BLOGS
29/12/2019 10:34 CET | Actualizado 29/12/2019 23:03 CET

¿No has hecho todavía tu lista?

Estas son las mejores obras de teatro que se han visto este año que acaba en España.

Se acerca fin de año y parece que la cultura son listas, listas y más listas de los mejores del año. Lo dice alguien que tiene que confesar que ha contribuido a conciencia y con placer con el Top Volodia 2019 de las mejores obras de teatro que se han visto este año que acaba en España. Lo he hecho junto con un montón de profesionales que es de suponer que también se han unido al empeño a conciencia y con placer. 

Tras revisar mis contribuciones semanales a este blog de El HuffPost y al Ranking Tragycom, las cinco españolas elegidas entre los estrenos que hubo este año eran. 

  1. Las canciones, de Pablo Messiez estrenada y vista en el Pavón Teatro Kamikaze (que aparece en el top en la posición 7)
  2. The scarlet letter, de Angélica Liddell vista en los Teatros del Canal (que aparece en el top en la posición 4)
  3. La resistencia, de Lucía Carballal, dirigida por Israel Elejalde estrenada y vista en los Teatros del Canal, que no aparece en el top Volodia
  4. Yerma 2019, de Federico García Lorca, versionada y dirigida por Juan Pastor, estrenada y vista en Espacio Guindalera, que no aparece en el top Volodia.
  5. Madre Coraje y sus hijos, de Bertolt Brecht dirigida por Ernesto Caballero, montaje estrenado y visto en el Teatro María Guerrero de Centro Dramático Nacional (que aparece en el top en la posición 8).

Y las tres producciones extranjeras, vistas en España por primera vez, que seleccioné para el Top Volodia fueron:

  1. Under the influence, de Maja Kleczewska por la compañía Silesian Theatre visto en los Teatros del Canal donde la programó el Festival de Otoño. Obra procedente de Polonia que aparece en la posición 1
  2. Saigón, de Caroline Guiela Nguyen de Les Hommes Approximatifs visto en el Teatro Valle-Inclán del Centro Dramático Nacional programada dentro del ciclo Una mirada al mundo. Obra procedente de Francia que aparece en el top en la posición 5
  3. Esas cosas que se dicen y son tan extrañas, de Macarena Trigo vista en 9 Norte procedente de Argentina y que no aparece en el top.

El caso es que la cantidad de listados que se publican a final de año da que pensar ¿para qué se hacen? ¿Para qué sirven? Es cierto que gracias a ellos las obras que aparecen en los mismos pueden atraer la atención de los programadores. Sobre todo los de los teatros públicos, a los que les recargarán los presupuestos a principio de año. Seguramente les servirán de orientación para contratar espectáculos en gira y acercarlos a sus poblaciones. Además de servir para la promoción de las obras cuando se repongan.

También puede tener alguna utilidad para los espectadores. Bien sea para reafirmarles en sus gustos, justificando sus preferencias. Bien sea para hacer que se los replanteen. Bien sea para ayudarles en sus próximas elecciones, siempre y cuando la vorágine de las programaciones les permita pillar alguna de las obras recomendadas. Influencia que cada vez resulta más difícil porque las producciones, sobre todo si son cien por cien públicas, hacen pocas giras.

Por supuesto, también se satisface un poco el ego de los que hacemos estas listas, ya sea a nivel individual o colectivo. La crítica tiene su corazoncito, aunque habrá quien piense que no. Y, como es natural, igual que habrá profesionales del teatro que se sientan ninguneados o injustamente tratados por no aparecer en las listas, también alimentarán el ego de los equipos artísticos de las obras que sí aparecen.

Los profesionales del teatro español, como los cinematográficos, son buenos.

El caso es que de una manera u otra hay listas para dar y tomar. De todos los colores y condiciones. Para todos los gustos. Este parlamento, el teatral, como el político, también está muy fragmentado. No hay un claro vencedor, ni un claro vencido. Y habla de la diversidad teatral que hay en España y que las autoridades debían dedicarse a fomentar y desarrollar.

Lo anterior, tal vez se explique porque la calidad técnica y tecnológica de los espectáculos es alta. Lo que se debe a que los profesionales del teatro español, como los cinematográficos, son buenos. Por tanto, a la hora de valorar, entra en juego el gusto particular de cada crítico de forma importante. Y, sin duda, las circunstancias personales de cada cual que condicionan no solo cómo mira e interpreta sino lo que puede ver.

Un gusto que estará influido por el clima político y sociológico y las noticias. Así como las lecturas, las películas, la música, el arte y las series con las que los críticos se hayan dejado contaminar. Incluso, el conocimiento que tengan de los equipos artísticos, del planteamiento de su trabajo. 

Este parlamento, el teatral, como el político, también está muy fragmentado. No hay un claro vencedor, ni un claro vencido.

Todo esto vuelve el tema de las listas un juego al que el periodismo cultural se suma alegremente por Navidad. Con el objetivo, tal vez inconfesable, de proporcionar un canon anual. El canon del teatro de 2019, algo que pasará apenas suenen las campanadas del 31 de diciembre y comiencen las otras listas, las de futuro 2020. Las de las obras que serán tendencia en lo que resta de temporada, con el resultado de que si ya he visto una obra, es muy probable que ya no la recuerde. Un rito de renovación.

Por eso, querido/a lector/a de este blog, y de las listas que se han mencionado en este artículo, te invito a que juegues. Es decir, a que hagas tu propia lista de 2019, te diviertas haciéndola y la dejes en el apartado de comentarios de este blog. ¿Te atreves?

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs 

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST