Cuál es la diferencia entre PCR, test de antígenos y test serológico

Qué detecta cada una de las pruebas del coronavirus, cómo se hacen y qué resultado es más fiable.

Prevención, rápido diagnóstico y aislamiento son los pilares fundamentales en los que se apoya el control de la pandemia.

Hasta el último ciudadano de a pie está familiarizado con las siglas PCR y sabe que, desde el inicio de la crisis, es la prueba que se realiza para diagnosticar el coronavirus. El estudio serológico también forma parte desde hace meses del nuevo vocabulario pandémico. Y, en las últimas semanas, se ha incorporado un nuevo concepto: test de antígenos.

Lo que aún confunde es cuándo y por qué hay que hacerse cada uno, cuál de ellos es más fiable y cuál indica que somos inmunes al virus.

“Básicamente hay dos formas de diagnosticar la infección por coronavirus: una es localizando el virus en el organismo y la otra, detectando la reacción del sistema inmune cuando el coronavirus entra en el organismo”, aclara Ana Isabel Fernández, doctora en genética e investigadora. “Las dos pruebas diagnósticas, PCR y antígenos, son válidas e igual de concluyentes cuando hay suficiente carga vírica. La ventaja de los test de antígenos es que son más rápidos, más económicos y que no requieren disponer de equipos especiales para obtener el resultado, como sí exigen las PCR”.

La efectividad de esas pruebas, depende, en gran parte, de cómo y dónde se realizan. “Al hacer cualquiera de estas pruebas, se tiene que garantizar seguridad, calidad y trazabilidad. Y no menos importante, toda esa información, todos los datos obtenidos en laboratorio, tienen que incorporarse a los sistemas de información porque es fundamental que los epidemiólogos dispongan de ella y conozcan el minuto y resultado de la pandemia”, explica José Joaquín Durán, presidente de la Sociedad Española de Técnicos Superiores Sanitarios.

¿Qué es una prueba PCR?

Responde a las siglas en inglés Reacción en Cadena de la Polimerasa y es una técnica que se lleva años utilizando para el diagnóstico de infecciones víricas y bacterianas. Permite detectar el material genético de un patógeno o microorganismo. En el caso del coronavirus, permite detectar su ARN.

¿Cómo se hace?

El sanitario, con un hisopo —bastoncillo con punta de algodón—, toma muestras de la mucosa nasofaríngea —nariz y boca— que son procesadas por técnicos sanitarios en el laboratorio. El resultado de esta prueba puede estar en 2 o 3 horas —aunque por la cantidad de test que se están haciendo se suelen conocer al día siguiente —.

Técnico sanitario haciendo una PCR
Técnico sanitario haciendo una PCR

¿Cuándo hay que hacerla?

Se está usando desde los primeros días del estallido de la pandemia en pacientes sospechosos de estar infectados por la covid-19.

¿Dónde se puede hacer?

En hospitales y centros sanitarios. Requiere personal sanitario entrenado para su correcta realización porque “hay que asegurarse de tomar bien la muestra”, afirma Durán.

¿Por qué se recomienda (o por qué no se recomienda)?

Tiene una fiabilidad de cerca del 98% por su alta sensibilidad y especificidad. Permite detectar el virus en las primeras fases aunque el paciente aún no tenga síntomas o directamente sea asintomático.

¿Cuánto cuesta si se hace por privado?

No hay una cifra exacta, pero si alguien quiere o necesita pagarse una PCR debe saber que en clínicas privadas el precio suele ser de 150 euros.

¿Qué es el test de antígenos?

Es la prueba con la que se detecta la infección a partir de la presencia de antígenos, es decir, de proteínas del virus marcadas por nuestra sistema inmune.

¿Cómo se hacen?

Al igual que la PCR, hay que tomar una muestra de las mucosas de las vías respiratorias con un hisopo.

El procedimiento es similar al de un test de embarazo rápido, pero en vez de orina se utilizan las muestras de las vías respiratorias. “El positivo lo indican las dos rayas que aparecen en el dispositivo: una garantiza el buen funcionamiento del kit y la otra detecta la presencia de esas proteínas específicas, los antígenos”, explica José Joaquín Durán.

¿Cuándo hay que hacerlo?

Cuando se sospecha de infección por coronavirus en un paciente sintomático, pues su efectividad es mayor cuando hay carga viral suficiente, entre 3 y 5 días después de la infección.

¿Dónde se pueden hacer?

En hospitales y centros clínicos porque requiere personal entrenado para su correcta realización, además de por cuestiones de seguridad sanitaria para paciente y personal.

“Una farmacia, como se ha planteado en Madrid, no es un recinto en el que realizar un test de antígenos porque no reúne las condiciones de seguridad necesarias. Ya que al hacer la prueba el paciente puede generar muchos aerosoles y contagiar”, asegura Durán.

¿Por qué se recomiendan (o por qué no se recomiendan)?

Hasta ahora parecía que sólo era fiable (al 95%) en personas con suficiente carga viral y síntomas. Los últimos estudios, así como los avances que se han hecho en los test desde sus primeras versiones, han elevado la fiabilidad y efectividad tanto en personas sintomáticas como asintomáticas si tienen la suficiente carga viral para contagiar a otras personas.

La gran ventaja: son más baratos, cuestan alrededor de 5 euros, y más rápidos, los resultados están en 15 minutos.

¿Cuánto cuesta si se hace por privado?

Tampoco hay un precio exacto de esta prueba, pero es más barata que la PCR. Suele oscilar entre los 50 y 75 euros.

¿Qué son los test serológicos?

Son los que detectan anticuerpos cuando ha habido respuesta del sistema inmune para eliminar/combatir al virus.

En estos test se comprueban dos marcadores —o inmunoglobulinas—: la IgM, marcador de infección aguda, y la IgG, marcador que indica que hay anticuerpos y ya se ha pasado la infección. “Aunque este virus tiene, a veces, comportamientos extraños, tenemos estandarizados unos tiempos para cada marcador. La IgM aparece a los 6 o 7 días de la infección y la IgG aparece a los 15 días”, asegura Durán.

¿Cómo se hacen?

Tomando una muestra de sangre y se hace como cualquier otra serología de agente infeccioso.

¿Cuándo hay que hacerlos?

Se suelen recomendar en personas que han desarrollado la enfermedad, ya están recuperados y dan negativo en PCR. Es una forma de garantizar que el paciente ha superado el virus porque tiene anticuerpos.

¿Dónde se hacen?

La muestra de sangre se extrae en hospitales y centros sanitarios, y es procesada en laboratorios.

¿Por qué se recomiendan (o por qué no se recomiendan)?

La aparición de anticuerpos revela que el sistema inmune ha ganado al virus y, al menos temporalmente, no puede haber infección por covid.

La sensibilidad de estas pruebas es aproximadamente de un 90%, lo que quiere decir que 10 de cada 100 personas con anticuerpos muestran resultados negativos.

¿Cuánto cuesta si se hacen por privado?

La cifra media se mueve en la horquilla de 60 a 100 euros.

16 claves sobre la pandemia según Margarita del Val