¿Es necesario seguir desinfectando las superficies para evitar el coronavirus?

Aunque ahora se sabe que desinfectar superficies no es la medida de precaución más importante, conviene seguir haciéndolo para complementar los otros gestos que sí son fundamentales.

La venta de pulverizadores y toallitas desinfectantes subió como la espuma en el inicio de la pandemia por miedo a infectarse por coronavirus. Las autoridades y los medios aconsejaron limpiar envases, pomos, manillas, encimeras, botones y tapas del váter, entro otras muchas cosas. Sin embargo, a medida que ha ido pasando el tiempo y se ha investigado mejor el virus, se ha descubierto que la transmisión a través de las distintas superficies no es tan común como se temía y que el contagio se produce principalmente por contacto cercanía entre personas. Es decir, que simplemente desinfectar las superficies que más se suelen contaminar no va a evitar que contraigas la covid-19.

“En comparación con otras medidas de prevención, como llevar mascarilla, evitar las aglomeraciones y mantener la distancia interpersonal, desinfectar superficies ha dejado de ser una prioridad”, comenta David Dowdy, profesor asociado de Epidemiología en la Universidad Johns Hopkins.

“No voy a decir que el riesgo de contraer la infección a través de una superficie sea nulo porque se sabe que puede suceder, pero la cantidad de virus que puede haber en estas superficies es mucho más baja en comparación con los virus que hay en la nube de partículas que se genera al estornudar o toser”, explica Dowdy.

Sin embargo, aunque desinfectar superficies no sea la medida de precaución más importante, David Mushatt, jefe de enfermedades infecciosas de la Universidad de Tulane (Estados Unidos), anima a la gente a seguir haciéndolo para complementar las medidas de precaución fundamentales.

Mushatt compara la reducción de riesgos con el modelo del queso suizo. Según este modelo, cuando sucede algo malo rara vez se debe a un solo factor y lo más común es que sea por la coexistencia de varios (como los agujeros del queso suizo). Por lo tanto, para revertir la situación hay que poner solución a todos los factores que han propiciado que suceda, no vale con solucionar solo uno. Para superar esta pandemia y rellenar los agujeros de ese queso suizo, hay que seguir llevando mascarilla, manteniendo la distancia interpersonal y desinfectando superficies, sostiene Mushatt.

“Al final, no importa realmente cuánto virus se transmita a través de las manillas de las puertas y cuánto a través del aire. Lo que hay que hacer es actuar a todos los niveles, porque nunca se sabe. Ni siquiera sabemos a día de hoy cómo se propaga la gripe”.

Descubre a continuación cuáles son las superficies que los expertos señalan como principales nidos de coronavirus, para que te protejas a ti y a tus seres queridos.

Pantalla táctil, ratón y teclado

Probablemente uses más que nunca el ordenador, el móvil o la tableta, dispositivos que ya desde mucho antes de la pandemia se sabía que son nidos de gérmenes. Ahora, con el coronavirus, es aún más importante que los desinfectes.

“Las superficies más obvias que debes desinfectar son la pantalla del móvil y la carcasa”, señala la doctora Avisheh Forouzesh, fundadora del centro médico Advanced Infectious Disease Medical LLC de Nueva Jersey.

También recomienda desinfectar el ratón, el panel táctil del portátil y el teclado, ya que “son superficies que todo el mundo toca mucho a lo largo del día y la gente tiende a tocarse la cara, la nariz, los ojos y la boca constantemente”.

“Si mantenemos limpias las superficies que más tocamos durante el día, habrá menos probabilidades de contraer el virus si nos tocamos los ojos, la nariz o la boca por accidente”, comenta Forouzesh.

Pomos y manillas de las puertas

Se ha insistido mucho en la necesidad de desinfectarse las manos cuando tenemos no hay agua y jabón, pero no es la solución perfecta y no todo el mundo lo hace.

“Si vuelves de hacer la compra y te lavas las manos cuando sales del coche y luego tocas la manilla de tu puerta, no hay peligro si vives solo y nadie más la toca, pero si tienes hijos o vives con más gente que entra y sale de casa, quizás sí que te convenga desinfectarla”, comenta Mushatt.

Asimismo, recomienda limpiar una o dos veces al día cualquier otra superficie de la casa que la gente toque frecuentemente.

Las superficies más utilizadas dentro del coche

Desde que estalló la pandemia, la gente ha utilizado mucho más el coche que el transporte público para desplazarse por la ciudad. Forouzesh advierte que esto, por sí solo, no te mantiene a salvo del virus, ya que hay superficies en el coche que se contaminan con facilidad.

“Entramos muchas veces después de haber estado en contacto con otras superficies contaminadas del exterior”, señala Forouzesh.

En su opinión, habría que desinfectar los tiradores de las puertas, el volante y la radio, sobre todo si el coche lo utilizan más personas.

Si el coche es un taxi o un Uber, habría que asegurarse de desinfectar las manos al salir y no llevárselas a la cara mientras se se está en el taxi.

Las manos

“Está muy bien lavar las superficies de los objetos que tocas, pero la superficie más importante de todas es, sin duda, la de las manos. Lavarte las manos te va a proteger mucho más que desinfectar el móvil, las gafas, los pomos, el manillar del carrito de la compra y las llaves”, sostiene Dowdy.

Esto no significa que desinfectar todos los objetos anteriores no sirva de nada, pero su influencia es secundaria frente a otras medidas como el lavado las manos, mantener la distancia interpersonal, no formar parte de grandes aglomeraciones y llevar mascarilla.

Si alguien de tu casa está aislado por coronavirus (o esperando los resultados), desinfecta todo lo anterior mucho más a menudo

La importancia de la desinfección aumenta cuando hay alguien en casa que tiene el coronavirus o está pendiente de una PCR.

Si le han hecho la prueba a un miembro de tu familia y está en cuarentena a la espera de resultados, debes actuar como si fuera positivo, ya que si esa persona hace vida normal en ese periodo puede infectar a otras personas, advierte Mushatt.

“Si alguien de tu casa tiene síntomas compatibles con los de la covid-19 o ha estado en contacto con un positivo, lo más recomendable es que se quede en su habitación. Si necesita salir de la habitación, que se ponga la mascarilla y se lave las manos. Debe asumir una responsabilidad personal”, indica Mushatt.

“Las otras personas que viven en la casa también pueden tomar medidas y desinfectar las superficies con mayor frecuencia”, prosigue. En estas circunstancias, la mascarilla y la distancia interpersonal son fundamentales, aunque no se salga a la calle.

“Todo consiste en reducir riesgos. No puedes eliminarlo, pero sí minimizarlo. Si lo consigues, es más fácil que la suerte esté de tu lado”, resume.

Una vez más: desinfectarlo todo es útil, pero no es lo más importante

Dowdy recalca la importancia de mantener la distancia interpersonal, evitar las multitudes, llevar mascarilla y lavarse las manos. Desinfectar las superficies no es más que una pieza en el gran puzle que es evitar la propagación del coronavirus.

“Las personas que se obsesionan con la desinfección pueden caer en una falsa sensación de seguridad. ‘Como estoy tomando todas estas medidas de precaución en casa, en el coche y en mis bolsillos, es imposible que contraiga la enfermedad’. Y esas medidas, por sí solas, no son suficientes”, concluye Dowdy.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

12 rincones de casa que deberías limpiar con más frecuencia