NOTICIAS
06/07/2012 10:55 CEST | Actualizado 06/07/2012 16:38 CEST

Marcelo Bielsa se denuncia a sí mismo por agredir a un trabajador de las obras de Lezama (VÍDEO)

Getty

El entrenador del Athletic de Bilbao, el argentino Marcelo Bielsa, es un hombre peculiar. Desde que llegó al club vasco, hace un año, ha dado buenas muestras de ello. Su estilo en las ruedas de prensa ha dado mucho de qué hablar: con la mirada baja, casi siempre sin mirar a los periodistas, divaga a menudo en largas respuestas.

Su forma de comportarse en el césped también es llamativa. Durante los partidos no para de andar de un lado hacia otro del área técnica y hay quien afirma que cuenta sus pasos: 13 para un lado y 13 para el otro siempre, aunque él lo ha negado en alguna ocasión. Otra vez colocó folios con el nombre de "Clarisa" colgados del banquillo e intentó por todos los medios que el cuarto árbitro no los quitase. Antes de llegar a Bilbao ya había mostrado su peculiar personalidad. Cuando era seleccionador de Chile, intentó evitar dar la mano al presidente del país, Sebastián Piñera. Ante la insistencia del mandatario, acabó saludándole.

Este jueves, Bielsa volvió a ser el centro de atención. Había convocado una rueda de prensa después de tres días de ausencia por la ciudad deportiva del Athletic. Había tal expectación por saber qué iba a decir el entrenador argentino que se llegó incluso a especular con su salida del club. Al final, nada de eso. Bielsa quería denunciar la "estafa" que a su juicio ha sufrido el club en las obras de remodelación de Lezama, acometidas a petición suya, y cargó fuertemente contra el jefe de las obras.

"Cuando una persona no cumple con lo prometido y actúa como si lo hubiese hecho, para mí tiene los mismos efectos que una estafa o un robo", comenzó diciendo. Pero ahí no terminó. "Me produjo indignación que no se reconociera lo que era evidente y comencé a expresarme de manera ofensiva con esta persona. Lo tomé del cuerpo y lo saqué a la fuerza. Él dijo que yo lo había golpeado y que iba a reclamar, pero no hizo ninguna denuncia policial, quizá presionado por la empresa en la que que trabaja o por el Athletic de Bilbao", explicó Bielsa.

Lo más llamativo, sin embargo, estaba por llegar: "Yo hice una denuncia en la que me auto-inculpo de la cuestión. Opino lo peor de esa persona porque sabía que estaba haciendo las cosas mal y trató de engañarme y de engañar al club", aseguró.

EL ATHLETIC SE DESMARCA

El Athletic, sin embargo, se ha desmarcado de las declaraciones del club. "El Athletic Club no comparte, en absoluto, la opinión personal y subjetiva expresada por Marcelo Bielsa en la rueda de prensa respecto al desarrollo de las obras, grado de cumplimiento del contrato de obra y profesionalidad de las personas involucradas en el proyecto de construcción", indica en una nota en su página web.

"El Athletic Club quiere poner de manifiesto el correcto cumplimiento del contrato de obra realizado hasta la fecha, por lo que pide disculpas públicamente por los perjuicios que las declaraciones de un empleado del Athletic Club hayan podido causar a la empresa constructora y a sus trabajadores", prosigue.

La explicación de Bielsa se convirtió en un monólogo de cerca de 20 minutos dentro de una rueda de prensa de más de una hora de duración que está dando mucho juego en Twitter.