Los productos básicos para que la piel no sufra con el frío extremo

No se deben utilizar los mismos productos que en verano o primavera.

Las bajas temperaturas que está dejando la ola de frío polar no sólo han destrozado los termómetros, también pueden destrozar la piel. El invierno provoca habitualmente más sequedad e incluso eccemas en algunas personas, pero cuando el frío es extremo, la situación se puede complicar aún más.

Igual que se cambia de ropa para mantener el calor corporal, es necesario cambiar de productos para preservar la salud de la piel. Esta se seca más en invierno, entre otras cosas, por las oscilaciones en los niveles de filagrina, una proteína que ayuda a mantener la barrera epidérmica en los meses más fríos.

Si a esto sumamos los cambios bruscos de temperatura al entrar en casas y comercios con la calefacción alta, la piel se resiente aún más. Estos son los productos que deberías utilizar o revisar.

Bálsamo limpiador o leche limpiadora

Es hora de dejar aparcados por el momento los limpiadores astringentes y otros productos como el agua micelar para optar por leches limpiadoras o bálsamos que retiren las impurezas y los restos de maquillaje sin dañar la barrera protectora de la piel. El limpiador Cleanse Me Softly, de Sloris y de venta en Miin, es una opción que mantiene la hidratación y es apto para pieles sensibles.

Una hidratante más potente

“Es importante cambiar la textura de los productos. En verano a la gente le gusta más utilizar loción porque es más ligera y absorbe mejor, pero en invierno, con el tiempo seco y frío, es importante utilizar una crema más intensa”, explicaba Lilin Yang, de la tienda de cosmética coreana Miin, a El HuffPost. Con los termómetros bajo cero es importante elegir una crema potente que mantenga la hidratación y si es necesario aplicarla mañana y noche.

Especial protección para manos y labios

Son dos de las zonas del cuerpo que más sufren por el frío ya que suelen estar más desprotegidas y en contacto directo. En el caso de las manos, lo más importante para protegerlas es llevar guantes, pero también es necesario aplicarse crema a diario para cuidarlas. Entre las temperaturas gélidas y los geles hidroalcohólicos están sufriendo más que nunca. La crema Cicaplast, de La Roche-Posay, es una de las más vendidas del mercado por su efecto reparador.

En cuanto a los labios, es recomendable aplicar un bálsamo o un cacao a diario, aunque llevemos mascarilla. Protectores labiales como el de Neutrogena son siempre una buena opción. Si los labios se agrietan más de la cuenta puede utilizarse una mascarilla de noche como la de Laneige, que es la más vendida en la web de Sephora.

Un bálsamo para descamaciones y rozaduras

Algunas zonas del rostro pueden secarse o agrietarse más de lo normal, apareciendo incluso rojeces, rozaduras o descamaciones, problemas que algunas personas ya sufrían por el uso prolongado de mascarilla. Para estos casos es necesario un tratamiento especial como un bálsamo reparador o ultrahidratante. Productos como el Ultrabalm de Lush, uno de los más vendidos de la marca, son los mejores aliados.

La protección solar es imprescindible

Los dermatólogos no se cansan de repetirlo. Es imprescindible ponerse protección solar a diario, aunque no brille el sol y aunque llevemos mascarilla. Si quieres una cobertura ligera con un poco de color, la Fusion Water Color de Isdin es una muy buena opción.

Las cremas de manos más vendidas