BLOGS
28/11/2014 07:03 CET | Actualizado 27/01/2015 11:12 CET

El PSOE de Sánchez paga con fondos del Congreso el sueldo de cargos orgánicos

No son diputados; nadie los ha visto poner un pie jamás en la Carrera de San Jerónimo; desde luego no tienen jornada laboral que les vincule al Congreso ni al Grupo Parlamentario Socialista, pero su sueldo se paga con fondos públicos de la Cámara Baja. Una triquiñuela que usa el PSOE de Pedro Sánchez para ahorrarse la nómina de algunos de sus cargos orgánicos.

No son diputados; nadie los ha visto poner un pie jamás en la Carrera de San Jerónimo; desde luego no tienen jornada laboral que les vincule al Congreso ni al Grupo Parlamentario Socialista, pero su sueldo se paga con fondos públicos de la Cámara Baja. Una triquiñuela que usa el PSOE de Pedro Sánchez para ahorrarse la nómina de algunos de sus cargos orgánicos.

Hasta ahora sabíamos -lo destapó Público.es- que la directora de comunicación del líder del PSOE, Verónica Fumanal, había sido camuflada como asistente del Grupo Socialista para que Ferraz se ahorrara su nómina. Bueno, al fin y al cabo la jefa de prensa asiste no sólo al secretario general sino también al presidente del Grupo Socialista, que es la misma persona. Para quien lo quiera leer así tiene un pase. Más cuesta digerir que el nuevo socialismo de la ética, la regeneración y la transparencia que predican los de Sánchez pague con fondos públicos de la Cámara 3.000 euros mensuales al secretario general del PSOE en Ceuta, José Antonio Carracao, y otro tanto a la secretaria de Organización de Galicia, Pilar Cancela. Pues así es:

cargos de partido financiados con fondos públicos.

Tanto Carracao como Cancela apoyaron a Sánchez en las primarias de las que salió elegido secretario general el pasado julio. Y la versión oficial de la dirección federal es que Cancela, que fue directora general de Relaciones Laborales en la Xunta con Manuel Fraga, ocupó el mismo cargo con Emilio Pérez Touriño y hoy es secretaria de Organización del PSdG, ha sido liberada de su puesto de funcionaria para labores orgánicas. Su nómina, de 3.000 euros al mes, se financia con fondos públicos del Congreso, aunque debería correr por cuenta de la federación gallega.

La delicada situación financiera por la que atraviesa el PSOE ha hecho que Ferraz recurra a fórmulas "imaginativas" para costear las nóminas de sus dirigentes, y a la número dos del PSdG se la ha contratado como "asistente" para asesorar a los diputados gallegos del PSOE, según versión oficial. La no oficial dice que es la forma en que Sánchez paga los favores de quienes le apoyaron en su batalla interna por la secretaría general, que la número dos del socialismo gallego es una de las protegidas de José Blanco a quien, por cierto, la dirección federal acaba de condonar un préstamo de 100.000 euros que le concedió para el pago de sus abogados en la defensa de la "Operación Campeón"

Claro que en el caso de Carracao, que cobra idéntico sueldo, esgrimir como argumento oficial una asesoría para los diputados de Ceuta es más complicado, ya que el PSOE no tiene representación en el Congreso por aquella circunscripción. Así que, el secretario de Organización Federal, César Luena, que sostiene que la situación laboral del secretario general de Ceuta fue heredada de la anterior dirección -versión que niegan los anteriores responsables del Grupo Socialista-, anuncia que será dado de baja el próximo diciembre de la nómina del Parlamento.

La pregunta es cuántos Fumanal, Carracao o Cancela financia el Congreso. La lista podría seguir como seguirá, seguro, la de los viajes de los diputados que pagaron traslados personales con cargo al Congreso. Es lo que tiene el dinero público, la opacidad y los usos y abusos parlamentarios de los últimos 37 años. Y es lo que tiene ir de "Don Limpio", que se ha de tener impoluta hasta la suela del zapato.

Ya lo dijo Carme Chacón en la última Ejecutiva: "Ha sido un error comprometernos a hacer públicos los viajes del Congreso". Cuando lo dijo ElConfidencial.com aún no había desvelado que Pedro Sánchez voló en varias ocasiones a Canarias y Baleares con cargo al Congreso cuando era diputado por Madrid, no enviado por el partido a ninguna misión, sino con un objetivo personal: presentarse a las bases del PSOE y sondear si contaba con apoyos para encabezar una candidatura a la Secretaría General. La respuesta que otro miembro de la dirección dio a la catalana fue rotunda: "El PP tiene el listado de todos nuestros desplazamientos, incluidos los tuyos cuando eras diputada y vicepresidenta de la Cámara Baja". El que esté libre...

Y muy libre de lanzar piedras al adversario no debe estar el secretario general del PSOE cuando en el reciente debate sobre corrupción celebrado en el Congreso entre los suyos hubo quien percibió a un jefe de la oposición temeroso de que el presidente del Gobierno le echara en cara el uso de dinero público para sus ambiciones personales o alguna que otra información que circula con fundamento o sin él por los mentideros de la política sobre negocios familiares de dudosa legalidad. De momento, el PP calla. Hablará, seguro, cuando más le convenga.