Por qué te encantaban los libros de 'Los Cinco'... y a tus padres también

Por qué te encantaban los libros de 'Los Cinco'... y a tus padres también

Las inolvidables aventuras de Enid Blyton cumplen 75 años: recordamos por qué han conquistado a tantas generaciones.

Los millennials no son la primera generación que leyó en su infancia los libros de Los Cinco, ¡algunos los heredaron incluso de nuestros padres! Ponían a nuestro alcance una Inglaterra de mediados del siglo XX que estaba a años luz de lo que vivíamos... y que nos encantaba. Ahora que se cumplen 75 años desde que se publicó el primer libro aprovechamos para recordar las aventuras de Julián, Dick, Jorge, Ana y Tim.

Todo esto era lo que nos flipaba de ellos (a nosotros y a nuestros padres):

5c8ab544360000ba1a6beafa
  5c8ab544360000ba1a6beafaGIPHY

No había nadie que les dijera lo que tenían que hacer... Los adultos pasaban tres puñados de los niños de los libros de Blyton y les dejaban hacer cosas que a ti, ni de broma.

Podían irse a donde San José perdió la zapatilla a hacer camping durante unos días y a sus padres les parecía rebién.

Dos meses nunca serían suficiente para enfrentarse a ladrones, secuestradores, asesinos y gente de mala vida... así que sus veranos pasaban muuuuy lentos, parecían tener vacaciones a todas horas.

5c8ab5442300005300e7053d
  5c8ab5442300005300e7053dGIPHY

Aquí los buscábamos sin parar pero, al parecer, estaban todos en Inglaterra. Eso sí: unos túneles así de lujo total, con anchura, longitud y perfectamente excavados.

No sabemos como se las ingeniaba la autora, Enid Blyton, para hacer que todo sonara deliciosamente apetecible. Incluso cosas que no tenías ni idea de lo que eran... ¿cerveza de jengibre? ¿Eso qué era?

5c8ab5452400000a05a38843
  5c8ab5452400000a05a38843GIPHY

En España no se estilaba mandar a los niños a internados, pero en Inglaterra tenía pinta de ser algo más común. En lugar de verlo como un castigo lo cierto es que los lectores de Enid Blyton nos moríamos por que nos llevasen a cualquiera de sus pensionados (una palabra deliciosamente pasada de moda).

5c8ab54520000045046f97fe
  5c8ab54520000045046f97feGIPHY

Los niños eran niños. No había preadolescentes tontunos, ni amoríos, ni nada que no fuera infancia a raudales. Ni móviles, claro.