Junts pide a Aragonès la restitución de Puigneró entre las condiciones para reconducir la crisis del Govern

La formación nacionalista opta por dar margen hasta el domingo para negociar estas condiciones con ERC.
|
Jordi Puigneró.
Jordi Puigneró.
Europa Press News via Getty Images

La coalición en Cataluña sigue pendiente de un hilo. Tras unos días convulsos en la comunidad, este viernes, Junts ha enviado por la tarde al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, el documento con las condiciones para tratar de reconducir la crisis del Govern. Y entre sus puntos, uno que más ha llamado la atención ha sido el último.

Según fuentes conocedoras del documento han explicado a EFE que el documento se cierra con la condición de que Aragonès restituya a Jordi Puigneró como vicepresidente del Ejecutivo. La decisión que tomó el presidente catalán por “perdida de confianza” y que situó a JxCat al borde de romper la coalición.

“Restitución del vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró”, reclama el último punto del documento de condiciones para el acuerdo.

Sin embargo esta cuestión es dificilmente susceptible de acuerdo ya que supondría desautorizar la decisión del propio Aragonès después de que estuviera en el aire una posible cuestión de confianza de sus socios en el Parlament.

Lejos de ese tema, las otras condiciones de JxCat hacen referencia a los tres puntos del acuerdo de Gobierno cuyo cumplimiento viene exigiendo desde hace semanas: reactivación de un Estado mayor del procés, unidad de acción en Madrid y negociación de amnistía y autodeterminación en la mesa de diálogo con el Estado.

Un cargo por la independencia

El miércoles por la noche, tras conocer la noticia, Puigneró publicó en Twitter que le podrán cesar pero que no iban a cesar “su compromiso para trabajar por al independencia de Cataluña”.

Por su parte, Junts calificó de “error histórico” el cese de Jordi Puigneró y ha acusó a Pere Aragonès de vulnerar el acuerdo del Govern.

En comparecencia de prensa desde el Congreso, el portavoz de ERC Gabriel Rufián expresó el “máximo apoyo” a Aragonès y recordó a sus socios que “se demuestra que a Esquerra Republicana no le tiembla el pulso”.

Un fin de semana clave

El mismo fin de semana en el que se cumplen cinco años del referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña, el gobierno de coalición estudiará su futuro en un último intento para llegar a un acuerdo. No obstante, la inestabilidad se prolongará siete días más.

JxCat se dio un margen de 72 horas para negociar con ERC, antes de que el lunes convoque formalmente la consulta a sus bases, que celebrará el 6 y 7 de octubre pero ya solo quedan 48 horas para alcanzar un acuerdo.