a raíz de esta campaña, “ha habido centros que se han echado atrás a la hora de contratarnos por miedo a posibles represalias de la extrema derecha”.

“Graves amenazas”

Junto a las dos sexólogas ha comparecido la directora del Observatorio de Derechos Humanos de La Rioja Sara Carreño, quien ha respaldado su trabajo “frente a las graves amenazas que han recibido de formaciones de ultraderecha que las han colocado en la diana”. Unas acciones ante las que no ha descartado tampoco acciones legales por parte del Ejecutivo riojano que, de momento, “estamos estudiando”.

Igualmente, Carreño ha mostrado su apoyo a la comunidad educativa "y a todas aquellas personas que se sientan coaccionadas", insistiendo en que, como ya afirmó ayer mismo la consejera de Participación y Cooperación Raquel Romero, “es una vergüenza nacional que se esté intentando coaccionar a la comunidad educativa y que se esté atacando a la libertad e igualdad”.

Ha criticado “las graves amenazas que están sufriendo estas profesionales del Serise" y ha dicho que es "sumamente grave" que "se señale y difame a unas profesionales que están trabajando en nuestras aulas para fomentar el respeto a la diversidad e impartir los valores de libertad e igualdad que son los que nos unen en esta sociedad”.

Según ha recalcado, “no son las trabajadoras quienes deciden los contenidos que se imparten en las aulas” y ha defendido que “estamos hablando de unos contenidos que van encaminados a fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, a fomentar la igualdad entre distintas identidades sexuales, a prevenir la violencia de género que no pueden quedar a la elección de los padres y madres porque la educación pública no puede ser a la carta de cada persona”.

“Grandes presiones”

La responsable del Observatorio de Derechos Humanos riojano ha afirmado que “nos consta que hay grandes presiones a la comunidad educativa, a directores de centros, a los equipos educativos, así como una denuncia interpuesta al centro educativo Vicente Ochoa”.

Todo ello, ha considerado, dentro de una campaña de “odio” que se ha cebado con unos talleres “que obedecen a la primera medida del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, se vienen realizando desde hace años, están dentro de la programación escolar y nunca habían supuesto ningún problema”.

Para Carreño, el veto parental -que ayer mismo también fue rechazado por el consejero de Educación Luis Cacho- supone “un ataque a la libertad, a la comunidad educativa y a la educación en los valores de los derechos humanos”.

En este sentido, ha asegurado que “vamos a luchar contra esta ideología del odio que está extendiendo”, anunciando que el observatorio va a iniciar “una ronda de contactos con sindicatos, asociaciones de madres y padres y colectivos de la sociedad civil, para que denuncien cualquier tipo de coacción o amenaza que puedan recibir de estos grupos de extrema derecha que están vulnerando los derechos constitucionales a la educación y a la libertad”.

APRENDE A USAR TU DINERO