El pueblo que durante 20 años tuvo a un alcalde que no era humano

El pueblo que durante 20 años tuvo a un alcalde que no era humano

Supuso un hito a nivel mundial y tras casi tres décadas, continúa siendo un imán para los turistas.

AlcaldeGetty Images/iStockphoto

¿Se imaginan que su localidad fuese liderada por un ser 'no humano'? Pues dejen de imaginar porque esto, por sorprendente que parezca, ya ha ocurrido. Y es que, pese a que pueda sonar a historia de ciencia ficción, la realidad, en ocasiones, supera toda lógica o límites racionales.

Esta historia ocurrió en el año 1997, cuando la población de Talkeetna, ubicada al sur de Alaska, optó por "depositar" su confianza en un peculiar representante ante la desconfianza, hartazgo e incumplimiento de promesas por parte de sus políticos.

Por ello decidieron que un gato, de nombre Stubbs, ocupara el puesto de alcalde del municipio, aunque con matices. Y es que, evidentemente, un animal no puede ocupar el puesto de máximo mandatario de una ciudad de forma práctica, pero sí simbólicamente.

Así, Stubbs logró convertirse en el máximo gobernante de la localidad, de algo menos de mil habitantes, gracias a la campaña iniciada por los vecinos en favor del felino, que claramente representaba el descontento existente en los gobernantes actuales.

Pero Stubbs no llegó al cargo de forma democrática, ya que su presencia en el ayuntamiento de Talkeetna era meramente simbólica. Esto se explica ya que, al tratarse de un municipio tan pequeño y limitado no cuenta con un alcalde como tal, sino que son los vecinos los que, a través de un consejo, acuerdan las decisiones que se toman.

Hay que destacar que Talkeetna se trata de un distrito histórico incluido en la categoría de "lugar designado por el censo", lo que implica que es una división realizada por la Oficina del Censo de EEUU, con fines estadísticos y un área no incorporada.

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

Con todo, este hecho ha sido un imán turístico para la ciudad, que pese al paso del tiempo ha continuado arrastrando a miles de curiosos que incluso a día de hoy siguen presentándose en la localidad, incluso una década después del fallecimiento de Stubbs, en 2013. a los 20 años de edad.