BLOGS
01/10/2013 07:48 CEST | Actualizado 30/11/2013 11:12 CET

España-Brasil... La rumba de 'Mas Medicos'

Afectada por deserciones en su coalición y por una caída en las encuestas después de que los médicos brasileños se manifestaran en las calles para protestar por la contratación de los cubanos, Dilma Rousseff lanzó una estrategia alternativa: atraer a los médicos desempleados de España.

Hablando a la Asamblea General de la ONU la semana pasada la presidenta Dilma Rousseff de Brasil expresó su preocupación por la falta de transparencia de los Estados Unidos en el escándalo de espionaje de sus comunicaciones oficiales.

Pero después de crear expectativas falsas a miles de médicos españoles con una oferta de trabajo en Brasil, Dilma tiene que proporcionar un poco de transparencia también.

El Gobierno de Dilma, en cambio, optó por importar 4.000 profesionales cubanos.

En cuanto a la realidad económica, los médicos españoles que estén en paro pueden encontrar mejores oportunidades en Alemania, Qatar, y Arabia Saudita sin someterse a los rigores burocráticos de ser extranjero y tratando de trabajar en Brasil. En una nación que rechazó a Pep Guardiola como entrenador del equipo nacional, porque era extranjero, la situación no es diferente con los médicos.

Arabia Saudita y Qatar están construyendo hospitales que estarán atendidos exclusivamente por médicos cubanos, todos los cuales hablan árabe.

Según la Organización Mundial de la Salud, hay una escasez mundial de 4,2 millones de médicos, enfermeras y técnicos. El Banco Mundial dice que Brasil tiene 1,8 médicos por cada mil habitantes. Rusia, un poco más pequeña en población que Brasil, y con una fuerte historia de educación pública, cuenta con cuatro médicos por cada mil habitantes.

Para el Partido de los Trabajadores (PT), que han gobernado Brasil durante tres mandatos consecutivos, la escasez de entre 4 y 6 mil médicos que existe en el Sistema Universal de Salud (SUS) hoy es casi la misma que existía cuando el expresidente Lula asumió el poder. Que la situación no ha mejorado tiene más que ver con una burocracia del Ministerio de Salud disfuncional que necesita una reforma urgente que la distribución de los médicos en todo el territorio nacional.

Las quejas sobre los médicos que vienen a Brasil desde Cuba tenía más que ver con cuestiones técnicas como las credenciales ya que la calidad y la reputación de los servicios médicos cubanos que son respetados a nivel mundial.

La idea de traer médicos cubanos a Brasil para el proyecto Mas Medicos no se originó con el Partido de los Trabajadores. José Serra, cuando era ministro de Salud en 1999,, invitó a los primeros médicos cubanos a Brasil.

Debido a la estrecha relación de Brasil con Estados Unidos, que sigue manteniendo un embargo comercial contra Cuba oficial, la presentación de los médicos cubanos a las zonas pobres de Brasil fue controversial como lo es hoy. Los ideales humanitarios que muchas naciones se asocian con el programa médico internacional de Cuba se perdió en la política de la pos-guerra fría.

Afectada por deserciones en su coalición y por una caída en las encuestas después de que los médicos brasileños se manifestaran en las calles para protestar por la contratación de los cubanos, Dilma Rousseff lanzó una estrategia alternativa: atraer a los médicos desempleados de España.

De repente apareció en los periódicos, la televisión y Facebook propaganda acerca de que miles de españoles, portugueses, argentinos y uruguayos estaban dispuestos a venir a Brasil para trabajar como médicos. Esa idea no duró mucho, sin embargo.

Brasil supo que los médicos españoles tenían las mismas reservas sobre el trabajo en las regiones pobres del norte del país que los brasileños, quien llamó a los médicos cubanos esclavos.

Después de analizar la propuesta de Brasil un médico que intervino en nombre de la asociación médica nacional dijo que las condiciones de trabajo no eran transparentes y que Brasil tendría suerte si doscientos españoles se registraban. Los médicos españoles estaban preocupados por la infraestructura básica en los hospitales urbanos y rurales, incluyendo los rayos X y las ambulancias, datos que no estaban previstos por el ministro Padilha durante su visita a España. Otras preguntas que quedaron sin respuesta incluían equipo básico en las salas de maternidad en las zonas rurales y la limpieza de las clínicas. Estos temas se examinan con frecuencia en la televisión y los periódicos en el norte y centro de Brasil. En la mayoría de situaciones Servimed no permite a los médicos cubanos a hablar con la prensa sobre las condiciones de trabajo.

