POLÍTICA
19/10/2021 19:31 CEST | Actualizado 19/10/2021 21:00 CEST

El Congreso tumba la propuesta de Más País para regular el cannabis

El rechazo del PSOE ha sido determinante para frenar su avance parlamentario.

La regulación del cannabis se queda en la sombra, después de no pasar su primer trámite en el Congreso. A Más País no le han salido los números para que la propuesta de regular de forma integral el cannabis continúe su camino y convertirse en ley, tras los votos en contra de PSOE, PP y Vox. En concreto, se ha rechazado con 263 votos en contra, 75 a favor y 9 abstenciones.

Durante su discurso, Errejón ya daba por hecho que no iba a salir y ha lamentado la postura en contra del grupo socialista. Aún así ha argumentado que la regularización del cannabis no es un estímulo para su consumo y ha añadido que el no apoyar su propuesta no supone el fin del cannabis en España, sino al contrario, porque el mercado negro mantiene sus actividades. “El consumo ya es un hecho y no se puede hacer política sanitaria con actividades que se realizan en la clandestinidad”.

La iniciativa, apoyada por Unidas Podemos, la CUP y EH Bildu, entre otros, propone el marco legal que regularice y despenalice el consumo de la marihuana, la “declaración y reconocimiento del valor y carácter universal, cultural, sociológico, lúdico, recreativo, medicinal, comercial e industrial de la planta «Cannabis Sativa L» en todas sus variedades”.

 

En cuanto al uso particular de las plantas, el texto establece los límites de posesión en 12 individuos femeninos en plantación exterior y un máximo de 3.650 gramos para el almacenaje de flor seca o de 1.000 gramos cuando se encuentre extraído en resina; además permite transportar por la vía pública de forma oculta y sin realizar ostentación hasta diez veces la cantidad necesaria de consumo diario.

El texto también regula y delimita el cultivo profesional, que requerirá la previa autorización por parte de las administraciones públicas, y los usos medicinales o terapéuticos. Además, creará un Impuesto Especial Sobre el Cannabis, que no podrá exceder de un gravamen máximo del 35% sobre el precio final de venta al público y del que estarán excluidos los usos medicinales y terapéuticos.

Un proyecto estrella

Errejón ha anunciado la propuesta como una de las propuestas estrella de su partido y que hubiera posicionado a España a la cabeza de Europa y siguiendo el paso de otros países que han avanzado en este tema como Uruguay o Canadá.

El líder de Más País ha defendido su propuesta por tres aspectos: salud, economía y libertad. En la primera, porque es una actividad que mueve miles de millones al año en la clandestinidad y se calcula que su regularización cree hasta 100 mil empleos directos y una recaudación de 3.300 millones anuales.

Errejón ha añadido que la propuesta incluye la creación de una Agencia Estatal y un impuesto especial de hasta el 35% para financiar la sanidad pública. 

“Ya se ha probado con la mano dura y el aumento de las sanciones per no se ha debilitado el narcotráfico”, ha justificado.

 

El debate

El tema ha supuesto un extenso debate con diferentes posiciones, desde los que han apoyado a Errejón hasta los que le han señalado de fomentar el consumo. Uno de los detractores ha sido el diputado Isidro Martínez Oblanca, de Foro Asturias, que ha señalado que “la droga esclaviza, destruye y mata”.

Tampoco ha compartido la opinión de Errejón la diputada del PNV, Josune Gorospe, que pese a defender la política de reducción de daños del consumo de cannabis, ha criticado que la propuesta se ha hecho a la carrera porque en esa lucha de la bandera “el palo se rompe”. “Nos parece más una proposición omnibus que una propuesta bien trabajada, tómese su tiempo”, le ha pedido.

Por otro lado, Mireia Vehí, de la CUP, ha expresado su apoyo y ha criticado que el prohibicionismo no funciona, sino que provoca que el consumo sea más caro y que las mafias sigan haciendo más dinero.

Guillermo Díaz, de Ciudadanos, ha señalado que todo el hemiciclo está “haciendo el avestruz” y que Más País ha presentado la propuesta por “hacerlo antes que Unidas Podemos”.

Por su parte, Marta Rosique, del Grupo Republicano catalán, ha recordado que hace unas semanas presentaron una iniciativa y ha anunciado que no van a vetar la propuesta de Errejón pero que le van a debatir cuestiones que chocan con competencias autonómicas. Aún así, Rosique ha destacado que las entidades cannábicas se merecen ya un marco regulatorio.

Desde Unidas Podemos, Lucía Muñoz, ha explicado que apoyan el texto como “un punto de partida”, aunque ha remarcado que su propuesta “es más extensa”. 

En el lado contrario, Juan Luis Steegmann, de Vox, ha criticado que la sanidad pública se financie con la legalización de la marihuana y ha rechazado en su totalidad la propuesta por generar una población “más drogada” en un “narcoestado”.

Y en último lugar, y el más esperado, ha sido el diputado Daniel Vicente, del PSOE, quien ha calificado la propuesta de ser “una ley mal hecha y con falta de rigor jurídico”. 

Esta última postura ha sido la clave para que la propuesta no cuente con el apoyo necesario y sea una más que se queda en el camino antes de convertirse en la primera ley para regular el cannabis.