Elizabeth, la tercera Olsen que reniega de la farándula y triunfa en 'WandaVision'

La actriz es la protagonista del último éxito de Disney+ y la franquicia Marvel.
Elizabeth Olsen, en el estreno de 'Infinity War'.
Elizabeth Olsen, en el estreno de 'Infinity War'.

Las redes se llenaron de alabanzas hacia Elizabeth Olsen tras el estreno del octavo capítulo de Bruja Escarlata y Visión (WandaVision), la nueva serie de Disney+ en la que la superheroína de Marvel es protagonista. Además de quedarse alucinados con su interpretación, algunos espectadores de la serie se preguntaban por qué la actriz les resultaba familiar y otros apuntaban (erróneamente) a que era una de las gemelas de Padres forzosos.

Elizabeth es la hermana pequeña de las gemelas Olsen, protagonistas de esa serie, y, al contrario que Mary-Kate y Ashley, no persiguió una carrera en el cine hasta cumplir la mayoría de edad. La actriz quería dedicarse a la interpretación desde pequeña, pero el precio que pagaron sus hermanas por ser famosas desde niñas hizo que lo dejase como simplemente una afición, que acompañó con clases de ballet y lecciones de canto.

Elizabeth Olsen con sus hermanas, Ashley y Mary-Kate.
Elizabeth Olsen con sus hermanas, Ashley y Mary-Kate.

Las gemelas fueron perseguidas por los paparazzi desde su niñez, y Mary-Kate sufrió problemas de adicciones y anorexia de los que ya está recuperada. Por eso, Elizabeth, decidió tomárselo con calma y comenzó sus estudios de interpretación en la universidad, cuando se matriculó en una escuela de artes de Nueva York.

Su primer gran papel le llegó con Martha Marcy May Marlene (2011), un thriller independiente que cosechó un sinfín de aplausos en el Festival de Sundance y entre la crítica. La tercera hermana Olsen optó por coger el camino largo y se distanció de la fama de sus hermanas para que nadie pudiera acusarla de nepotismo o tratos de favor.

Con cada nueva interpretación se confirmaba que Olsen había llegado para quedarse, y después de participar en un puñado de cintas independientes como Kill your darlings o Very good girls, Marvel llamó a su puerta.

La franquicia de Disney la eligió para dar vida a Wanda Maximoff, la Bruja Escarlata, uno de los personajes más conocidos de Marvel Comics. Así la actriz apareció en taquillazos como Vengadores: La era de Ultrón y los títulos más recientes de la saga: Infinity War y Endgame.

Pero ha sido la serie dedicada enteramente a la vida de la Bruja Escarlata, una superheroína que tiene la capacidad para alterar la realidad y poderes telepáticos, la que ha dado fama global a Olsen. En la serie, Wanda y su marido, interpretado por Paul Bettany, viven en un barrio acomodado tratando de ocultar sus superpoderes. La producción incluye continúas referencias y guiños a otras series, además de a cintas del universo Marvel. El personaje de Olsen, con un profundo amor por las clásicas sitcom americanas, ha encantado a los espectadores —ya sean fans de los superhéroes o no— y ha conseguido que la serie se convierta en el nuevo éxito de Disney+.

Encarnar a la Bruja Escarlata ha permitido a Olsen “vivir un sueño de infancia”, ya que era una niña que estaba deseando interpretar. A pesar de su recién estrenado estrellato, la actriz sigue viviendo su vida de forma discreta, mantiene sus lazos con el cine independiente y no parece demasiado interesada en el lado más farandulero de Hollywood.

De sus hermanas sólo envidia sus armarios y su estilo, pero en lo que a cine se refiere, prefiere hacerlo a su manera. “Siempre he querido hacerlo sola”, explicó en la revista Grazia sobre su carrera, dejando claro que sabe lo que es el nepotismo. Huelga decir que lo ha conseguido.

Actrices al 100%