Ninguna de estas condiciones mejorará debido a la mala gestión de los recursos de infraestructuras. Por el contrario, médicos cubanos que trabajan en Qatar y Arabia Saudita operan en condiciones óptimas de trabajo, sirviendo como trabajadores contratados, la mayoría de los cuales son extranjeros.

La necesidad urgente de Brasil de combatir las enfermedades tropicales ha llamado la atención de organizaciones filantrópicas internacionales. El año pasado, la Fundación Bill y Melinda Gates donó 8 millones de dólares al Ministerio de Salud de Brasil.

El motivo de la contratación de la Servimed va más allá de la salud pública. Es parte de un objetivo más amplio, en particular, la plena integración de Cuba en América Latina.

Las conversaciones entre la presidenta Dilma y el expresidente Lula y el líder cubano Raúl Castro sobre los proyectos de infraestructuras se iniciaron en enero de 2012 en La Habana. Aparte de la salud pública y la fabricación de productos farmacéuticos, las reuniones en Cuba trataron el desarrollo de una gran zona de libre comercio en el Mariel, cerca de La Habana. Brasil está financiando con 600 millones de dólares al proyecto, que tendrá un costo de 900 millones de dólares.

Hoy, gracias a Servimed, Cuba gana alrededor de seis mil millones de dólares cada año proporcionando servicios de atención médica, entrenadores deportivos y educadores a más de 60 naciones.

El Nuevo Herald de Miami ha compilado una lista de los 66 países donde trabajan médicos cubanos, qué países reciben el servicio de forma gratuita, y cuáles pagan.

Para ayudar a aliviar la crisis, el Senado de Brasil ha autorizado que médicos militares trabajen en clínicas de salud pública, después de completar tareas cotidianas.

La preocupación de los militares ha aumentado debido a que las regiones del norte y centro de Brasil se han convertido en un centro para la inmigración ilegal, legal, y la trata de personas.

La prensa brasileña intenta suavizar muchas de las críticas dirigidas contra el programa, con algunos columnistas simplemente diciendo que están cansados ​​de los argumentos en contra. Pero, a diferencia de millones de pobres afro-brasileños, pardos y mulatos, que constituyen la mayoría de la nación, los periodistas se pueden pagar planes de salud privados.

Un médico cubano que vive y trabaja en Brasil, independientemente del sistema de Mas Medicos, se dirigió al Congreso Nacional con una crítica apasionada de Servimed y su relación contractual con Brasil.

Muchos médicos que llegan a Brasil en aviones militares brasileños de Cuba son veteranos en el servicio en el extranjero, incluidos los países que experimentan un conflicto de baja intensidad. No pueden llevar a sus familias con ellos. Tienen instrucciones de no hablar con la prensa. Y la mayor parte de sus salarios son repatriados al Gobierno cubano, que se compromete a pagar cuando sus contratos de tres años se terminan.

La enfermedad no discrimina entre ricos y pobres. A pesar de una campaña nacional para educar al público acerca de la fiebre del dengue, el expresidente José Sarney fue víctima de la epidemia y acaba de salir de un hospital privado.

Para compensar el costo de la atención gratuita de la salud pública una de sus fundaciones ha puesto en marcha un programa de educación para convencer a los administradores y los médicos de la necesidad de los pacientes de adquirir un seguro de salud complementario, que pocos brasileños pobres y de ingresos medios pueden comprar.

El Ministerio de Salud produjo un programa informativo en el que los expertos discutieron sobre la necesidad de un seguro privado. El programa costó varios miles de dólares y fue difundido en YouTube. Sólo 191 espectadores han accedido a él.

Mas Medicos no va a resolver la crisis del sistema de salud pública gratuita y de Brasil. Es una tirita. El verdadero problema reside en la burocracia que existe dentro del Ministerio de Salud y en la impunidad de la clase política.

Frequentemente, la primera pregunta que se le hace a un paciente al entrar en una clínica del Sistema Universal de Salud de Brasil (SUS) no es: "¿En qué puedo ayudar", sino: "¿Tiene un plan de seguro de salud privado?"

Nota: Eric Ehrmann es paciente número 898003935552353 en el Sistema Universal de Salud de Brasil (SUS). Las opiniones expresadas en este artículo son personales.