El café que tomaste esta mañana tiene 600.000 años de antigüedad

El café que tomaste esta mañana tiene 600.000 años de antigüedad

"En otras palabras, antes de cualquier intervención del hombre".

Imagen de granos de café en un cofre.Aleksanbr Sementinov via Getty Images

¿Sabías que el café que te has tomado esta mañana tiene la friolera de 600.000 años de antigüedad? No es una de esas anécdotas o frases inspiradoras que vienen en los sobres de azúcar. Es el hallazgo detrás de una investigación dirigida a desentrañar los secretos de la 'madre del café'.

Hablamos de las raíces del coffea arabica, más conocido simplemente por el tipo de café del que porta el nombre, el arábica. Dicho trabajo de investigación ha permitido determinar que esta variedad nació hace cientos de miles años, tras el cruce natural de otras dos especies de café. Así lo recoge el medio Independent en un reportaje.

En este sentido, esas plantas de café silvestres tuvieron su origen en Etiopía, mas se valora que fueron tostadas por vez primera en Yemen desde el siglo XV.  Para llegar a esta conclusión, primero estudiaron los genomas de C. canephora, otro de los padres del denominado coffea eugenioides, y una treintena de plantas arábicas distintas, como una muestra que data del siglo XVIII.

Abre la puerta a conseguir plantas más resistentes

"En otras palabras, antes de cualquier intervención del hombre", aseguró al citado medio Victor Albert, biólogo de la Universidad de Buffalo y coautor del estudio en cuestión publicado en la revista Nature Genetics, en referencia a esas raíces de hace 600.000 años de antigüedad.

Ese pasado estuvo marcado por una fluctuación a lo largo de miles de años que se produjo antes de que las personas iniciasen su cultivo, determinada por el florecimiento en fases cálidas y húmedas, sobreviviendo al castigo de etapas secas. 

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Pero la otra gran clave de este estudio pasa por que ha abierto la puerta a conocer más sobre la composición de una variedad de arábica resistente a una de las peores plagas de este cultivo, la roya del café. Se han localizado secciones de su código genético que podrían contribuir a la protección de la planta.