INTERNACIONAL
14/07/2012 11:53 CEST | Actualizado 14/07/2012 11:53 CEST

Angélica Rivera: De los culebrones a la casa presidencial de México (VÍDEOS)

Como el final feliz de una telenovela, la actriz Angélica Rivera llegará el 1 de diciembre a la residencia presidencial de México de la mano de su esposo y nuevo gobernante del país, Enrique Peña Nieto. Sin embargo, es quizá el principio de una historia como las que ha protagonizado en los culebrones.

Durante la campaña presidencial de Peña Nieto, la actriz fue una figura clave que lo acompañó en todos sus actos públicos e hizo uso de su popularidad para atraer votantes. Pero su vida pública empezó mucho tiempo antes de conocer al que ahora es su marido.

En España, la actriz cobró popularidad por su participación en la telenovela Destilando amor, donde encarnaba a La Gaviota, una campesina cafetalera que se enamora del dueño de la hacienda en la que trabaja. Sin embargo, su carrera comenzó en México en la década de los 90 a través de un concurso de belleza organizado por un periódico mexicano. Después entró a formar parte de la cadena de televisión Televisa donde desarrolló su carrera como actriz.

Acorde a la moda de la época, Rivera usaba mallas negras y minifaldas, muy contrarias a su imagen actual que es recatada con trajes de dos piezas de colores discretos. También en aquellos tiempos concedía entrevistas a los programas de televisión del corazón y ventilaba su relación con el productor de telenovelas, José Alberto Castro, con quien se casó en 2004 y tuvo tres hijas.

El matrimonio duró hasta 2008 y al año siguiente la actriz fue contratada por el Gobierno del Estado de México, que era encabezado en ese momento por Peña Nieto, para ser la imagen de una campaña publicitaria. Allí fue donde se conocieron e iniciaron una relación.

Él, viudo y con tres hijos, le propuso matrimonio en 2010. La boda se celebró en en la principal iglesia de la región gobernada por Peña Nieto y en la casa de Gobierno. Desde entonces, Rivera ha acompañado a su esposo a actos oficiales con un perfil bajo, pero aprovechando su popularidad entre las multitudes que la vieron cambiar en la televisión por más de una década.

Al presidente electo le sigue una fama de mujeriego y le han adjudicado dos hijos fuera de sus dos matrimonios, que han sido documentados por el periodista Alberto Tavira en su libro Las mujeres de Peña Nieto. Rivera no ha hecho declaraciones sobre el tema y tampoco sobre la acusaciones de que el suyo, es un matrimonio de conveniencia sugerido por Televisa. La cadena ha sido acusada de hacer cobertura informativa sobre Peña Nieto a cambio de dinero público.

El cargo de la primera dama en México es honorario y tiene funciones de asistencia social a través de una institución pública. Desde que Rivera contrajo matrimonio con Peña Nieto ha dejado su carrera como actriz y se ha dedicado a acompañar al político en sus actividades.

Aunque ni la actriz, ni el presidente electo han explicado cuáles serán sus actividades como primera dama, los medios de comunicación en México han asegurado que no regresará a los culebrones.

ESPECIAL PUBLICIDAD