BLOGS
02/11/2014 09:51 CET | Actualizado 01/01/2015 11:12 CET

Tres características de un equipo exitoso

eequipoEs útil ponerse de objetivo ganar cada partido, pero más importante sentir orgullo del esfuerzo en cada acción. La experiencia nos ha demostrado que cuando uno se siente orgulloso de sus entrenamientos y partidos, normalmente, el tiempo lo termina recompensando.

Comencemos con una propuesta diferente: no hace falta ganar para ser un equipo exitoso. En un entorno pendiente del resultado, permítame dar un giro y afirmar que más importante que un resultado positivo es un vestuario positivo.

Déjeme hacerle una pregunta: ¿cambiaría por un trabajo infinitamente mejor a cambio de la infelicidad? Del mismo modo, yo me pregunto: ¿tiene sentido ganar un partido si este no nos acerca a la felicidad? El secreto del deporte de equipo no está en los resultados, sino en las personas que consiguen esos resultados.

Formar parte del cuerpo técnico del equipo que ve en la foto me ha hecho comprender que ganar es sólo una cuestión de puntos, mientras que tener éxito es cuestión de personas con sentido, pasión, unión, trabajo, disfrute, orgullo y pertenencia. Podemos tener éxito sin ganar, pero carece de sentido ganar sin éxito. Déjeme entonces compartir tres de las características que considero hacen del equipo un grupo exitoso:

1 | El equipo no es la suma, sino la integración. El conjunto es algo único, original, auténtico e indivisible. Sólo por la integración de todas y cada una de las personas es por lo que el grupo forma unos valores, un estilo y un ambiente que nos define de un modo singular. La integración hace que en cada miembro surja una mejor versión a la que no tiene acceso trabajando sólo.

2 | En positivo. No ir convocado y que te abracen, fallar y que te animen, recibir aplausos al ser cambiado y que las personas tengan siempre palabras positivas para ti es lo que acaba marcando la diferencia para disfrutar cada partido, mejorar en cada ocasión, ser un vestuario positivo, e incluso conseguir buenos resultados. Un equipo exitoso habla y piensa en positivo, con una orientación en cada entrenamiento, partido y ocasión de ir siempre hacia delante y hacia arriba.

3 | El orgullo del esfuerzo. Es útil ponerse como objetivo ganar cada partido, pero más importante es sentir orgullo del esfuerzo en cada acción. La experiencia nos ha demostrado que cuando uno se siente orgulloso de sus entrenamientos y partidos, normalmente, el tiempo lo termina recompensando. Lo sé, me dirán, ¿y si no lo recompensa? Entonces tendremos algo genial: la tranquilidad de poder mirar atrás y decirnos: "Hicimos absoutamente todo lo que podíamos hacer". Un equipo exitoso es su mejor versión cada segundo; y sus acciones, la mejor comunicación.

El deporte me ha recordado una valiosa lección: lo verdaderamente importante son las personas. Gracias a ellas querremos ganar, correr, pelear, entrenar o disfrutar, porque lo bonito de ganar no es meter el gol, sino tener con quien compartirlo. El trabajo no empieza en querer ganar, sino en construir equipos exitosos que acaben ganando, y no deberíamos invertir el orden. Porque, ¿qué cree que será más importante en la vida de estos chicos? Le invito a seguir al Porriño Industrial Juvenil. No va líder. Sin embargo, hace tiempo que ha entendido el significado de lo que es un equipo exitoso.

Fotografía: Jaime Nández

ESPECIAL PUBLICIDAD