Los sueldos millonarios de los banqueros y el impuesto a la banca

Los sueldos millonarios de los banqueros y el impuesto a la banca

España sigue mostrando indicadores de desigualdad más altos que la media de la UE. Por eso el impuesto a la banca es también un asunto de justicia social.

Sucursal de BBVA.
Sucursal de BBVA.alvaro gonzalez via Getty Images

Las cifras que cobran los banqueros españoles marean -una media de 2,16 millones de euros frente a los 1,8 de la Unión Europea-. Son los mejor pagados de la UE respecto al PIB del país. Al ver tantos ceros juntos, cuesta evitar pensar en el controvertido impuesto a la banca, contra el que las entidades financieras siguen revolviéndose, y que trata de fiscalizar unos beneficios récord que se calcula que superarán los 20.000 millones de euros del año pasado.

Beneficios que han propiciado que los altos directivos puedan gozar de sueldos tan extraordinarios debido a bonificaciones, pese a estar en tiempos de inflación -gracias también en parte a esto - con precios de la energía y de la cesta de la compra elevados, y mientras la CEOE pide al Gobierno moderación en la subida del salario mínimo.

La desigualdad creciente es ya una constante, que en 2021 aumentó más que en los últimos 13 años. España sigue mostrando indicadores de desigualdad más altos que la media de la UE. Por eso el impuesto temporal a la banca es también un asunto de justicia social. No hay que olvidar el rescate del Estado a la banca en 2012 sufragado por todos. Resulta poco estético escuchar las críticas en Davos a este impuesto, cuando la élite bancaria nacional con sueldo millonario casi se ha duplicado en solo un año, de 128 agraciados en el año 2020 a 221 con súper nómina en el año 2021, según datos de la Autoridad Bancaria Europea, lo que supone un 72,6% más que el año anterior.

En 2022 los bancos se quitaron de encima a 6.000 empleados y cerraron más de 1200 oficinas. Más trabajadores en el paro e impacto en el servicio a sus clientes. En el 2021 fueron 11.000 los trabajadores, según datos del Banco de España, que se vieron en la calle. Y el 2023 ya ha arrancado con anuncios de despidos masivos en la banca de inversión porque los ingresos por comisiones han caído

“Están exprimiendo el modelo de banca tradicional. Cinco grandes bancos copan el 70% del mercado bancario, el sector es muy oligopolístico y ahora mismo juegan con ventaja, pero espera a que entren actores como las fintech” explica un economista ligado al sector que avisa de la voracidad. Por ahora las fintech y los bancos colaboran juntos, pero en el medio plazo pueden convertirse en competidores, rompiendo el oligopolio.

¿Te imaginas contratar tu hipoteca con Google, por ejemplo? Qué te lo puede impedir cuando la fidelización a través de la atención al cliente es ya cosa del pasado y los nuevos usuarios valoran la sencillez y la comodidad digital. Por ahora, los sueldos de la élite bancaria no están entre las razones ni de los más jóvenes ni de los más mayores para elegir un banco u otro. Tampoco debería estar entre los objetivos de los altos directivos de los grupos financieros resistirse a una fiscalidad que pretende equilibrar la desigualdad. Aunque seguramente, les va en el sueldo.