De Barceló a Herrera: así han sido los editoriales radiofónicos tras la carta de Sánchez

De Barceló a Herrera: así han sido los editoriales radiofónicos tras la carta de Sánchez

Mientras Barceló ha pedido recordar que los políticos "son personas", los discursos radiofónicos contrarios a Sánchez han estado cargados de insultos al presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez, presidente del GobiernoGetty

"Ayer Pedro Sánchez, al que por la mañana ya veíamos abatido en el Congreso, llegó a su límite tras una campaña incesante de acoso y derribo que ha alcanzado ya a su familia". Así ha definido Ángels Barceló en su firma matutina la situación que ha llevado al presidente del Gobierno a escribir una carta anunciando que se tomará cinco días para reflexionar sobre qué hacer. "La derecha y la ultraderecha no han dejado de atacarle desde el mismo día que llegó al poder", ha comentado Barceló.

Para Barceló, "no ha habido límite en la lucha partidista que no haya traspasado en este ataque con una maquinaria política, mediática y judicial perfectamente engrasada". "Y ayer Sánchez dijo basta", ha señalado. "Los políticos - ha proseguido la periodista - son personas, seres humanos con sus vulnerabilidades".

Aunque Barceló ha asegurado no saber cómo terminará todo, cree que todos debemos aprovechar esta pausa, un parón "para reflexionar cómo hemos llegado hasta aquí, para intentar revertir el clima que se ha instalado en el país". "Debemos pensar en si la vida política debe girar en torno a bulos y titulares malintencionados, si se deben normalizar los acosos". "Llevamos demasiado tiempo en el lodazal", ha dicho.

Carlos Alsina también ha centrado su intervención inicial en la carta de Sánchez, un escrito que ha desconcertado, ha dicho, “incluso a la sanchosfera”. Si bien al comienzo ha dicho que la interpretación de que puede haber algo más es “interesada” y que “hablar de tráfico de influencias es aventurado”, a medida que avanzaba en su discurso se ha preguntado si no habrá algo más: “¿Se adelanta Sánchez a revelaciones que podrían tumbarle? ¿Hay algo más que no sabemos o es una táctica?”

Para Alsina, Sánchez busca “compartir sus tribulaciones en el afán de contar con su empatía, siempre que sea un ciudadano demócrata o progresista, no un ultraderechista que consume bulos”.

En otro extremo se ha situado Federico Jiménez Losantos, a quien Sánchez definió en su día con sorna como “un periodista muy independiente”, considera el de la carta un “movimiento de esta maldición que nos ha caído a la nación española”, una misiva de “presión para los jueces, la oposición y para poner a la democracia española contra la pared”.

Es la carta de un tirano”, ha proseguido en su discurso Losantos, para considerar que, si Sánchez se va, “Zapatero estaría en su lugar y seguiría el proceso golpista”, ya que fue “Zapatero quien empezó el golpe de Estado”. Losantos, además, ha dejado caer la posibilidad que haya algo más, algo muy repetido esta mañana en estos medios afines a la derecha: “A lo mejor Sánchez sabe cosas que nosotros no sabemos, por ejemplo lo que tiene el juez”, ha dicho Losantos.

Esa línea también ha sido protagonista en la alocución inicial de Carlos Herrera, quien ha interpretado que la carta puede que “esconda que quizá hay algo más”. “Puede que sepa que van a salir más cosas", ha señalado.

Para Herrera, Sánchez es un “consumado maestro de la mentira” que “ha conseguido que su palabra no valga nada”. Considera la publicación de la carta como una “pataleta narcisista” y cree que “es indudablemente irresponsable, indecente, inmoral, cobarde y desvergonzado”. “Un populista”, ha dicho, “se comporta como ha hecho este felón”.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

El texto de Sánchez, según Herrera, es “el bingo de cualquier autócrata: contra jueces, oposición y medios de comunicación críticos”. El periodista ha terminado su discurso dando un consejo al presidente: “No merece la pena que sigas, dimite, pero sin dramitas ni pucheros, con la altura política que no tienes”.