Life

¿Te vas de viaje? Esto es todo lo que te cubre tu seguro cuando sales de casa

Qué hace tu aseguradora si se pierde la maleta, te pones enfermo o te olvidas de la medicación.

¿Estás preparando un viaje? Muchos españoles aprovechan los días festivos para hacer una pequeña escapada. Se trata de desconectar pero a veces también puede suponer un verdadero quebrado de cabeza si surge algún imprevisto como un retraso o cancelación del vuelo o hasta un pequeño accidente como una torcedura de tobillo.

Para evitar que estas situaciones sean un problema están los seguros de asistencia en viajes, que se puede contratar acudiendo a una aseguradora o bien contratándolo cuando se compra un billete de avión. Pero, ¿para qué sirve? ¿qué servicios cubre? En Unespa, la patronal de las aseguradoras, han lanzado un portal divulgativo para explicarlo con detalle, dentro de su iniciativa llamada Estamos Seguros.

Las más habituales: ponerse enfermo, mi maleta se pierde...

Una de las preocupaciones más comunes de los viajeros es qué hacer si uno se pone enfermo durante un viaje al extranjero. Si se viaja a otro país de la Unión Europea, se puede usar la tarjeta sanitaria europea que garantiza una atención médica igual a la que reciben los ciudadanos del país en el que se encuentre.

Pero, ¿si el viaje es a Estados Unidos o América Latina? El seguro de viaje se hace cargo de cubrir los gastos derivados de la asistencia hospitalaria, médica, quirúrgica y farmacéutica que se necesiten. Además, se ocupa del traslado del enfermo al domicilio o al hospital, así como del transporte a los familiares o acompañantes.

No solo eso: si el consumidor se hubiera puesto enfermo antes de salir de viaje, la póliza se ocupa de los gastos que conlleve la anulación del mismo.

Otra de las situaciones más temidas en los aeropuertos es la pérdida o la rotura del equipaje facturado. Si una aerolínea pierde las maletas, la aseguradora se ocupa de buscarlas, localizarlas y enviarlas al hotel o domicilio. Si tardaran en llegar, proporciona un presupuesto para artículos de primera necesidad: una muda, productos de higiene personal, etc.

Si finalmente estas aparezcan dañadas o se perdieran (aunque sea por un robo), la compañía pagaría una indemnización al usuario.

Al igual que si el vuelo se retrasa y se pierde el otro medio de transporte que se iba a coger al aterrizar, la empresa se hace cargo de aquellos gastos extra que se hayan ocasionado por estos motivos.

Las más extrañas: olvidarse de las pastillas, quedarse sin dinero...

Además de estas coberturas que son comunes en todos los seguros, existen otras menos habituales pero que también vienen muy bien en caso de aprieto.

Por ejemplo, si el viajero tiene un accidente, el seguro se encarga de gestionar la reclamación de daños y perjuicios que sufra como peatón o pasajero de cualquier medio de transporte. También paga una indemnización económica en caso de invalidez permanente, parcial o total.

Si, en cambio, el daño lo ha provocado el consumidor, el seguro se ocupa de pagar las costas y los gastos judiciales, así como abonar la fianza judicial.

En el caso de que el consumidor se quede sin dinero durante la estancia y no puede acceder a fondos económicos (porque la tarjeta se ha roto) o sacar en ningún cajero, el seguro puede adelantar dinero.

La compañía también puede enviar una medicación específica al consumidor si este está en el extranjero y no la encuentra en ese lugar. Eso sí, el usuario tiene que pagar posteriormente el coste del medicamento a la aseguradora, una vez recibida su factura.

No son obligatorios

Los seguros de viaje no son obligatorios —como sí lo es el seguro del coche—, pero son recomendables. Especialmente en aquellos casos en los que se trate de un viaje largo o se pretenda ir a un país conflictivo o con ciertos riesgos para la salud. Habitualmente, la póliza se contrata exclusivamente durante el tiempo que dure el viaje.

El precio obviamente varía según el destino o la duración del viaje. Un seguro para una estancia de ocho días en Nueva York costaría 103 euros, mientras que se reduciría a 36 euros si se trata de París, según la compañía Intermundial.

Si se intenta comprar un billete de avión de Madrid a A Coruña para una estancia de siete días con Iberia, la aerolínea ofrece un seguro de asistencia en viajes de 15,40 euros por persona con la aseguradora Allianz.

Página web de Iberia.
Página web de Iberia.

Eso sí, antes de comprar nada, conviene resaltar que algunas tarjetas de crédito ofrecen ciertas coberturas para los viajes, al igual que lo hacen algunos seguros de hogar o de coche. Siempre conviene revisar bien las condiciones de aquellas pólizas contratadas para qué cubre y qué no.

¡Buen viaje!

Ideas para viajes en familia