TENDENCIAS
11/08/2021 14:07 CEST | Actualizado 11/08/2021 14:22 CEST

Toledo retira el cartel del concierto de Zahara que Vox tachó de "ofensa extrema a la Virgen"

El grupo ultraderechista califica la imagen como "un ataque a la libertad religiosa".

Cortesía de La Trinchera
Zahara en una foto de promoción de 'Puta'.

La gira Puta del último disco de Zahara se ha visto empañada por la polémica. El Ayuntamiento de Toledo ha retirado el cartel de un concierto de la artista jienense en la ciudad, después de que Vox pidiera que se suprimiese el cartel e incluso que se cancelase el concierto por su “ofensa extrema” a la Virgen.

Según informa La Tribuna de Toledo, el consistorio ha afirmado que el cartel no estará presente en ningún espacio público “aunque es visible en diferentes lugares de otras ciudades y en sitios web”. Sin embargo, no se ha visto afectada la actuación, que seguirá en pie dentro del circuito Toledo Alive para el próximo 3 de septiembre a las 22:00 h en la plaza de toros de la ciudad.

El evento se enmarca dentro de la gira Puta, el último trabajo de la artista jienense, por lo que en el cartel aparece en una de las imágenes promocionales del trabajo ataviada como una virgen con un bebé en brazos y una banda en la que se lee el título del disco: ‘Puta’.

 

Los concejales del grupo parlamentario ultraderechista calificaron el evento como una “provocación intolerable por parte del Ayuntamiento de Toledo”. Además de este ataque a la alcaldesa socialista Milagros Tolón, calificaron que se trataba de un “ataque la libertad religiosa de la mayoría de los toledanos” y afirman que Tolón “jalea viendo cómo se atacan los sentimientos religiosos”.

El HuffPost se ha puesto en contacto con el equipo de la cantante, que no ha querido hacer ningún comentario respecto a la polémica.

Zahara ha hablado en más de una ocasión sobre la temática religiosa de sus canciones, tanto en su último trabajo Puta (2021) como en Santa (2015). “Tuve una relación con la religión desde muy niña, como toda mi generación. No me la cuestionaba, iba a misa, rezaba y lo hice hasta prácticamente los 14 o 15 años. Tenía una creencia en Dios y en todo muy bestia. El problema con la religión es cómo a mí me afecta, no debido a una mala relación con ninguna persona de la Iglesia”, contó en una entrevista a El HuffPost.

TERRITORIO PARADORES