La Fiscalía del Estado investigará los casos de pederastia en la Iglesia

Y da un plazo de diez días para que los 17 fiscales superiores remitan todas las denuncias y querellas en trámite.
Iglesia durante un oficio.
Iglesia durante un oficio.
Medios y Media via Getty Images

La Fiscalía General del Estado ha tomado las riendas de la investigación de los casos de pederastia en la Iglesia y ha ordenado a los 17 fiscales superiores que le remitan, antes de diez días, todas las denuncias y querellas en trámite.

Según confirman fuentes de la Secretaría de Estado de Comunicación, esta actuación de la Fiscalía se enmarca en el ámbito de su autonomía y de sus competencias. Además aclaran que no agotan las medidas que el Gobierno está estudiando para esclarecer los hechos e impedir que vuelvan a repetirse y que podrán incluir iniciativas parlamentarias.

Este paso, según ha adelantado El País, supone una amplia investigación a corto plazo pero, aún así, no recopilará todos los delitos, ya que una parte de ellos no llega a la justicia civil y se resuelven en procesos eclesiásticos.

Esta no será la única investigación en curso. Por su parte, la Iglesia también investigará los casos de abusos a menores, pero sin crear una comisión independiente. Según anunció el 14 de enero el cardenal Omella, la diócesis quiere afrontar el drama y esclarecer los hechos y, para ello, ha enviado a todas las diócesis y a los religiosos.

Pese al esfuerzo, Omella no aceptó la idea de crear una comisión independiente porque “son suficientes” y para “no multiplicar entes”. Ante esta situación, Omella justificó que cada diócesis tiene una parte de los tribunales y el servicio de atención a las víctimas.

Pero esta no fue una respuesta que agradó a las víctimas y, por ello, bajo el liderazgo de Miguel Ángel Hurtado, el activista que sufrió el abuso de un monje benedictino en la Abadía de Montserrat, se ha creado una iniciativa en Change.org para que el Congreso integre una ‘Comisión de la Verdad’, liderada por expertos independientes.

“Para ello, el Congreso debe crear una comisión parlamentaria, con una duración limitada de seis meses, invitando a expertos nacionales y extranjeros, organismos internacionales (Naciones Unidas, Consejo de Europa); colectivos de víctimas, organizaciones de protección a la infancia, para investigar y debatir los diferentes modelos de comisión de la Verdad posibles”, publica en la petición.

Por el momento, la petición ha recopilado más de 50.000 firmas en tan solo 24 horas para que se investiguen todos los casos de pederastia no solo en la Iglesia, también en clubes deportivos y en otras instituciones.

El avance en el Congreso

Este martes, será un día clave sobre este asunto en la Cámara Baja porque la Mesa de la institución autorizará la creación de una comisión de investigación, después de que los letrados emitieran que no ven inconveniente.

La solicitud de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu cuenta así con el apoyo del PSOE y el rechazo del PP y Vox. Y, según la normativa, una vez autorizado por la presidencia parlamentaria se trasladará a la Junta de Portavoces que será la que decida incluirla en el orden del día de un pleno próximo para su ratificación.

De momento, el presidente de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, se ha mostrado “optimista” de cara al posible apoyo del PSOE a esta solicitud después de que haya desvelado que había mantenido una charla con la ministra de Justicia, Pilar Llop, y no descartaba este apoyo.

El perdón de los religiosos

En medio de la polémica por este tema también se pronunciaron los religiosos españoles. Desde la Confederación Española de Religiosos se emitió un perdón y un reconocimiento por no “haber obrado correctamente” ante estos casos.

“Nuestra primera reacción, y por respeto a las víctimas de estos abusos, queremos pedir perdón por no haber obrado correctamente en algo que, como entidades de Iglesia, deberíamos haber cuidado, como son los espacios seguros y de confianza para nuestros niños, jóvenes y adultos vulnerables”, manifestó el secretario general de la CONFER, Jesús Miguel Zamora.

Además, indicó que quieren encontrar los mecanismos y ayudarse unos a otros “a encontrar caminos en la prevención de los abusos” para que sus instituciones “educativas, pastorales, asistenciales o las que sean, ofrezcan el lugar seguro para menores y personas vulnerables”.