El dolor de garganta llega con el temporal de frío: ¿qué tomar para aliviarlo?

El dolor de garganta llega con el temporal de frío: ¿qué tomar para aliviarlo?

Si la molestia persiste y se compaña de otros síntomas, como fiebre, hay que acudir al médico.

Dolor de garganta provocado por el frío.
Dolor de garganta provocado por el frío.Getty Images/iStockphoto

Además de sentirnos menos activos, más somnolientos y un poco agarrotados —tendemos a encogernos y, con ello, a contraer e los músculos del cuerpo— una de las consecuencias más comunes del frío —y de la actual ola de frío que estamos sufriendo— en nuestra salud es el dolor de garganta.

Es normal que, con las bajas temperaturas, la garganta moleste pues el frío y el ambiente seco que propician las calefacciones provocan irritación de la mucosa de la faringe que puede originar escozor, malestar en la zona o carraspera.

Pero es que, además, la llegada del invierno supone la aparición a lo grande de virus estacionales que son responsables de infecciones que cursan con dolor de garganta.

Y si las infecciones víricas en esta época del año son las mayores causantes de las afecciones de faringe, las infecciones bacterianas, que son las únicas que necesitan ser tratadas con antibiótico, son un excepción.

Cómo acabar con el dolor

"Los dolores de garganta leves suelen desaparecer por sí mismos en poco tiempo y sólo se necesita una buena hidratación, dieta equilibrada y un tratamiento analgésico suave", aclaran médicos especialistas a EFESalud. "Ante molestias leves, se pueden utilizar durante pocos días analgésicos como el paracetamol o los colutorios que nos indique el farmacéutico", insisten y recuerdan que beber abundante agua es fundamental.

Y además de agua, ¿hay algún remedio casero que fucione? En su blog, Boticaria Garcia explica que, por ejemplo, chupar un caramelo puede aliviar ese dolor porque "aumentamos la producción de saliva". "Aunque la saliva tiene cierto poder antimicrobiano por la lisozima A, el efecto más tangible de la saliva sobre la garganta es la lubricación natural para evitar la irritación y el reflejo de tos", expone.

Los especialistas también coinciden en recomendar la miel para suavizar y relajar la garganta, que además tiene propiedades antisépticas y antibacterianas. Se puede tomar con un poco de agua templada y unas gotitas de zumo de limón.

Recuerda Boticaría García que en la farmacia podemos encontrar antisépticos y anestésicos en varios formatos —caramelos, colutorios o sprays—, pero estos "no son caramelos y deben ser administrados adecuándose a la posología y a la edad correspondiente".

En cualquier caso, si el dolor de garganta se acompaña de fiebre y malestar general o persiste durante más de dos semanas, es fundamental acudir al médico para que prescriba el tratamiento adecuado.