BLOGS
19/04/2013 10:33 CEST | Actualizado 17/06/2013 11:12 CEST

El Día de la Tierra, nuestro corazón con el Ártico

La Tierra no tiene familia en la que apoyarse. No tiene ni madre, ni padre. Pero puede tener a la ciudadanía de su lado ante la pasividad e indiferencia frente a la degradación ambiental de una clase política excesivamente convencional y doblegada en exceso a un mundo económico y financiero instalado, salvo honrosas y escasas excepciones, en la codicia y la usura. La Tierra hace ya mucho tiempo que lanzó un SOS al que se presta muy poca atención.

Sin duda, son muchos los motivos para que la ciudadanía se movilice por la Tierra. Para Greenpeace este año es fundamental fijar nuestras miradas en el Polo Norte. Aunque el Ártico pueda parecer lejano, lo que ocurra allí nos afecta de lleno aquí: Subida del nivel del mar, pérdida de biodiversidad, aumento de temperaturas y los fenómenos meteorológicos extremos serán algunos de los efectos del cambio climático en España.

Tras muchos días de condiciones extremas, largas travesías por los desiertos helados, arrastrando los trineos por las llanuras y grandes bloques de hielo, el equipo expedicionario de Greenpeace que se adentró en el Ártico ha llegado a su objetivo y ha plantado en el Polo Norte, a 4.000 metros de profundidad, una cápsula del tiempo junto con la bandera del futuro. Si en 2007 Rusia reclamaba estas aguas como suyas, en 2013 Greenpeace en nombre de todas las criaturas que pueblan el planeta ha dicho, en palabras de Arundhati Roy "otra Tierra es posible". La cápsula contiene las firmas de los casi 3 millones de personas que se unieron a la campaña para salvar el Ártico que ahora están en este vulnerable rincón del planeta que pide a gritos pasar a la acción para evitar su degradación irreversible.

2013-04-18-75658_125163.jpg

No olvidemos lo más importante: Podemos alzar nuestra voz y hacer que los líderes políticos y las petroleras nos escuchen. Por ello, el próximo 20 de abril será un día de acción global en el que se movilizará la ciudadanía de más de 32 países con miles de eventos alrededor del mundo.

En España van a realizarse 12 pancartas humanas, en las que se formará un corazón gigante. Las pancartas humanas visibilizan el apoyo de la ciudadanía a la creación de un santuario en el Ártico. Todas las imágenes creadas alrededor del mundo serán entregadas a los líderes políticos el 16 de mayo en Kiruna, Suecia, en la asamblea del Consejo Ártico. Cualquiera puede poner un punto en este mapa de I Love Arctic. Es sencillo, es fácil, crea un evento en tu ciudad o únete al más cercano, aquí tienes toda la información.

La movilización social para lograr que el Ártico, como ya lo es la Antártida, sea patrimonio de todos, se ha ido desarrollando a lo largo de los últimos dos meses a través de los grupos locales de Greenpeace que han realizado mas de 30 actividades durante marzo y abril.

2013-04-18-75607_125100.jpg

No caigamos en el pesimismo, en el recurso al "no podemos hacer nada", al "depende de otros". La movilización ciudadana depende exclusivamente de ti, de nosotros, y tenemos en ella la herramienta que puede generar un cambio, que puede evitar que el Ártico se degrade por la codicia de las petroleras. Las mismas que han contribuido decisivamente a producir el cambio climático que está provocando el deshielo acelerado y sin precedentes en el polo norte, cuyo papel como aire acondicionado del planeta es vital.

Digamos alto y claro que no estamos dispuestos a mirar para otro lado mientras Shell, Gazprom y Statoil -vendrían otras con el tiempo-, expolian el Ártico por extraer, en el mejor de los casos, el petróleo que se consume en tres años en el planeta. Por eso, el próximo sábado 20 de abril es muy importante salir a la calle para ganar el futuro, para ganar la partida a las petroleras en el Ártico, para que Naciones Unidas inicie el próximo mes de septiembre el proceso para proteger el Ártico. No lo dudes, porque salvar el Ártico es Salvar mucho más. Únete al evento más cercano o crea el tuyo propio. ¡Te esperamos!

EL HUFFPOST CON ROYAL CANIN