BLOGS
14/09/2018 21:46 CEST | Actualizado 14/09/2018 21:46 CEST

Lo de RTVE, ¿lo llamamos purga o justicia?

Torrespaña, sede de TVE.
Getty Images
Torrespaña, sede de TVE.

Veamos un ejemplo. ¿Extrañaría que los responsables de un hospital público relevaran a directivos que, durante años han estado ejerciendo la medicina contra los pacientes, infectándolos en lugar de curarles, equivocándose en los diagnósticos y agravando sus enfermedades? ¿Cambiar a esas personas sería purga o un simple acto de responsabilidad? ¿Es la información menos seria que la medicina? ¿Perjudica más a la democracia un mal informativo o un diagnóstico médico equivocado?

Tras los cambios en RTVE parece que el pirómano se transmuta en bombero y exige que, no solo no se le afee la conducta, sino que se le rindan honores. Resulta que los recién elegidos nuevos directivos de la cadena pública son poco menos que peligrosos estalinistas, por estar cambiando a distintos cargos de los informativos y de la dirección. Lo dicen el PP, Ciudadanos, sus voceros mediáticos y por supuesto, los sustituidos. Le llaman purga, una palabra gruesa, a una cuestión de justicia y de responsabilidad profesional. ¿Por? Bueno, la ley dice que los informativos de un medio público han de ser neutrales, plurales, democráticos. Habrá que buscar para ello a las personas más adecuadas, ¿no?

Los hechos

Primero

Jenaro Castro, el que fuera director de Informe Semanal hasta hace unas semanas, acumula un número abundante de denuncias por manipulación.

No olvidaremos nunca su reportaje sobre Esperanza Aguirre y tampoco todos los temas que NO se dieron durante varias semanas en ese espacio, cuyo prestigio había sido hasta el momento indudable.

Asuntos que NO se tocaron en un tiempo al azar, con Castro al frente del programa:

  • La reforma educativa
  • Los matrimonios homosexuales, tras la sentencia a favor del Constitucional
  • Los desahucios. Se llevó a cabo uno, solo cuando se alcanzó el acuerdo con los bancos.
  • Las nuevas y polémicas tasas judiciales.
  • El conflicto entre inmigración y sanidad.
  • El rescate.
  • La subida del IVA.
  • El paro, el día que llegamos a los seis millones.
  • Miradas varias sobre lo que genera la crisis.
  • Los anuncios de las nuevas privatizaciones.

Segundo

La ristra de directivos y presentadores de RTVE (Carmen Sastre, Gundín, José Antonio Sánchez, Sergio Martín, Pedro Carreño) cuya labor ha sido puesta en tela de juicio, con datos, con hechos, con quejas incontestables por parte del comité de informativos, con telediarios espeluznantes, es también enorme.

Recordemos, sobre todo, que nada más llegar el PP se cargó la ley que permitía una presidencia consensuada. Fran Llorente fue el primer director de informativos elegido por sendos presidentes de la Corporación, elegidos a su vez por consenso en el Parlamento. El PP cambió la ley para romper esa máxima y Echenique volvió a ser nombrado a dedo, como en los viejos tiempos. Durante este tiempo, los centenares de casos concretos de manipulación que los propios profesionales de la casa han ido recopilando son una buena pista de lo que pasaba.

Tercero

¿Ha sido acertada la manera en la que el PSOE ha pilotado todo el proceso de cambio? Yo diría que no, claro. Que ha habido errores garrafales. ¿Me parece Rosa María Mateo una buena opción para este periodo de transición? Sí. ¿Creo que ha acertado en algunos nombramientos y no en otros? Por supuesto. Pero, PERO:

La reflexión

No todos son iguales. Esto es así. ¿De verdad vamos a llamar purga a algo que es, únicamente una cuestión de justicia? ¿Vamos a llamar purga a las destituciones de comisarios políticos por periodistas? ¿Nos parece lo mismo Gundín que Begoña Alegría, o la Mateo que José Antonio Sánchez?

GTRES
Rosa María Mateo jura su cargo.

Así pues, no todo cambio es purga. Purga, que según la RAE es: "residuos que se han de eliminar o expeler". Purgar también sirve "para eliminar lo dañino". Y yo creo que RTVE, una empresa pública, estaba colonizada por elementos dañinos disfrazados de periodistas.

Veamos:

  1. ¿Purga o justicia? Los directivos cesados incumplían la ley a través de una estructura organizada para vulnerarla. El problema no es tanto de personas como de un modus operandi diseñado para saltarse lo que dice la ley.
  2. ¿Purga o justicia? Una nueva forma de actuar implica quitar a quienes han provocado la situación deplorable en la que se encontraba RTVE. Directivos que han acabado con el periodismo en RTVE no podían seguir al frente. Todos aquellos que acumulan denuncias por manipulación en Bruselas, en el Parlamento Europeo, etc, no pueden pedir que se les mantenga.
  3. ¿Purga o justicia? No es lo mismo quitar a un directivo que hace periodismo (época Fran Llorente y su equipo) para poner a otro que está claramente al servicio del Gobierno, que quitar a alguien que ha trabajado para el Gobierno de turno y sustituirle por profesionales que sólo quieren hacer periodismo al servicio de la ciudadanía y del bien común.
  4. ¿Purga o justicia? La disyuntiva no es izquierda o derecha, sino periodismo o manipulación. Desconozco la letra pequeña de ahora mismo, pero sobre la estructura de mando no tengo duda. No se podía hacer otra cosa más que cambiar salvo a riesgo de insultar a quienes se han partido la cara por devolver la dignidad a RTVE. Me sirve de ejemplo lo del NY Times, al publicar excepcionalmente un artículo anónimo de alguien que está dentro de la Casa Blancas, sobre el insólito Trump. Tuvieron dudas, claro, pero había que publicarlo, por interés general.

Lo indefendible en los nuevos gestores sería que mantuvieran a quienes convirtieron RTVE en un medio desinformativo. Si las manipulaciones, silencios, engaños y demás prácticas sectarias de los telediarios han sido producto de su criterio periodístico, gracias y que pasen otros; si trabajaban al dictado del Gobierno, lo mismo.

¿Esto es una opinión personal? Claro. Pero vamos, vuelvo al ejemplo médico: el profesional de la medicina que pretende curar una amigdalitis amputando un pie, no merece su puesto. A estas alturas creo que todos sabemos diferenciar un producto informativo (con aciertos, errores, matices) de la pura propaganda.

Bonus Track

¿Por qué sigue ahí Eladio Jareño? Sigo sin una explicación oficial. Solo rumores: que si es una decisión estratégica para tener tranquilo al PP, que si es un hombre con muchos contactos, que si es un favor personal, que si está ahí pero en realidad no manda... Y no, yo tampoco lo entiendo.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA ENDESA