El acopio de comida no es necesario, pero si lo vas a hacer que sea con sentido

Qué productos comprar en caso de que que tengas que estar en cuarentena por coronavirus.
Un grupo de clientes compran un supermercado de Mercadona, en el distrito de Hortaleza (Madrid), tras el endurecimiento de las medidas para combatir el coronavirus (COVID-19).
Un grupo de clientes compran un supermercado de Mercadona, en el distrito de Hortaleza (Madrid), tras el endurecimiento de las medidas para combatir el coronavirus (COVID-19).

Estanterías vacías y largas colas con carros cargados hasta los topes para hacer la compra. La imagen se repite en muchos supermercados madrileños desde lunes por la noche, cuando el Gobierno regional endureció las medidas para combatir la expansión del coronavirus, que este miércoles la OMS ha calificado de pandemia global. Algunos establecimientos han incrementado sus ventas un 145%.

Ante la proliferación de estas fotografías, asociaciones como ANGED, ACES y Asedas, que agrupan a las empresas de distribución que operan en España, han llamado a la calma. No existe riesgo de que se agoten los productos, ya que los suministros están garantizados.

Si, a pesar de estas advertencias, algún ciudadano considera oportuno hacer una compra grande en el súper porque, por ejemplo, tenga que ponerse en cuarentena, debería tener en cuenta una serie de consejos con la ayuda de Laura Fuentes, fundadora de Momables.com, que ha difundido HuffPost, la edición estadounidense de El HuffPost.

1. Hacer un inventario

Puede parecer una obviedad, pero antes de salir corriendo a comprar al supermercado de turno hay que revisar qué hay en la despensa casa. Seguro que se puede encontrar un bote de espárragos escondido en el armario de la esquina de la cocina o algún otro producto olvidado dentro del congelador.

Algunos alimentos como los espárragos solo sirven para una comida, pero siempre será mejor si aparece un kilo arroz. Este producto es mucho más versátil, ya que puede utilizarse para diversas ocasiones: plato principal un día y acompañamiento en otro.

2. Planificar las comidas

Al igual que los comedores escolares difunden un calendario mensual con las comidas de cada día, si se va a pasar una larga temporada en casa conviene hacer un menú.

Esta planificación de comidas y cenas para 14 días lleva solo 10 minutos y sirve para aprovechar mejor los ingredientes que se vayan a comprar y mantener una dieta equilibrada.

3. Escoger productos sencillos

El arroz, la pasta, la avena y las legumbres en lata son los productos más prácticos en caso de que no se vaya a salir de casa, ya que tardan mucho tiempo en estropearse y pueden utilizarse en multitud de recetas. “No solo tienen mucha vida útil, sino que además sirven a la hora del desayuno y para preparar sopas o guisos”, señala Fuentes.

4. Tener en cuenta las fechas de caducidad

Cuando se acuda al supermercado, hay que tener en cuenta la fecha de caducidad de los productos. Pero esto no quiere decir que nos olvidemos de todos los alimentos frescos para seguir consumiéndolos de forma habitual. “Con la excepción de la leche fresca, los productos lácteos como el queso y el yogur deben tener una fecha de caducidad de al menos dos semanas”, apunta Fuentes.

Uno de los mayores inconvenientes es la disponibilidad de frutas y verduras, especialmente durante la segunda semana de la cuarentena. “Las manzanas, las naranjas y las peras duran más tiempo, al igual que las cebollas, las patatas y las zanahorias”, señala Fuentes.

También se puede optar por comprar las siempre socorridas latas de melocotón o piña en almíbar.

5. Aprovechar el congelador

Otros de los productos que no pueden faltar en nuestra lista de la compra si vamos a estar muchos días encerrados en casa son las verduras congeladas. Las bolsas de espinacas, judías verdes o guisantes son opciones de comida muy sencillas, ya que se pueden cocinar fácilmente al vapor o saltear.

También se pueden comprar bandejas de filetes de carne fresca y meterlos al congelador para utilizarlos cuando mejor nos convenga.

Obviamente, cuando se realice la planificación se ha de tener en cuenta que primero hay que comerse los productos frescos y después los congelados.

6. Olvidarse de la comida basura

Puede parecer otra obviedad pero la comida basura no sirve para absolutamente nada en el caso de una cuarenta. Barritas de chocolate o refrescos no solucionan ninguna comida y solo sirven para ocupar espacio en la cesta de la compra de otros productos que sí se necesitan.

7. Mantener la calma

Pasar una cuarentena en casa no es fácil, pero no conviene volverse loco. Hay que mantener la calma. Durante este periodo no conviene ponerse a innovar platos que nunca se ha cocinado, sino que se trata de cocinar productos sencillos a los que ya se esté acostumbrado. “No es el momento de probar recetas nuevas. Es el momento de los espaguetis con tomate”, señala Fuentes.

Además hay que tener en cuenta que una cuarentena no es un apocalípsis zombie, ya que la sociedad va a seguir funcionando. No hay que acumular comida como si no hubiera un mañana y, en caso de emergencia, siempre se puede recurrir a un pedido de comida a domicilio.

Los efectos del coronavirus en España