BLOGS
03/12/2012 08:24 CET | Actualizado 01/02/2013 11:12 CET

Tengo un SmartPhone, ¿debo preocuparme?

Hoy día prácticamente todo el mundo tiene un SmartPhone, o teléfono inteligente. El problema de esos dispositivos es que poca gente se para a pensar lo que tiene en su bolsillo. Estos teléfonos son en realidad mini-ordenadores que ejecutan sistemas operativos, y por ende, han heredado casi toda la problemática que viene de los ordenadores 'tradicionales', amén de nuevos problemas

Hoy día prácticamente todo el mundo tiene un SmartPhone, o teléfono inteligente. Las redes sociales iniciaron el camino que ha terminado de allanar WhatsApp.

El problema de esos dispositivos es que poca gente se para a pensar lo que tiene en su bolsillo/bolso. Estos teléfonos son en realidad mini-ordenadores que ejecutan sistemas operativos, y por ende, han heredado casi toda la problemática que viene de los ordenadores tradicionales, amén de nuevos problemas.

¿Les suena el affaire de Pipi Estrada? ¿Tal vez han oído hablar sobre el 'caso Deusto'?, ¿Qué me dicen de la Srta. Hormigos? Y si siguen la actualidad de EEUU, probablemente también hayan estado al tanto de los problemas de privacidad de celebrities como Scarlett Johansson.

En este post me gustaría tratar sobre exactamente a qué tipo de problemas nos podemos enfrentar si tenemos un smartphone.

Usuarios de Android: El principal problema de esta plataforma es lo asombrosamente fácil que resulta subir aplicaciones maliciosas a Google Play. Lo que debería ser un sitio controlado y fiable, es en realidad un sitio en el que tan solo nos podemos fiar de la reputación de la aplicación. Pese a que Google está haciendo esfuerzos (parcheando la situación), en mi opinión el haber diseñado así el market fue más una necesidad de atraer desarrolladores que pensar en el bienestar de sus usuarios. Ojo con las aplicaciones con pocos votos/descargas.

Usuarios IOS (Iphone): Si Ud. tiene un Iphone, y ha decidido seguir bajo la dicta-blanda de Apple, al menos puede tener un grado bastante grande de confianza en las aplicaciones que instala, es poco probable que esas aplicaciones empiecen a enviar SMS a números premium (como si ha sucedido en numerosas ocasiones con aplicaciones en Google Play). Por contra, si ha decidido traspasar la barrera de la libertad (hacer un Jailbreak) acaba de poner su seguridad en DEFCON, por mucho que la gente hable de las bondades del Jailbreak, si no se tienen claras las reglas de ese deporte, es mucho mejor ni plantearse entrar.

Usuarios BlackBerry: ¡Enhorabuena! Ud. tiene en sus manos una de las plataformas más robustas y menos propensa a darle problemas de seguridad. El hecho de que fuese diseñada con una mentalidad empresarial al final se nota y mucho. No obstante, BlackBerry tiende a centralizarlo todo en sus servidores, lo que a la postre es un punto único de fallo, algo que ya ha dado problemas en el pasado.

Respecto a hábitos, el primer consejo es evitar totalmente el uso de su smartphone en una red WIFI pública: sí, totalmente. Los días en los que un plan de datos era para privilegiados ya han pasado, cualquier operadora le va a ofrecer planes de datos realmente asequibles. Evitando el uso de redes WIFI públicas probablemente haya eliminado el 80% de los quebraderos de cabeza que le puede dar su móvil.

En caso de tener que hacerlo (porque esté de viaje en otro país) existen formas de atenuar el riesgo: usar una red VPN pasa a ser tan primordial como llevar el DNI o pasaporte. Una red VPN, grosso modo, lo que hace es 'mover' todo el tráfico que genere su teléfono en esa red WIFI de forma cifrada a un ordenador, y de ahí, vuelta a Internet. Esto impide que cualquier persona que esté a la escucha en esa red WIFI intercepte sus comunicaciones. Existen VPNs que no tienen coste, como por ejemplo VPNBook. Aunque lo recomendable es contratar un servicio de VPN de pago, por apenas 5 dólares/mes.

Respecto a las aplicaciones, hay que pensar siempre de forma defensiva, tomando como ejemplo WhatsApp: esta aplicación es profundamente insegura, por diseño y por la forma de gestionar los incidentes que tienen sus creadores. Aunque es inevitable dejarse llevar, evite siempre gestionar información delicada a través de aplicaciones de mensajería.

Y si hablamos de los datos, los que quedan almacenados en el móvil, entramos en la zona más oscura. Si Ud. pierde su teléfono, dé por hecho que cualquier dato que haya en el dispositivo puede ser obtenido por un tercero. La única opción disponible son ciertos programas que, en caso de pérdida y de que quien se haya apropiado del teléfono no lo haya apagado, pueden intentar contactar con el dispositivo para que se destruyan los datos almacenados. Para Iphone puede usar Find My iPhone, para Android, Android Lost. En teoría incluso pueden ayudarle a recuperar su móvil, en la práctica demasiados astros deberían alinearse.

¡Ah!, un último consejo: no se deje seducir por los antivirus para teléfonos móviles, actualmente tienen la misma utilidad que una pulsera powerbalance. Lucen, sí, y hasta pueden generar falsas sensaciones, pero aún no se ha demostrado que realmente aporten algo tangible.